No sé que tendrán estos planetas que son tal peligrosos, pero esa dificultad hacen que nos enganchemos y piquemos con oOo Ascension.

Pese a que ha llovido un tiempo desde la salida de oOo Ascension, no podíamos dejar pasar por alto uno de los juegos exclusivos de Xbox One (sí, exclusivo) desarrollado por Kenny Creanor y Extra Miles Studios aportando un granito de arena muy desafiante, directo y sencillo al gran catálogo disponible para nuestra consola. Podría parecer por las imágenes que se trata de “otro port de juego de móvil”, pero al poco de jugar veremos que la precisión que requiere el juego con un mando es impensable reproducirla desde otro tipo de dispositivo. Si buscas un juego rápido, directo, y que exija lo mejor de ti, permanece bien atento al análisis que os tenemos preparado.

Olvidaros de una historia que atrape o que incite a seguir jugando. Aquí no hay nada de eso. En su lugar encontramos un apartado simplista y minimalista a más no poder, donde nuestro único objetivo en mente es cruzar con éxito los nueve sectores que componen oOo Ascension sin que nuestro pad acabe estampado contra el suelo. Para ello, nos tendremos que poner a los mandos de una nave que deberá llegar de la zona de inicio de la pantalla hasta el punto de extracción predeterminado. Una tarea que nos podría llevar poco tiempo (cada pantalla dura aproximadamente 10 segundos) pero que debido a la cantidad de peligros y a la forma redonda del escenario prolongan su duración de forma significativa.

Parte de la gracia de cada fase, y factor clave en su dificultad son las pantallas redondas que hemos comentado en el párrafo anterior. Imaginaros un mini-planeta por el que no podemos saltar, solamente desplazarnos sobre su superficie y donde no podemos ver bien los peligros a los que nos enfrentamos debido a su esfericidad. Además, cada sector contará con su propia agrupación de “mundos” con elementos en común: hay sectores donde sus mundos están regidos por cuchillas, otros donde las plataformas deslizantes están a la orden del día, y otros donde abundarán los láseres, por poner ejemplos.

El control de oOo Ascension no podría ser más sencillo: nos moveremos con un jostick, mientras que con el gatillo derecho daremos propulsión a la nave y con el izquierdo frenaremos el avance de la misma. Eso implica que hay que medir las distancias al milímetro. Al ser pantallas redondas, se hace más complicado controlar la nave o visualizar de manera correcta el camino a trazar (o las trampas a esquivar). Además, en varias ocasiones deberemos avanzar sin parar, ya sea porque un enemigo fantasma sigue nuestros pasos o porque alguna circunstancia nos obliga a estar en constante movimiento. Lo que para muchos podría suponer desesperante, he de reconocer que para mí se me ha hecho divertido. El reinicio de la pantalla es instantáneo, lo que hace que nunca perdamos las ganas de volver a intentarlo y superar esa sección que se nos atraganta. Contaremos con una nave fantasma con la última jugada nuestra. No es que sea muy útil pero depende qué pantallas si que nos puede servir como referencia para conocer nuestros errores.

Si ya de por sí las pantallas de oOo Ascension son difíciles, lo serán más si intentamos batir la marca de tiempo establecida. Según nuestra celeridad al acabarnos una fase, podremos ganar hasta tres orbes que marcarán la maestría alcanzada por nosotros en esa fase concreta. Un buen aliciente y motivo para repasar cada nivel, aunque por suerte es un elemento opcional. Puede que en el primer sector conseguir los tres orbes sea coser y cantar, pero os aseguramos que hay un momento donde el juego exige lo mejor de nosotros si queremos superar el tiempo récord.

Hay otra forma de alargar la vida útil del juego, y es probando su multijugador local tanto en su formato cooperativo como competitivo.  Si sentimos la necesidad de que una nave amiga nos alivie un poco el camino, podemos disfrutar de oOo Ascension respaldado por otro jugador. Eso sí, quienes quieran un “pique” sano en una misma pantalla no pueden dejar pasar el competitivo, donde ganará el jugador que antes cruce la línea de meta.

En su aspecto gráfico no encontramos nada de otro nivel. Como ya hemos comentado, oOo Ascension es un juego muy minimalista (como se aprecia en sus menús) y los escenarios comparten muchos elementos en común. Es cierto que cada sector tiene su propio color y temática, pero falta algo más de personalidad a la hora de desarrollar cada pantalla en sí, siguiendo todas un patrón que pueden llegar a saturar si nos atascamos con frecuencia en sus desafíos.

Eso sí, no podemos decir lo mismo de su apartado sonoro. Hay pocos temas musicales en todo el juego, y aparecen sin ningún tipo de control (a lo mejor en mitad de una pantalla, salta la siguiente”pista musical” sin nada que lo justifique). Eso sí, estas cuatro o cinco canciones basadas en ritmos electrónicos están muy bien conseguidas y casan perfectamente con el espíritu que el juego quiere mostrar.

 

Conclusión

oOo Ascension se postula como una buena alternativa para pasar cinco minutos superando desafíos tanto del juego como personales batiendo nuestros tiempos anteriores.  Su jugabilidad sencilla se entremezcla con la dificultad de cada pantalla, donde tenemos que medir con precisión absoluta el camino a avanzar sin que ninguna trampa nos haga volver al punto de inicio. Avisados quedáis, es un juego sólo apto para aquellos que sean habilidosos con el mando.

oOo Ascension

14.99€
6.9

Gráficos

6.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

6.5/10

Pros

  • El desafío que supone
  • Musica acorde con la propuesta

Cons

  • Gráficamente algo repetitivo
  • A veces se muere demasiado por culpa de un control poco pulido y que no transmite confianza.