Aviso: aquellas personas de reflejos torpes y dedos lentos, abstenerse de este OkunoKA Madness. Gracias.

La vida son dos días. Ayer estuvimos en un lado, hoy en otro… y el mañana a saber qué nos depara. Por eso mismo no hay que dormirse en los laureles y exprimir nuestro tiempo el máximo posible. Lo mismo pasa en los videojuegos, donde tenemos que apurar cada segundo de ocio. Los speedrunners entienden muy bien este concepto, completando los títulos en tiempo récord, y a partir de este día tienen un nuevo reto al que enfrentarse. OkunoKA Madness es el reto constante para estos speedrunners. Puede ser tu gran desafío o tu gran pesadilla, y en las siguientes líneas os explicaremos los motivos.

Sumido desde el primer minuto en el Ka-Os

Okunoka Madness se trata de un juego desarrollado por Ignition Publishing y Caracal Games donde nosotros manejaremos a Ka. Este simpático bichillo azul tendrá la importante tarea de vencer al ejercito de Os, quienes están invadiendo nuestras tierras y eliminando a cualquiera que se cruce en su camino. No tendremos mucho tiempo, así que más vale que vayamos a toda mecha por las fases hasta llegar al jefe final de turno. Por desgracia, el camino no será fácil. Nada fácil.

Que la muerte sea tu fiel compañera

Que las fases duren apenas 30 segundos no quiere decir que sean “cuatro saltos sencillos y a por la siguiente pantalla”. Puede que al comienzo de la aventura tengamos esa sensación, pero os aseguro que según avancemos todo se irá tornando más complejo hasta alcanzar unos niveles demenciales. Ka se basará en su gran habilidad en el salto para sortear todo tipo de trampas y obstáculos hasta llegar al final del nivel, que finaliza cuando nos comemos una especia de pelusilla negra. Su jugabilidad me ha recordado mucho a títulos como Super Meat Boy, así que ya os podéis hacer una idea de lo que nos espera. Morir y morir hasta que conozcamos perfectamente las trampas de cada nivel y de esa forma poder superar lo que el juego nos tiene preparado.

Saltos con bisturí

Al igual que en la obra de Team Meat, el protagonista de OkunoKA Madness tiene una forma de moverse muy particular. Los saltos y el propio movimiento de Ka están influenciados por la velocidad con la que partimos (junto con la inercia que posee el personaje), y esto será esencial en los niveles más avanzados. No es lo mismo sortear unos pinchos sin coger carrerilla que si los encaramos con una velocidad concreta. Lo mismo pasa cuando queremos saltar una gran distancia, o rebotar a todo trapo por las paredes para no perder el ritmo. Si “despegar” es importante, lo será aún más el “aterrizar”, ya que según avancemos en los 100 niveles que conforman la aventura,la precisión que el título nos exige para caer en una zona delimitada va en aumento.

No solo habra que tener en cuenta la inercia del personaje y su movimiento (repito, si habéis jugado a Super Meat Boy o similares, sabréis de lo que hablo). Según vayamos avanzando por los mundos,  iremos adquiriendo poderes elementales que harán nuestro periplo mas complicado (sí, todo se convierte en una auténtica pesadilla). Con el poder de hielo, trueno y fuego, podremos crear y deshacer muros que nos faciliten las cosas… o nos las compliquen. El juego ni perdona, ni es benévolo. Si tiene oportunidad de fastidiarte con una trampa, lo hará. O una cabeza que te sople y empuje a los pinchos. O unos rayos láser que te amarguen la existencia. La vida es dura, y OkunoKA Madness lo es más.

A rascar décimas de segundo

Si ya completar una pantalla es un desafío por sí mismo, lo es más aún si queremos batir el tiempo establecido. Según lo rápido que completemos la fase, se nos asignará una puntuación. Conseguir la ansiada “A” (ya ni menciono la “S”) es todo un logro, solo a la altura de auténticos speedrunners. Aun con esas, si completamos la aventura principal, y tenemos mas sed de OkunoKA Madness, siempre podremos continuar disfrutando del juego en sus otras variantes. Por un lado, estará el modo locura, donde se nos apretarán las tuercas otro poquito mas con la dificultad. Y por otro lado, el modo contrarreloj donde nosotros decidiremos en que pantallas (o sucesiones de pantallas) queremos batir nuestra marca.

Las acuarelas del infierno

Visualmente es un título muy atractivo, colorido y con suficientes variaciones en sus escenarios para que no sintamos todo repetitivo. Las secuencias entre fases, con esos dibujos en acuarela también lucen (y encajan) muy bien con la propuesta que los chicos de Ignition Publishing y Caracal Games han desarrollado. Manteniendo las distancias entre uno y otro, OkunoKA Madness en ciertos momentos puede desprender un aire a Rayman Origins. No por su propuesta jugable, pero ese estilo tan animado, o incluso el sonido de las bonificaciones que puedes recolectar en cada fase tiene esa esencia de la saga de Ubisoft.

Sin que llegue a ser nada desquiciante, si que he notado varias “rascadas” en momentos puntuales del juego (especialmente cuando hay muchos objetos en pantalla o cuando nos movemos a grandes velocidades). Ya digo, no rompe la experiencia por completo, pero en un título donde la respuesta tiene que ser tan precisa, este contratiempo se puede llegar a apreciar. Por lo demás, salvo algún salto donde el personaje no se “agarra a la pared” como es necesario, no he visto ningún otro problema técnico o gráfico.

Conclusión

Que sus gráficos simpaticotes no os engañen. OkunoKA Madness ha sido concebido para haceros sufrir, a que os aprendáis al dedillo cada pantalla para poder completarla. Y ya si eso, más adelante, volver a completarla con un mejor tiempo. El título de Ignition Publishing y Caracal Games requiere reflejos, temple y dedos virtuosos para poder dominarlo, y sólo unos pocos alcanzarán la cima de la compleción. En cierta manera, especialmente en sus saltos, tiene bastantes similitudes con otro grande del género: Super Meat Boy. ¿Serás de los valientes que se animen a probarlo?

OkunoKA Madness

14.99€
7

Nota final

7.0/10

Pros

  • Gráficos vistosos y coloridos
  • Gran exponente para quienes acepten un reto
  • Rejugable si queremos ser perfeccionistas

Cons

  • Se le pdía haber sacado más jugo al tema de los elementos
  • Hay momentos donde el juego rasca un poquito
  • La curva de dificultad se dispara muy rápido

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.