La lengua viperina y los improperios no se usan en demasía dentro de los videojuegos, aunque en Oh…Sir! The Hollywood Roast ocurre todo lo contrario.

Nadie debería sorprenderse si digo que los simuladores han degenerado hasta límites incalculables. La misma palabra perdió todo el sentido cuando aparecieron propuestas donde “simulábamos” ser una tostada, un cirujano con problemas motrices o una cabra con muchos bugs. Es por eso mismo que hoy presentamos otro simulador, que sigue con la tónica esperpéntica de ofrecer un producto que poco o nada tiene que ver con el concepto inicial. Se trata de Oh…Sir! The Hollywood Roast, la continuación (algunos lo catalogan de “Spin-off”) del título Oh..Sir! The Insult Simulator y que viene a traer la misma base jugable aunque con otros personajes ambientados en todo el universo cinematográfico de Hollywood.

Vile Monarch y Crunching Koalas quieren probar suerte en consolas con su nueva propuesta, donde de manera muy “fina y sutil” deberemos insultar a los rivales hasta mermar su barra de vida, como si fuera un juego de lucha 1 vs. 1. Para conseguir la victoria, deberemos conjugar fragmentos de frases hasta completar una oración, a ser posible lo más hiriente que podamos para restarle mas salud al rival. La gracia de esta mecánica jugable reside en que podremos hacer combos si repetimos inicio de frase, podemos hacer contras o guardar energías y vocabulario para el siguiente turno. Además, también podemos fastidiar al rival si seleccionamos un fragmente de frase que a él le vendría genial utilizar. Al final, el factor estratégico y el uso de la gramática para conjugar bien las frases serán los factores que nos otorgarán la victoria en Oh…Sir! The Hollywood Roast.

Esta continuación del simulador de insultos por excelencia (muy reñido con los duelos de piratas de Monkey Island) hace uso de los iconos y celebridades de la industria del cine, presentando un roster de lo más atípico. Al no poseer licencia ninguna, los nombres y estética difieren de los originales, pero con un poco de imaginación podremos sonsacar a los personajes representados. Tendremos al mago Gandalf, Marilyn Monroe, Harry Potter, una mezcla de Capitán América con Deadpool  y hasta el mismo Conan de Arnold Schwarzenegger estará presente (algunos bloqueados de inicio pero que desbloquearemos a medida que ganemos combates). La gracia reside en que cada personaje tiene sus propias “coletillas” que podremos usar en los momentos que consideremos más indicados. Por ejemplo, Gandalf no dudará en insultar a los rivales comparándolos con un orco o con fragmentos de frase donde se mencionan a los hobbits, mientras que Harry Potter hará lo mismo con su aclamada saga filmográfica. Además, cada uno de estos “luchadores” tiene sus puntos débiles y fuertes que tendremos que conocer para propiciar más daño: Marilyn Monroe será muy sensible si se le insulta sacando el tema de su edad o sus cirugías plásticas, mientras que Conan sufrirá más si se menciona el poco intelecto que demuestra.

Pese a que no hay un modo historia como tal, es interesante saber manejar a todos los personajes disponibles para sacar todo el jugo que poseen. A medida que cumplamos los objetivos que nos marcan en cada combate (realizar combos, conjugar una frase que quite cierta cantidad de vida, etc.) iremos ganando los Golden Parrots (estatuillas que simulan ser los conocidos Oscars) que desbloquearán nuevos insultos, terminaciones de frase y contraataques. Además, todo esto nos beneficiará cuando juguemos en su multijugador, ya sea local u online. Si caemos en la dinámica que nos propone Oh…Sir! The Hollywood Roast, seguro que sentimos la necesidad de obtener todos los personajes bloqueados y todas las estatuillas disponibles.

Gráficamente ya estáis viendo en las imágenes que tiene un aspecto visual muy particular. Nos encontramos con un título que usa los píxeles de manera muy fina, y que gracias a ello obtenemos unos protagonistas de lo más detallados. Todos y cada uno de ellos son caricaturas de sí mismos, con las narices rojas, sacando a relucir lo peor que tienen, sus defectos personales y tirando de animaciones inverosímiles que no harán más que aumentar el grado de demacración que poseen.

Por desgracia, tenemos que ir al factor determinante y más importante que echará a más de uno para atrás antes de la adquisición de Oh…Sir! The Hollywood Roast: su idioma. El título viene en inglés, tanto en su traducción como doblaje, y al ser un título donde es tan importante la gramática, saber conjugar bien las frases y que todo tenga un sentido, sólo podemos recomendar la compra del producto a aquellos que dominen bien el idioma en el que viene. No es un inglés fácil, ya que a veces tendremos expresiones muy suyas que nos dificultan la comprensión, aparte de que mencionarán a otras celebridades y personajes icónicos de América que nosotros desconoceremos. Es más, si no conjugamos bien las frases el propio juego nos penalizará, suponiendo un lastre o frustración el no poder completar una oración.  Sin contar con que tenemos un temporizador para cada turno, lo que supone otro hándicap más con el que lidiar…

Si superamos todas estas adversidades (que repito, no son pocas) podremos recrearnos con el doblaje con el que cuenta el juego. Cada personaje tiene su propia voz, muy bien lograda y que se asemeja al actor que representa en la realidad. Eso sí, en muchas ocasiones (por no decir la mayoría) las voces sonarán como si estuviéramos utilizando cualquier programa de traducción de frases, ya que al  tener que combinar varios fragmentos de oración no se leerán las sentencias de manera fluida, sino que será a trompicones. Es muy complejo hacer que cada una de las combinaciones de palabras suenen de manera natural y sin cortes, pero se podría haber matizado un poco más para que no sonara tan superficial.

 
 

Conclusión

Oh…Sir! The Hollywood Roast es una propuesta original de combates donde ganará el oponente que tenga más imaginación a la hora de insultar. La implementación de iconos del cine hollywoodiense suma puntos, así como contar con sus prejuicios, sus virtudes y defectos para dotar a cada “combatiente” de una personalidad única. Eso sí, se trata de un juego donde se tiene en cuenta la rapidez en la formación de frases y en su gramática, factor que se agrava mucho al venir completamente en inglés, siendo determinante para la adquisición del juego. Si somos hábiles con el idioma extranjero, y nos gustaría insultar sin miedo a que nos devuelvan un guantazo, échale un tiento a Oh…Sir! The Hollywood Roast.

Oh…Sir! The Hollywood Roast

4.99€
Oh…Sir! The Hollywood Roast
5.6

Gráficos

7.0 /10

Jugabilidad

6.0 /10

Sonido/Idioma

3.0 /10

Duración

6.5 /10

Pros

  • Contar con iconos de Hollywood como protagonistas
  • Gran variedad de insultos y combos
  • La estética demacrada de los personajes es original

Cons

  • Completamente en inglés
  • Hay que hacer buen uso de la gramática inglesa
  • Las voces suenan a trompicones según que frases