Un beat’em up sencillo y modesto pero también vertiginoso y donde poder desatar la fueria del clásico “yo contra el barrio”

De juegos de pegar leches a todo lo que se nos ponga por delante no tenemos precisamente escasez en Xbox One. Y de invasiones demoníacas también unos cuantos. Pues aquí va otro más.

Publicado por Blowfish Studios (que ya nos trajo títulos como Storm Boy o Gunscape) y desarrollado por el estudio argentino Error 404, Obey Me no es la panacea de la innovación pero es para un juego entretenido y con mucha acción que nos puede dar unas buenas 9 o 10 horillas de combatir sin apenas respiro.

La premisa argumental no es tampoco demasiado original y nos va a recordar enseguida a juegos como Darksiders. Tenemos una invasión demoníaca y un personaje muy bueno (poco explotado en el juego; se han editado unos cómics muy buenos que sí explotan las posibilidades de la historia) como es Vanessa Held, una “cazadora de almas” letal y explosiva a la que acompaña su fiel perro demoníaco Morty.

La combinación de ambos personajes es uno de los puntos fuertes del juego. Morty luchará a nuestro lado y ya por su cuenta (es decir, manejado por la IA del juego) nos ayudará bastante atacando a los numerosos enemigos con los que nos vamos a encontrar. Pero también podemos darle órdenes para que ataque a unos enemigos en un área concreta e incluso podemos fusionarnos con él, llenando una barra de almas (o sea, de enemigos destruídos) que una vez rellena nos permitirá dicha acción. Durante un breve período de tiempo (unos segundos) seremos una temible criatura destructiva.

Y también tenemos la opción de que un amigo se una a la partida y jugar en cooperativo, tanto local como online lo cual aumenta la diversión.

La jugabilidad en sí es bastante clásica dentro de los “yo contra el barrio” en vista cenital de toda la vida. Avanzando por los distintos escenarios, que no tienen mucho recoveco que explorar más que algún pequeño callejón donde encontrar orbes e ítems, limpiaremos zonas de enemigos con la ya sabida fórmula de que el área se cierra y no se abre hasta que derrotemos las oleadas de criaturas.

No faltarán jefes de área y jefes finales de mapa o nivel, algunos bastante dificilillos.

Por supuesto también podremos mejorar nuestras habilidades y nuestros dos tipos de ataque; cuerpo a cuerpo y a distancia, con una serie de nuevos movimientos y combos que podremos ir desbloqueando. Del mismo modo nuestro fiel guardián Morty también irá desbloqueando ataques cada vez más poderosos.

Jugablemente no hay mucha más “chicha” que esta, salvo algún pequeño puzzle que encontraremos, bastante fácil, y algunos núcleos de orbes de diferentes tipos que están muy bien escondidos. Pero el 98% del tiempo vais a estar repartiendo “leches”.

Gráficamente el juego, dentro de su estilo, no luce nada mal. Los escenarios están llenos de detalle, pese a la vista alejada y son muy coloridos e imaginativos. De igual forma los efectos de combate son muy vistosos. El juego tiene un apartado artístico muy bueno. Adolece ya hacia su último tercio de cierta repetición de enemigos y de reciclaje de escenarios, bien disimulado cambiando cuatro cosas pero al final te das cuenta de que todos tienen una estructura sobre plano demasiado parecida.

Técnicamente sí hemos notado alguna que otra caída en el framerate, lo que en un juego de este estilo molesta y bastante. No son muchos pero sí se dejan notar sobre todo en grandes combates con muchos enemigos. El sonido y la música son muy buenos y aunque no está doblado al español, sí que están traducidos los textos y menús y los breves diálogos podemos activar los subtítulos.

Conclusiones:

Obey Me no ofrece nada que no hayamos visto ya antes en centenares de juegos del mismo corte y ni siquiera arriesga en alguna particularidad que lo distinga del resto. Todo lo que hace ya lo han hecho otros antes. Pero eso no quiere decir que no lo haga bien y que no nos sirva para pasar unos ratos muy entretenidos destrozando enemigos. Simple pero efectivo.

Hemos analizado este juego en una Xbox One S gracias a un código de descarga difital facilitado por Blowfish Studio, a los que damos las gracias.

Obey Me

17,99 €
6.6

Gráficos

6.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración

7.0/10

Sonido

7.0/10

Pros

  • Simple de jugar, difícil de dominar
  • Vistoso (pese a su modestia) gráficamente
  • Vanessa y Morty rezuman carisma
  • En cooperativo (local u online) aumenta la diversión

Cons

  • Fórmulas ya vistas muchas veces
  • El reciclaje de enemigos y escenarios
  • No va todo lo fluído que debiera
Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.