¿Quién no querría batirse en duelo contra su mejor amigo para mandarlo al estómago de un gusano espacial gigantesco?

Nidhogg 2 es la definición perfecta de secuela, en el sentido de que no hace cambios en la mecánica central de su predecesor. La premisa de este y su antecesor son las mismas: dos jugadores se baten en duelo e intentan alcanzar antes que el otro el extremo opuesto del nivel 2D, para evitar ser derrotados y devorados por el gusano gigante conocido como el Nidhogg. Como veis, no hace falta rebanarse los sesos para conseguir de algo tan simple una premisa divertida.

Para lograr llegar antes que tu oponente, tienes que enfrentarte a él en combate usando un sistema basado en la esgrima. Sin embargo, una vez que el combate comienza, las cosas se convierten rápidamente en una pelea alocada y un “sálvese quien pueda” sumamente disfrutable.

Podremos hacer desvíos con nuestra espada, mientras que también podremos arrojarla a nuestro contrincante desde lejos. A esto le añadimos saltos, cambios de nivel, armas arrojadizas y patadas al más puro estilo lucha callejera, y de repente el combate ofrece una enorme variedad de oportunidades estratégicas. Las batallas son siempre tensas, pero también a menudo increíblemente divertidas y surrealistas en ocasiones.

Cuando superas a tu oponente, podrás correr hacia tu objetivo durante unos segundos antes de que vuelva a reaparecer. Gracias a esta estructura, las rondas de Nidhogg 2 son muy ágiles y rápidas. Tampoco hay límite de tiempo, por lo que los combates pueden durar más de veinte minutos si los dos jugadores tienen el mismo nivel.

Lo más destacable del juego es que se las arregla para ser caótico y a la vez ordenado. Las peleas se desarrollan a un ritmo vertiginoso que exige precisión, pero nunca renuncian al placer visceral de blandir salvajemente una espada. Dicho esto, la muerte es casi siempre un resultado directo de un error que cometemos nosotros, ya sea estratégica o mecánicamente.

Como ya se ha mencionado, todo esto debería sonar familiar a cualquiera que haya tocado el primer Nidhogg. La principal diferencia en esta secuela es el añadido de nuevas armas, incluyendo una daga corta, un arco y una espada ancha. Esto hace que el juego sea aún más dinámico. Esto también crea el componente estratégico del que hablamos.

Las espadas anchas, por ejemplo, hacen más fácil quitar las armas de las manos del enemigo, pero es más lenta. Del mismo modo, el arco y la flecha tardan unos segundos en cargarse, pero el alcance que ofrece te permite dañar desde lejos. El juego te da estas armas al azar, obligándote a entender el funcionamiento y ventajas de cada una. Eso sí, antes de cada partida puedes configurar qué armas estarán disponibles

Hay diez niveles, cada uno con un diseño más ridículo que el anterior. Por ejemplo, tenemos la discoteca medieval o una fábrica de carne. Cada nivel ofrece un giro interesante en las mecánicas, por lo que no habrá dos iguales.

El título se basa en el modo jugador vs jugador, pero también hay un modo torneo para hasta ocho jugadores. También hay modo para un solo jugador y online. Pese a todo, Nidhogg 2 no es tan divertido cuando no tienes a tu oponente sentado a tu lado, favoreciendo los piques.

Gráfica y visualmente, esta secuela sí que ha dado un giro total, ya que tienen un estilo completamente diferente a los de su predecesor. Eso sí, no para mal, más bien al contrario. Los colores y los fondos detallados son agradables a la vista y no distraen de la acción, que al final es lo importante. Lo mejor son los modelos de personajes, ya que ver sus extraños cuerpos corriendo, rodando y saltando es graciosísimo. El juego viene completamente en inglés.

Nidhogg 2 no cambia la jugabilidad de su precursor, pero introduce suficientes novedades para que valga la pena volver a darle una oportunidad. Aunque el modo de un solo jugador no es especialmente interesante y los gráficos pueden no ser del gusto de todos, es un juego de corte indie muy simple y a la vez muy divertido y accesible para el que quiera darle una oportunidad.

Nidhogg 2

14,99
7.8

Gráficos

7.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

8.0/10

Pros

  • Divierte al poco de empezar
  • Volver a disfrutar de un cooperativo local
  • Múltiples posibilidades para cada combate

Cons

  • El modo para un jugador aburre bastante
  • El estilo gráfico puede echar para atrás a más de uno