Netflix da en el clavo. Narcos: Rise of the Cartels es contenido pero deja buenas sensaciones.

Hasta la era de Xbox 360 y PlayStation 3 era bastante popular una práctica que en esta generación de consolas se ha ido trasladando al sector de los móviles y dejado atrás las consolas, las adaptaciones de películas y series al formato de videojuego. De seguro muchos de quienes leen este análisis tenemos buenas memorias de algunos de estos títulos, como en mi caso con The Simpsons Hit and Run solo por mencionar uno de ellos. Ahora que Netflix está dispuesta a dar sus primeros pasos dentro de las consolas para llevar a nuestras manos las series a las que hemos echado maratones en el sofá tenemos el día de hoy la oportunidad de comentar qué tal está Narcos: Rise of the Cartels, su más reciente lanzamiento.

Si no estabas al tanto, meses atrás Netflix también se aventuró a lanzar un videojuego de una de sus populares franquicias, Stranger Things 3: The Videogame, y si no oíste hablar mucho acerca de este es porque pasó sin pena ni gloria. Con Narcos: Rise of the Cartels estamos ante lo que a priori luce como un escenario un tanto similar, siendo fácil notar desde un primer minuto que no estamos ante un portento técnico. Por suerte he señalado ese a priori y es que en esta segunda incursión de parte de Netflix en asociación con Curve Digital no hay motivos para levantarnos del sillón a aplaudir pero sí que se deja un buen sabor de boca. Paso de explicar demasiado la trama detrás del videojuego y es que este tampoco es que le preste demasiada atención, haciendo uso de uno que otro suceso de la serie para servir de hilo conductor entre misión y misión.

Que el videojuego no preste demasiada atención a la trama desarrollada en la serie no implica que dé la bienvenida a jugadores que no la hayan seguido, si crees que vas a encontrar una trama que se sostenga por sí sola dudo mucho que esta sea una experiencia que te anime a pasar más allá del tutorial. Narcos: Rise of the Cartels está pensado como un complemento para aquellos que hayan seguido la serie, presentándonos dos campañas, una protagonizada por la DEA y otra por los Narcos. Hago énfasis en lo de ser un complemento y es que por si solo el videojuego se esfuerza poco en que su trama se haga interesante. El hecho de poder controlar al agente Murphy o al Primo así como constantemente ver a personajes que aparecen en la serie engancha bastante; en pocas palabras te sentirás como en casa. Donde no se termina de explotar la licencia que se tiene entre manos es con el uso de sus localizaciones al pecar en muchas ocasiones de entornos repetitivos, lo que en contraste con lo exótico de los parajes colombianos a los que la serie nos lleva episodio a episodio deja mucho que desear. El apartado gráfico solo puede ser descrito como correcto y no llega a destacar en ningún momento.

Pasando a las mecánicas de juego nos encontramos con una propuesta de estrategia por turnos, que eso sí, no debería echar a nadie para atrás, Kuju que es el equipo detrás del videojuego tal vez no entregue un producto que plante cara a los grandes exponentes dentro del género pero si que logra entregarnos una experiencia de juego entretenida y que durante las más de 15 horas que nos podemos sumergir nunca llega a fatigar. El desarrollo de los combates está bien conseguido, la inteligencia artificial es correcta y en cuanto a dificultad el videojuego se nos presenta como un perfecto punto de entrada hacia este género. Una, dos e incluso tres veces (cuatro tal vez) llegué a repetir una que otra misión principal por no hacer caso a la ruta que se nos plantea y que es la de ir haciendo misiones secundarias de menor dificultad para mejorar a nuestro equipo y ahí sí enfrentarnos a retos mayores, pero es que vaya, cada partida se siente tan diferente que contrario a frustar, la muerte de nuestro líder motiva a replantearnos nuestra estrategia, ¿ser más agresivos o ir a la defensiva?

Todo esto lo comento desde el punto de vista de toquetear un poco con ambas campañas durante las primeras horas de juego pero rápidamente se hace necesario escoger a qué bando deseamos dedicar nuestro tiempo y es que entramos ante un punto no tan destacable del videojuego, el abuso de los mismos entornos solo que con un pequeño giro de tuerca dependiendo de si estamos controlando a la DEA o a los Narcos. Dependiento de tu tolerancia con este tipo de cosas puede que se te haga más o menos tediosa esta situación.

Es una pena que esto sea así y es que ambos bandos al momento de mirar a las unidades que tienen a su disposición si que son diferentes entre sí y animan mucho tanto a jugar del lado de la ley como de los malos. Antes de empezar cada misión podremos elegir la alineación que queremos llevar con nosotros, quedando a nuestra libre elección el equipo que deseemos formar. La economía del videojuego es bastante generosa y a cada misión que superamos se nos otorgan puntos de habilidad y dinero, bien sea para adquirir unidades en reemplazo de las caídas en combate o mejorar los atributos de las que ya tenemos.

Si mueres es para siempre, esta es la regla que usualmente marca a los videojuegos de este tipo y Narcos: Rise of the Cartels no se desmarca, la medalla no se la podemos otorgar al videojuego pero si vale la pena mencionar que como suele suceder el coger cariño a nuestras unidades es bastante fácil, lo que pondrá más presión sobe nuestros hombros al enfrentar los combates y es que luego de cinco misiones a nadie le alegraría que asesinasen a Velasco. Para fallar una misión habrá dos motivos, bien sea que no cumplamos con el objetivo que se nos propone o que el enemigo acabe con nuestro líder.

Las mecánicas de juego no son demasiado profundas y a grandes rasgos mantiene las cosas bastante simples, eliges una unidad y cada turno nos otorga dos puntos, uno de acción y otro de movimiento, los cuales se pueden tomar en el orden que deseemos y darán paso a todo tipo de acciones como trasladarnos de un punto a otro, recargar nuestra arma, curar nuestra salud o realizar ataques. Durante turno y turno en ciertas ocasiones se llevará a cabo un contraatque lo que en el caso de nuestra perspectiva nos llevará a un modo en primer persona en el cual con el stick izquierdo tendremos que apuntar hacia la unidad enemiga que se dirige hacia nosotros y disparar presionando el botón A. Narcos: Rise of the Cartels no está aquí para inventar la rueda pero se las arregla para hacer sentir fresca la fórmula e ir presentando situaciones que se alejan en ocasiones del mátalos a todos, como ejemplo tenemos misiones en las que tendremos que proteger a cierta unidad, buscar unos determinados archivos o cumplir un objetivo en una determinada acción en un número limitado de turnos.

Tuyo, la magnífica composición de Gustavo Amarante es la única pieza a destacar de la banda sonora del videojuego, pudiendo escucharse en la pantalla inicial. De allí en adelante los combate se valen de melodías que no desentonan con la acción pero que son bastante olvidables. De parte del doblaje al igual que la serie estamos ante una mezcla del Español hablado en Colombia e Inglés, eso sí, todos los textos se encuentran traducidos. Si bien llegan a ocurrir situaciones en las que especialmente del lado de los colombianos escuchamos frases que desentonan un poco, el trabajo de localización es correcto y no da pie a demasiados inconvenientes.

En una frase, vale la pena seguir regresando, Narcos: Rise of the Cartels no es un videojuego con grandes pretensiones, va a lo seguro y logra aportar una experiencia de juego entretenida y con suficiente variedad para enganchar durante horas. Sus mecánicas están bien planteadas y si bien no aprovecha completamente la licencia que tiene entre manos será del agrado de quien haya disfrutado la serie, dale una oportunidad, incluso si el género llega a echarte para atrás.

Narcos: Rise of the Cartels

29,99 €
7.4

Gráficos/Arte

7.0/10

Música/Doblaje

6.9/10

Jugabilidad

7.6/10

Duración/Diversión

7.9/10

Pros

  • Sus mecánicas de juego enganchan.
  • Sin ser demasiado profundo el videojuego da múltiples opciones a la hora de afrontar las misiones.
  • El trabajo de localización es bueno la gran parte del tiempo.
  • El grado de dificultad está medido a la perfección, contrario a frustar el videojuego anima a jugar mejor.
  • No inventa la rueda pero tarde o temprano le vas cogiendo cariño a tus unidades, ¡Velasco!

Cons

  • El videojuego no termina de explorar la licencia que tiene entre manos.
  • Su apartado técnico no destaca en ningún momento.
  • Si no te gustó o no has visto la serie tienes que pasar del videojuego.
  • El hecho de contar con dos campañas sorprende durante las primeras horas, su contenido es demasiado similar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.