Estupendo Seek & Find con una historia que nos llegará al corazón y una banda sonora que destaca brillantemente.

En un primer momento, My Brother Rabbit se presenta como uno más dentro de la gran cantidad juegos similares del género “Seek & Find”, como Clockwork Tales, Enigmatis o Nightmares from the Deep (que es de Artifex Mundi, misma desarrolladora que el título del que estamos hablando). Sin embargo, cuando pasan unas horas de juego nos damos cuenta de que este título es tiene algo especial, mostrándonos pequeños detalles que no solemos ver en muchos videojuegos. Parte de esto se debe a una historia que es simple en su desarrollo y ejecución, pero que se atreve a tocar algunos temas reales que son capaces de llegarnos al corazón.

El protagonista del juego es un conejo de peluche, que a su vez se plasma en un personaje imaginario ideado por un niño, que lo traslada a un mundo de fantasía dentro mente como mecanismo para hacer frente a la grave enfermedad y hospitalización de su hermana en la vida real. Según vamos pasando fases en este mundo imaginario, se intercalan escenas donde vemos el mundo real y como la familia hace lo que puede para llevar esta difícil situación. Normalmente no se suelen tocar temas tan profundos y adultos en los videojuegos, por lo que supone un verdadero soplo de aire fresco. Por momentos recuerda a Limbo, por tomar una referencia similar en cuanto a transfondo, aunque algo más distinto.

Como dijimos al principio, si ya has jugado a algún juego de temática “Seek & Find” antes, My Brother Rabbit te permitirá entrar rápidamente en él. Cada fase se compone de una serie de estancias, que brillan con luz propia gracias a un apartado artístico fastuoso pintado a mano. El objetivo será ayudar al conejo y a su hermana (representada como una pequeña flor) a progresar por estas fases, buscando y encontrando objetos escondidos en el entorno y usándolos para solventar determinados puzzles y así dar con una cura para la pequeña. Los puzzles suelen tener patrones similares, como mover baldosines de colores en un cuadro, combinación de colores, etc., pero suponen un soplo de aire fresco durante la tarea de encontrar objetos. En ocasiones encontrar las piezas que nos faltan para poder progresar suele ser algo complicado, dado que en ocasiones se oculta el objeto de manera tan intrincada que en ocasiones nos dejará sin saber qué hacer, puesto que no tenemos ningún tipo de ayuda en pantalla, salvo un pequeño cuadrado arriba a la derecha donde se nos expone el número de objetos que necesitamos y si está en esa estancia o no.

Siendo sinceros, con esto ya hemos explicado el 100% de lo que tendremos que hacer en el juego. Encontraremos cosas, las pondremos donde se requiera, resolveremos algunos puzzles y repetiremos hasta finalizar el juego. Uno de los principales problemas reside en esto, puesto que la sensación de repetitividad no acompañara a veces durante las 3 horas que nos durará el juego. Sin embargo, esto se nos hará algo más liviano gracias a la preciosa banda sonora que nos acompañará durante la aventura.

El apartado artístico brilla con luz propia como ya dijimos, además de estar mejorado para Xbox One X, lo que convierte la fantástica paleta de colores en un espectáculo visual gracias al 4K. El juego trae textos en español, puesto no hay voces de ningún tipo.

My Brother Rabbit es exactamente lo que parece antes de comenzarlo: un juego de buscar y encontrar cosas, con un arte dibujado a mano espectacular y una preciosa historia. Si eres fan de este tipo de juegos seguramente te gustará, pero si no lo eres dale una oportunidad, porque es una buena manera de entrar en el género sin grandes problemas y con muchos elementos de gran nivel.

My Brother Rabbit

14,99
8.1

Gráficos

9.0/10

Sonido

9.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Diversión / Duracion

7.5/10

Pros

  • Una historia capaz de llegarnos al corazón
  • Artísticamente es una delicia
  • La banda sonora brilla con luz propia

Cons

  • Repetitividad en las mecánicas
  • Algunos objetos están escondidos de manera muy rebuscada
  • El concepto de los puzzles no cambia