Haz frente a una amenaza alienígena en Mothergunship, un bullet-hell con crafteo de armas

Terrible Posture Games y Grip Digital regresan con una nueva propuesta independiente tras el éxito cosechado con Tower of Guns. Su nuevo videojuego es Mothergunship, una obra que hereda muchas cosas de su antecesor, así como las propias bases de sus mecánicas. No obstante, éste ha incorporado muchas mejoras y ha cogido cosas de aquí y de allí para crear un título atractivo a la par que interesante.

Mothergunship es una mezcla entre muchos subgéneros del shooter, en él convergen pinceladas de bullet hell, roguelike, arena, crafteo… Este hecho hace que el juego tenga su propia seña de identidad y personalidad, por lo que encontraremos algo bastante original e único en este aspecto. Además, en esta ocasión a diferencia del primer título del estudio contamos con una historia o hilo argumental que justifica toda esta ensalada de tiros. Nuestro objetivo en esta aventura será ir avanzando por los distintos niveles generados de forma procedural, abriéndonos camino ante toda amenaza hostil que se atreva a interponerse ante nosotros y nuestro fin.

Así pues, la historia que se nos narra nos pone en la piel de un soldado con amnesia que forma parte de la Resistencia, la cual tiene como labor salvar a la Tierra de una invasión de robots alienígenas. Ésta no es para nada profunda ni elaborada, pero como comentábamos sirve para poder conectar todos los niveles que deberemos superar para llegar a derrotar a la Mothergunship, una inteligencia artificial alienígena que controla a todos los entes que nos amenazan. Asimismo, toda esta premisa está envuelta por una fina y delicada capa de humor con claras referencias a otros títulos o películas del género.

Enfocándonos en su apartado jugable, nos encontramos ante una propuesta desenfrenada que desborda frenetismo y velocidad por los cuatro costados. La acción tiene lugar tanto en horizontal como en vertical, cosa que el juego gestiona a las mil maravillas y se siente muy natural. Además, el hecho de que sea ágil y fluido suma enteros al conjunto final. Sin embargo, la precisión o la sensación de control no acaban de ser lo cabría esperar, pues creemos que se siente algo tosco en este sentido y no acabamos de sentirnos cómodos a los mandos de este shooter.

No obstante, el videojuego es divertido y entretenido, ya que su variedad y dinamismo aparentes logran atraparnos a partir de la generación de niveles aleatorios, es decir, están hechos de forma procedural. Esto hace que al no saber que nos encontraremos a continuación se convierta en un desafío constante, dejándonos libertad para explorar los distintos caminos disponibles, así como las distintas estancias que podemos encontrar a nuestro paso. Decíamos que este elemento nos dejaba una sensación de variedad aparente, y es que, al final, a pesar de contar con él se nos hace repetitivo y monótono. Y esto es debido en gran parte a la constante reiteración de enemigos similares o iguales. De hecho, quienes hayan jugado a Tower of Guns verán que algunos de los rivales son casi idénticos, por lo que en este sentido se ha trabajado poco.  Aunque no podemos decir lo mismo de los jefes finales. Éstos son bastante abundantes y cuentan con un diseño mejor elaborado. Por lo general, suelen ser de dimensiones considerables y son el auténtico reto a batir en esta propuesta.

Pero, sin duda, donde realmente radica el aliciente o atractivo de este videojuego es en su sistema de creación de armas. Sí, podemos crear nuestras propias armas para dar matarile a los robots alienígenas. Esta particular faceta del juego se puede llevar a cabo mediante un editor que nos deja montar un arma a partir de tres piezas diferentes: conectores, bases y cañones. Los primeros sirven para conectar las distintas piezas entre sí además de ampliar la cantidad de ítems que podemos aplicar a una composición, mientras que la base sirve para empezar a mezclar y dejar volar nuestra imaginación. Por último, los cañones es obvio para que sirven, y tendremos de distintos tipos: rayos, ametralladoras, cohetes, lanzagranadas, láseres… El límite está obviamente en las piezas, pero también en lo creativos que podamos ser, ya que las combinaciones son muy amplias.

Este sistema funciona a las mil maravillas y es bastante sencillo de aprender a dominar, aunque en un principio nos pueda abrumar. En cuanto a las piezas para poder construir nuestras armas, decir que las conseguiremos al eliminar enemigos, así como al derrotar a jefes finales, los cuales nos darán el mayor botín del juego, o comprándolas en las distintas tiendas repartidas a lo largo de la aventura.

Otro elemento fundamental en esta fórmula de creación es la muerte, es decir, cuando el jugador perece frente a su enemigo. En ese momento, perderemos todos aquellos objetos que hayamos conseguido durante el nivel, teniendo que volver a empezarlo de nuevo y haciendo que tengamos que volver a obtener todas las recompensas, pero ojo éstas no siempre son las mismas. Un dato curioso también, es que en esa pérdida se incluyen las piezas iniciales. Es decir, al empezar cada partida se nos brinda la posibilidad de llevarnos tres piezas para posteriormente ir mejorando con todo lo que consigamos, pues esas se suman al inventario perdido.

 

Explicadas las mecánicas básicas de esta propuesta, comentar que Mothergunship ofrece una línea de contenido un tanto limitada. Por un lado, tenemos el modo campaña que en cierta manera es lineal, y por otro podemos disfrutar una serie de misiones secundarias que alargarán la experiencia con el fin de obtener recursos, como: piezas o monedas para gastar en la tienda. Luego también tenemos unas misiones especiales que nos proponen holeadas de enemigos o niveles infinitos. Pero lo que de verdad echamos en falta es un modo cooperativo online, el cual no se estrena de lanzamiento con el juego, sino que llegará más tarde en agosto de forma gratuita.

En cuanto al apartado gráfico, nos encontramos con un buen trabajo a nivel de diseño, a pesar de contar con niveles poco inspirados o enemigos repetitivos. Sin embargo, hay que tener en consideración que en pantalla tienen lugar una gran cantidad de objetos y efectos, por lo que es bastante loable el resultado que se ha conseguido. No obstante, no podemos decir lo mismo en cuanto al rendimiento, el cual llega a tener bajones de framerate bastante acusados, sobre todo en las cargas.

Por último, el apartado sonoro cumple correctamente con una música bastante cañera de acompañamiento, así como con unos efectos de sonido bastante bien recreados. En lo referente a las voces, decir que está doblado en inglés y subtitulado en castellano, localización que cuenta con algún que otro error en su adaptación.

Conclusiones

Mothergunship es un shooter enmarcado dentro de los FPS con una buena puesta en escena y buenas ideas, aunque en algunos aspectos no están del todo bien ejecutadas. Su mayor aliciente es la vertiginosidad y el frentismo de su acción en los distintos enfrentamientos, además de un interesantísimo editor de armas para poder ser tan creativos como nuestra imaginación nos permita. Es una evolución correcta del anterior trabajo del estudio (Tower of Guns), aunque echamos en falta un poco más de ambición en su propuesta.

Mothergunship

24,99€
7.1

Gráficos

7.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Editor de armas
  • El ritmo de la acción

Cons

  • Poco inspirado en el diseño de niveles
  • Historia poco atractiva