Bienvenidos a Monster World, un lugar lleno de belleza y peligros pero sobre todo amor y respeto por el legado de una saga clásica.

Han tenido que pasar 24 años para volver a disfrutar de una nueva entrega de la saga Wonder Boy/Monster World, algo que solamente una empresa como SEGA podría haber permitido. Por suerte las cosas están cambiando en la compañía del erizo y cada vez es más receptiva a, al menos, ceder los derechos de sus sagas a terceros. Así el año pasado pudimos disfrutar del fabuloso remake de Wonder Boy The Dragon´s Trap por parte de Lizard Cube, quienes ya están manos a la obra con Streets of Rage 4. Por no hablar del caso de Shenmue 3, o el reciente anuncio de los remakes de los dos primeros juegos de la saga Panzer Dragoon. Gracias en parte a esta apertura (la licencia de la saga está compartida por LAT Corp. y SEGA) nos llega Monster Boy, a todos los efectos una nueva iteración de la saga Wonder Boy.

Welcome to Monster World

 

El germen del Chico Monstruo

Monster Boy y el Reino Maldito se muestra como el ejemplo perfecto de cómo enfrentarse a una saga clásica desde el respeto más absoluto. Pese a que estamos ante una secuela oficial, los franceses Game Atelier han optado por no usar ninguno de los títulos clásicos de la franquicia. Ni Wonder Boy, ni Monster World. Han tirado por la fusión y lo cierto es que les ha salido bastante bien, recopilando en un sólo juego varios aspectos de las diferentes entregas de la saga.

Son ya unos cuantos años los que llevamos teniendo noticias acerca del desarrollo tortuoso de este juego. Retrasos, cambios de nombre, rediseños en la estética de los personajes… algo que por supuesto generaba muchas dudas a los que lo esperábamos con ganas. Pero las buenas noticias siempre se imponen a las malas, y la colaboración del creador original Ryuichi Nishizawa nos dejaba claro que Monster Boy iba en serio. Por si fuera poco el apartado musical, con piezas clásicas de la saga adaptadas y piezas nuevas, estaría a cargo de un auténtico “Dream Team” nipón encabezado por Yuzo Koshiro.

Un cerdo que no encuentra secretos es sólo un cerdo

 

Bienvenido a Monster World

Monster Boy lo tenía muy difícil a la hora de sorprender a los fans de la saga, así que no creo que sea demasiado justo criticarlo por ello. Su propio concepto de “Grandes Éxitos” puede jugar en su contra, pero resuelve la papeleta con una jugabilidad notable y una estructura atemporal que la saga ha probado sobradamente que funciona a la perfección. Plataformas en 2D, exploración, backtracking, cientos de secretos y una dificultad siempre creciente… una fórmula incontestable y con sabor añejo.

El jugador tendrá que tomar el control de Jin, un habitante de Monster World que observa con sorpresa cómo su propio tío está convirtiendo a todo el mundo en animales. Por supuesto Jin no se libra, termina convertido en cerdo e inicia la búsqueda de una serie de orbes que le permitan terminar con la maldición. Esos orbes le irán otorgando diferentes transformaciones (serpiente, león, rana…) cada una con sus características y habilidades que le permitirán acceder a zonas previamente inaccesibles. Este concepto tan “metroidvania” (chupito) impregna todo el juego, ya que no solamente estará basado en las transformaciones sino que la obtención de diversos objetos (botas, escudos, armaduras…) también nos abrirá nuevos caminos o nos permitirán alcanzar cofres previamente imposibles.

Hoy cenamos ancas de rana (o cena ella chuletas)

Pocas pegas se pueden poner a su jugabilidad, un manejo por lo general preciso y satisfactorio. Su desarrollo en cambio genera más dudas. Su dificultad aumenta exponencialmente en las últimas zonas del juego y el poco tino a la hora de posicionar puntos de guardado provocará que paseemos más de la cuenta cuando nos encontremos una zona complicada. Además en esta recta final del juego hasta en 2 ocasiones nos obligarán a volver atrás, buscando ciertos objetos sin los cuales no podremos seguir avanzando. Una decisión que particularmente me ha parecido bastante forzada para alargar la vida del título. Una vida por cierto que no considero que fuese necesario extender demasiado, ya que la aventura os puede durar alrededor de las 15 horas (sin ir a por el equipamiento dorado ni el 100%), nada mal para el género.

 

Eres un monstruo, chico

Las transformaciones beben directamente de Wonder Boy III The Dragon´s Trap, así como otros aspectos son herederos de Monster World III y IV. El Cerdo puede “oler” secretos y usar objetos (bombas, boomerang…), la rana usar su lengua para llegar a sitios imposibles, la serpiente colarse por huecos en los muros, etc… 5 transformaciones con sus particularidades, a las que hay que añadir la forma original de Jin. En cualquier momento podemos cambiar de forma pulsando un botón, llegando a exigir al jugador en muchas zonas el uso enlazado de dos transformaciones concretas para superar obstáculos o enemigos. Difícil pero absolutamente gratificante.

Black Friday, yo no soy tonto

Cuando Jin está en una forma antropomorfa (Humano, León, Rana, Dragón) podrá además usar diferentes armas y piezas de armadura. Muchas de ellas serán parte de nuestra aventura y serán esenciales para superar algunos niveles. Otras por contra se podrán adquirir con oro en las diferentes tiendas que salpican Monster World. En una de estas tiendas además podremos mejorar nuestras armas y armaduras otorgándoles nuevas habilidades, pero el oro no nos servirá de nada aquí. Para este cometido necesitaremos diferentes gemas repartidas por el escenario y ocultas en cofres, habitualmente en lugares secretos o de difícil acceso. La búsqueda de este tipo de cofres (la exploración en general) será sin duda de lo más satisfactorio de este Monster Boy y El Reino Maldito.

 

¿Quién es el monstruo más bonito del mundo?

Monster Boy es un juego bonito, es algo absolutamente innegable. Un estilo pulcro a 1080p/60fps, con zonas de un colorido realmente epatante. Pero, y aquí hablo desde un punto de vista muy personal, el diseño de los personajes y de ciertos enemigos no termina de convencerme. No deja de ser algo tremendamente subjetivo, pero el estilo artístico del remake de The Dragon´s Trap me gusta muchísimo más que el de este nuevo juego. Ya hablando de cosas más objetivas creo que el nivel de detalle de aquél juego, sus planos de scroll, sus diferentes objetos móviles en el escenario creando ambiente… ofrecían un espectáculo técnico que pocas veces llega a rozar Monster Boy y El Reino Maldito.

Lo que sí me ha encantado es el estilo anime de la intro (y la outro) del juego, realmente digna de ver (y escuchar) en bucle una y otra vez:

El apartado sonoro, incluyendo el temazo de la intro (Haruka Shimotsuki), es algo que desde Game Atelier han querido cuidar al máximo. El equipo detrás de la banda sonora es inmejorable, las adaptaciones de temas clásicos de la saga con instrumentos reales son un detalle de auténtico lujo... Y sin embargo no termina de ser el trabajo redondo que yo esperaba. Estamos hablando de un equipo de trabajo con gente como Yuzo Koshiro (Streets of Rage, Revenge of Shinobi, Story of Thor), Motoi Sakuraba (Dark Souls, Saga Tales, Saga Star Ocean, ElViento), Michiru Yamane (Castlevania SOTN), Keiki Kobayashi (Ace Combat, NAMCO), Takeshi Yanagawa (igual que Koshiro estuvo en el grupo de compositores de los Shenmue)… Casi nada.

Los arreglos a los temas clásicos están hechos por supuesto con muchísimo respeto y un uso muy marcado de los vientos, que otorgan a las melodías de la calidez que la música de chip no podía ofrecer en 8 y 16 bits. Quizás mi mayor problema con la música del juego es la existencia de algunas melodías excesivamente repetitivas, con un loop bastante corto, o el estilo excesivamente amable de la mezcla. Pese a ello el trabajo de reimaginación de las piezas clásicas que ha realizado cada uno de los músicos debe ser calificado como brillante.

Sega siempre son cielos azules

 

¿Estamos ante el comienzo de otra cosa?

 Monster Boy y El Reino Maldito no es quizás la joya que yo imaginaba, eso que vaya por delante. Además de los pequeños defectos que he podido ir enumerando en este análisis, sobrevuela sobre el juego la sombra de la saga quizás de forma demasiado acentuada. En su concepto el juego es una aventura completamente original pero con hechuras de “Grandes Éxitos”, y eso se termina notando a la hora de evaluar el resultado final. Además, y aunque esto no va a afectar a la nota adjudicada al juego, opino que el precio de lanzamiento está completamente fuera de mercado para un juego de este estilo. Juegos como Ori and the Blind Forest, Shovel Knight, Hollow Knight e incluso el remake de Wonder Boy The Dragon´s Trap ofrecen al menos tanta diversión como Monster Boy por un precio bastante inferior.

Esos 4 me suenan de algo… Los guiños a la saga son constantes

Creo que el hecho de que en Game Atelier hayan contado con la supervisión del creador de la saga y hayan podido empezar algo nuevo dentro de la misma, sin el yugo de los títulos Wonder Boy o Monster World, debe ser la base para una nueva serie de juegos. Talento han demostrado que tienen y ahora ya saben de sobra cómo usarlo para hacer una buena entrega de la franquicia.

*Si tú también tienes un lío con la saga Wonder Boy/Monster Boy, en Comunidad Xbox te lo explicamos en este video.

*Este análisis ha sido posible gracias a la clave digital proporcionada por FDG Entertainment, editora del juego, y Game Atelier.

Monster Boy y el Reino Maldito

39.99
8.3

Gráficos

8.0/10

Música

8.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

8.5/10

Pros

  • Un buen regreso para la saga
  • Jugabilidad sobradamente testada
  • Lo bonico
  • Es una aventura completamente nueva

Cons

  • Se siente un recopilatorio, lo que le resta frescura
  • Algún backtracking obligado poco sutil
  • Su precio