Lost Judgment nos trae de vuelta a Yagami, Kaito y compañía para resolver un nuevo caso en la región de Yokohama. Más y mejor

Ryu Ga Gotoku lo ha vuelto a hacer. Lost Judgment es la confirmación de la buena forma en la que se encuentra el estudio japonés en estos últimos años. Tras el éxito que supuso la primera entrega de este spin off de la saga Yakuza y también Yakuza Like a Dragon, podemos afirmar que no se ha bajado el listón. Un título que recoge las cosas buenas de su predecesor para mejorar y profundizar en ellas, además, incorpora nuevas mecánicas para amenizar la aventura y no sentir que “estás jugando a lo mismo”.

Takayuki Yagami, antiguo abogado que ahora ejerce cómo detective, vuelve a protagonizar esta nueva entrega y, cómo no podía ser de otra forma, lo hace junto a sus compañeros de batalla. Kaito, Sugiura o los integrantes del bufete Genda acompañarán a nuestro protagonista a resolver el gran caso que ocupa la trama principal de Lost Judgment. La cuál se resolverá lejos de las calles de Kamurocho, esta vez, viajaremos al distrito ficticio de Ijincho, Yokohama.

Bienvenidos a Yokohama

Lost Judgment arranca su historia unos meses después de los hechos acontecidos en la primera de entrega de la nueva saga de SEGA. Tras unos primeros compases disfrutando del día a día de la agencia de detectives Yagami por Kamurocho, pronto descubriremos un nuevo caso que esconde más de lo que parece. Dónde un policía acusado por abuso sexual revela otro crimen de homicidio. Aunque tranquilos, no vamos a entrar en más detalles de la trama para no arruinarle la experiencia a nadie.

Una vez llegamos a Yokohama encontramos una ciudad con áreas más abiertas, pero con sus zonas de calles concurridas. Allí nos esperan dos viejos conocidos, Sugiura y Tsukumo, quienes han abierto su propia agencia de detectives. Tendremos que ayudarles con un nuevo caso que nos llevará a la zona más relevante de Lost Judgment, el Instituto Seiryo. Lugar en el que trataremos temas cómo el bullying entre los estudiantes pero que también nos ofrecerá algunos momentos muy divertidos, cómo los que viviremos en el club de baile.

Cómo no podía faltar en cualquiera de las entregas de Ryu Ga Gotoku, encontraremos una gran cantidad de tiendas y restaurantes que darán vida a al distrito de Ijincho. El nivel de detalle en la recreación de todos estos espacios sigue siendo altísimo, ofreciendo una sensación de inmersión total. Como novedad, esta vez podremos desplazarnos a toda velocidad con un monopatín, pero eso sí, sólo por las carreteras. Sin olvidarnos de nuestro rincón preferido de la ciudad, el Club Sega, dónde podremos jugar a buen puñado de títulos clásicos de la editora japonesa.

Mejorando una fórmula casi perfecta

A nivel de gameplay, Lost Judgment no se ha contentado con lo que vimos en su primera entrega, y casi todos sus apartados jugables han sido mejorados. El sistema de combate continua la misma senda, un estilo de acción en 3D alejado del camino de los combates por turnos que ha quedado asignado para la saga Yakuza. A nuestra disposición tendremos tres estilos de combate diferentes: la grulla, el tigre y la serpiente.

El estilo de la grulla ofrece un set de movimientos amplios, perfectos para golpear a varios enemigos a la vez y con un nuevo sistema de esquivas. El estilo de tigre está pensado para el combate singular a corta distancia, con golpes poderosos y contraataques letales. Por último, el estilo de la serpiente es una novedad en Lost Judgment, basado en el aikido, proporcionándonos un nuevo repertorio de esquivas y agarres para contrarrestar las técnicas enemigas.

Todos ellos con un set de movimientos únicos y una gran cantidad de habilidades y golpes EX que podremos ir desbloqueando a medida que nuestra partida avance. El combate se siente todavía más ágil que en la primera entrega, consiguiendo que hasta los combates aleatorios que encontramos por las calles de Yokohama sean entretenidos y fluidos. Otra novedad son los equipamientos para nuestro personaje, que mejoran diferentes aspectos del combate o la exploración.

No todo van a ser tortazos

Aunque el combate es uno de los pilares importantes de Lost Judgment, no tendremos que resolver todos los casos a base de puñetazos. El sistema de misiones sigue siendo similar al que encontramos en la primera entrega de la saga, aunque también aporta cambios y nuevas facetas. Sin duda alguna, la mayor novedad son las partes de parkour que aparecerán en una gran cantidad de misiones. Permitiéndonos escalar por tuberías y salientes de las fachadas de algunos edificios, que no inventa nada pero ofrece un nuevo de exploración en el desarrollo de las misiones.

Las misiones de seguimiento continúan siendo el eslabón más débil a mi parecer, aunque se ha integrado una nueva mecánica para pasar desapercibidos para hacerlas un poco más dinámicas. También se ha añadido un nuevo sistema de sigilo que veremos en algunos tramos del juego, que tampoco deslumbra demasiado ya que está demasiado guiado y ofrece poca improvisación. Por otro lado, las fases de persecución siguen la misma tónica, teniendo que esquivar a transeúntes y objetos varios a través de QTE mientras perseguimos a nuestro sospechoso.

Cabe decir que aunque estas partes no deslumbren en solitario, no llegan a cargar en exceso. Ya que el estudio Ryu Ga Gotoku consigue casi siempre el equilibrio perfecto en la mezcla de todas sus mecánicas para que no se sientan demasiado repetitivas ni pesadas. Mezclándose con una narrativa que vuelve a ser la punta de lanza de esta entrega.

Caso cerrado

Lo mejor para el final. Sin duda alguna, me atrevo a decir que la narrativa de este Lost Judgment sigue estando al más alto nivel dentro de la industria. Una trama que no deja de avanzar a un gran ritmo, manejando perfectamente el suspense y los giros de guion que hacen que no podamos separarnos del mando. Esto se debe en gran parte al carisma que derrochan sus personajes, que además cuentan con unas expresiones faciales y unas animaciones de gran factura.

Cómo ya dije en el análisis de la primera entrega, si Lost Judgment no fuera un videojuego, sería una gran serie de detectives. Dónde además de mezclar temas cómo la corrupción y el crimen organizado, ahora se atreve a añadir una nueva reivindicación social tratando de forma sensible temas tan delicados cómo el acoso escolar y el suicidio infantil.

Por último, destacar que tanto el apartado artístico visual cómo sonoro acaban de dar el empaque a este aventura casi perfecta. El detalle que vemos en cada rincón de la ciudad, en especial en el Insitituto Seiryo, hacen que sintamos que realmente este allí. Todo un portento técnico que cuenta con un excelente detalle gráfico, tanto en sus escenarios cómo en sus personajes y una iluminación que luce especialmente bien en las escenas nocturnas. Una experiencia todavía más inmersiva que viene acompañada de una banda sonora con temas algo más juveniles. Destacar también, el excelente doblaje del elenco de actores en su versión original en japonés y unos textos totalmente traducidos al castellano.

Conclusiones de Lost Judgment

Para ir cerrando este análisis, Lost Judgment nos ofrece una nueva historia mejorando los estándares de calidad de la primera entrega. Con un buen puñado de mejoras para las mecánicas que ya funcionaban, reimaginando las que no lo hacían tanto e incluso añadiendo más ingredientes jugables a su receta. Aunque no es estrictamente necesario, recomiendo encarecidamente jugar a la primera entrega de la saga antes de echarle el guante al nuevo título de Ryu Ga Gotoku. Su historia principal es totalmente independiente de la primera, pero el transfondo de sus personajes principales puede hacer que nos perdamos muchos matices.

A nivel jugable encontramos un título que funciona muy bien en todo lo que se propone. La narrativa a través de sus diferentes tipos de misiones encajan perfectamente en lo que esperaríamos en un juego de detectives. Acompañado de un sistema de combate muy ágil y divertido. La nueva ubicación en la que se desarrolla la trama, Yokohama, consigue que no echemos demasiado de menos a nuestro querido Kamurocho. Podremos desconectar de la trama principal realizando un sin fin de actividades y misiones secundarias cargadas del clásico sentido del humor que acompaña a la saga.

Lost Judgment

59,99€
9.5

NOTA

9.5/10

Pros

  • Historia y narrativa muy bien cuidadas. De los mejor que he encontrado últimamente.
  • Portento gráfico tanto en el modelado de sus personajes y sus expresiones faciales cómo en el diseño de Yokohama
  • Un sin fin de actividades a realizar fuera de la trama principal
  • Sistema de combate mejorado, más ágil y con más opciones que el que vimos en su predecesor
  • El Instituto Seiryo es un gran acierto por los temas que aporta a la narrativa y lo bien recreado que está

Cons

  • Aunque encajan totalmente en el tono del juego, algunas misiones de seguimiento o sigilo no brillan igual que el resto de facetas.
  • Algunas zonas de Yokohama no deslumbran tanto en su apartado artístico, aunque sigue cargada de detalles en su mayoría

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.