Si eres fan de los juegos indies y los plataformas desafiantes, este es tu título.

Little Bug es un juego de plataformas en 2D que gira en torno a una niña de ocho años llamada Nyah. Mientras vuelve a casa desde el colegio, esta descubre un gato muerto en la calle. Súbitamente, el fantasma del gato nos llevará a un mundo irreal lleno de peligro e intriga, cual Alicia en el Pais de las Maravillas. Para escapar de esta peliaguda situación nos acompañará una pequeña bola de luz que es capaz de sacarnos de cualquier peligro y llevarnos de vuelta a casa. Con la ayuda de la bola de espíritu, tendremos que encontrar el camino de vuelta.

Uno de los aspectos más positivos de Little Bug es sin duda el modo en que se va introduciendo la trama a lo largo del juego, de forma muy bien elaborada debo decir, a través de su jugabilidad. Vamos conociendo fragmentos de la historia de la niña a medida que nos envían a distintas zonas y vamos recogiendo más información de los distintos objetos que se guardan en la fiambrera de Nyah.

Sin embargo, es en la jugabilidad donde Little Bug destaca. Puedes mover a Nyah a la izquierda y a la derecha y ella puede recoger cosas, antes de colocarlas en su fiambrera. Al principio son fáciles de encontrar, pero a medida que avanza el juego, los objetos se esconden en zonas muy difíciles de alcanzar. No hay un botón para saltar, lo que puede parecer extraño para un juego de plataformas, pero en su lugar, Little Bug introduce un elemento de juego muy particular e interesante en forma de bola espiritual.

Al igual que pasaba en el fantástico Brothers: A Tale of Two Sons, controlaremos a la bola de luz con el stick derecho y a Nyah con el izquierdo. Con esta bola podemos liberar una ráfaga de luz que atrapa a Nyah y la eleva en el aire. Esto sólo dura un breve periodo de tiempo antes de terminar el efecto, Así que, en términos muy sencillos, si Nyah se enfrenta a un obstáculo que no puede superar, el espíritu utilizará el rayo para elevar a Nyah ayudándola a subir al saliente. Eso es lo más sencillo, porque la cosa se complica a medida que avanzas y es ahí donde necesitarás unos rápidos reflejos.

A lo largo de Little Bug, nuestros propios reflejos se convertirán en la principal arma para superar el juego. Eso y un gran sentido del espacio y los elementos. Y es que utilizaremos a nuestro espíritu guía como una especie de columpio, ayudando a Nyah a llegar a otros niveles y combinándolo con los diseños de los niveles, como los elementos esparcidos por los escenarios que nos ayudarán para saltar.. Como es de suponer, moriremos muchas veces durante la partida y, aunque el sistema de puntos de control es bueno, hay momentos en los deberemos volver a jugar secciones enteras. Esto sin duda puede suponer una gran cantidad de frustración en algunos jugadores.

En cuanto al apartado gráfico, Little Bug presenta un aire refrescante de dibujos animados, con una gran paleta de colores y un gran diseño de niveles. La banda sonora también es bastante buena, con melodías tranquilas y relajantes en momentos de calma y otras más frenéticas en momentos de tensión.

Little Bug es un título único, sobre todo en lo que respecta a su mecánica de juego y a algunos de los ingeniosos recursos narrativos. Es un juego en el que la dificultad puede resultar muy exigente, pero se mantiene como una gran fuente de diversión, en lugar de caer en la frustración. Le vendría bien un sistema de puntos de control quizá más amable, pero en general es un juego muy disfrutable y a un precio muy competitivo.

12,99€
8

NOTA FINAL

8.0/10

Pros

  • Gran mecánica jugable
  • La trama se desarrolla de manera original
  • Juego perfecto para relajarnos mientras jugamos a un "título mayor"

Cons

  • En algún momento puede llegar a frustrar
  • Quizá demasiado corto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.