¡Cuidado chicas! Leisure Larry vuelve a la carga para seducir a quien se ponga por delante

Quienes lleven unos años en el mundo de los videojuegos, tendrán conocimientos sobre Larry. Este vívido conquistador protagonizó multitud de aventuras gráficas cuya mayor virtud eran las connotaciones sexuales que se mostraban. Fue algo revolucionario y sin duda, bastante “picantón” para la época. Leisure Larry: Wet Dreams Dry Twice recupera esa parte de aventura convencional que gustó a los aficionados de la época, adaptándolo a los nuevos tiempos que corren. ¿Funcionarán a día de hoy las mismas bromas subidas de tono? ¿Estamos preparados para una sobreexposición de vaginas y miembros fálicos? En este análisis os contamos lo que nos ha parecido el ultimo trabajo de CrazyBunch junto con Assemble Entertainment.

Ligar a la vieja usanza

Aunque es cierto que durante estos últimos años hemos tenido juegos de Larry (o en su defecto, de su sobrino), hacía tiempo que no se recuperaban las mecánicas primigenias que lo hicieron especial. Leisure Larry: Wet Dreams Dry Twice es la secuela de un título del mismo corte aparecido en el 2018 con el nombre de Leisure Larry: Wet Dreams Don’t Dry. Pese a que la historia en esta nueva entrega continúa desde el mismo punto donde terminó su primera parte, no tendréis problema en entender los hechos y acontecimientos que acompañan a nuestro frustrado conquistador.

La isla donde los plátanos tienen mayor curvatura

En esta ocasión, las aventuras de Larry se desencadenan en una serie de islas paradisíacas. Nuestros primeros pasos serán en Cancúm (si, se escribe así en el juego), con un jefe de la tribu que nos quiere comprometer con su hija para cumplir una profecía. Lógicamente, a Larry le da “mal rollito” emparejarse con alguien que no conoce, y por esa razón decide abandonar la isla para visitar el archipiélago de Kalau’a. En este territorio tendremos constancia de que nuestro amor verdadero, Faith, sigue con vida. Desde ese momento, emprenderemos una odisea llena de puzles y situaciones extrañas hasta encontrar a la damisela en apuros. Pero claro, el camino no será fácil… y las tentaciones estarán presentes en todo momento.

Toquetea todo… con el puntero

Desde el punto de vista jugable, Leisure Larry: Wet Dreams Dry Twice es una aventura gráfica point’n click convencional. Iremos recorriendo las diferentes localizaciones, exploraremos los objetos del mapeado que nos resulten de interés y hablaremos con los autóctonos de la zona en busca de alguna pista. Como siempre, iremos completando favores a los personajes del archipiélago… aunque algún “favorcito” también nos pueden ofrecer si la conversación llega a buen puerto.

Que sea una aventura convencional no asegura su excelencia. Pese a que ya hemos tratado últimamente aventura graficas de corte más clásica con resultados positivos (Thimbleweed Park o Nine Witches, por ejemplo), a esta nueva aventura de Larry le falta “algo” para que termine de cuajar. No todo debe basarse en penes y vaginas (de esto hablaremos mas adelante). También necesita puzles originales, un argumento que atrape, o en su defecto, dialogos desternillante e ingeniosos. Y en ese sentido se siente algo… artificial. Al menos en mi caso, no he terminado de inmiscuirme al 100% en los problemas del protagonista. Y eso, en este tipo de juegos, hace mucho.

Una Cortana sexy en nuestro bolsillo

Por suerte, hay otros elementos no tan clásicos que juegan a favor de Leisure Larry: Wet Dreams Dry Twice. Con nosotros tendremos un smartphone con una asesora personal llamada Pi, que viene a hacer las veces de Siri, pero de manera más irónica y sarcástica. Gracias a este dispositivo móvil podremos hacer fotos, ver nuestro inventario e incluso contemplar los esquemas que vayamos encontrado. Una pequeña brisa de frescura que por supuesto, se agradece. Mención especial a los últimos compases de la aventura, de la cual no hablaré más pero que muchos de vosotros abrazaréis con ternura (que no, que no son dos tetas).

Tiras más que dos carretas

Y hablando de tetas, toca hablar de la base que sustenta a toda la aventura: su humor obsceno y sexualmente implícito en cada escena. Por desgracia, Leisure Larry: Wet Dreams Dry Twice no sabe utilizar correctamente esta carta que es la que ofrece identidad al título. Es un querer y no poder. Intenta mostrar objetos con con forma fálica en pantalla, o flores con vaginas y derivados, pero de una manera que no sobrepasa el límite de la grosería que uno quiere buscar en estas propuestas.

Puede que el estudio busque un enfoque más liviano del asunto, o puede que los tiempos hayan cambiado y ya no sorprenda tanto, pero me falta ese humor simple, bruto, y si me apuras (aunque suene mal lo que voy a decir, lo admito) algo machista. En esta aventura Larry viene del pasado, y tiene un concepto cultural muy distinto al que viven el resto de personajes en la actualidad. Es como si le frenaran en hacer cosas que él antes hacía (o decía). Queda algo aséptico, políticamente correcto y sin terminar de sorprender. ¿Hay sexo? Si. Pero no hay esa erótica que había antes.

Ese palo con dos bolas me recuerda a…

Puede que el diseño tampoco ayude a meternos en situación. Todo es muy colorido, visualmente muy agradable y cada escena es diferente de la anterior. Pero las animaciones, o los detalles en los personajes que pueblan las pantallas contienen pocos detalles. En ese sentido, puede que le hubiese sentado mejor un dibujado mas caricaturesco, en la línea que vimos por ejemplo en Leisure Suit Larry: Love for Sail! o Monkey Island 3, con el tiene muchas cosas en común.

Pese a esa falta de animaciones, el título responde perfectamente y no vamos a tener ningún problema en jugarlo. Incluso se ha adaptado el mando de una manera accesible e intuitiva. Está claro y es evidente que la mejor manera de disfrutar el título es con teclado y ratón por la propia naturaleza de la propuesta. Aunque para subsanar ese problema, apretando ambos gatillos del mando nuestro puntero viajará automáticamente a los puntos de interés de cada fase.

Conclusión de Leisure Larry: Wet Dreams Don’t Dry

Larry vuelve a la carga, y esta vez lo hace con una aventura gráfica convencional point’n click. Leisure Larry: Wet Dreams Don’t Dry se trata de una continuación del juego lanzado en el 2018, pero que eso no os asuste, porque se puede disfrutar sin haber pasado antes por la primera entrega. Sus mecánicas puede que queden algo obsoletas (e incluso el control con mando no es tan intuitivo como debiera) pero lo suple con las connotaciones sexuales que caracterizan a la saga. Por desgracia, el factor “picantón” no termina de cuajar. No sé si ese tipo de contenido ya no sorprende en los tiempos actuales, o que el estudio no se ha atrevido a ser más gamberro en ese aspecto. Independientemente de todo ello, si eres fan de este “latin-lover” ochentero, tienes 8 horas de miembros fálicos, vaginas florecidas y sugerencias sexuales por doquier.

Leisure Larry: Wet Dreams Dry Twice

44.99€
6.5

Nota Final

6.5/10

Pros

  • ¡Vuelve Larry!
  • Aventura point´n click como en los viejos tiempos
  • Resulta interesante recoger planos y fabricar sus diseños

Cons

  • Le falta un toque más "golfo" al juego
  • Los dibujados y animaciones son un poco sosas
  • El control con el mando no llega a ser como con mando y ratón

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.