Katamari Damacy Reroll vuelve a consolas para hacer una master-class sobre cómo arrollar cosas

El cielo esta desenrollado, ¿Quién lo arrollará? El arrollador que lo arrolle, buen arrollador será. El Gran Rey del Cosmos ha cometido un accidente que ha dejado sin estrellas al Universo. Una desgracia que solo puede reparar su hijo, el pequeño Príncipe que junto a su bola arrolladora, deberá ir construyendo de nuevo cada astro para recuperar el firmamento. Una historia hilarante que no dejará de sorprendernos. Y es que cuando hablamos de Katamary Damacy Reroll cualquier cosa es posible. ¿Aún no conoces el juego? Pues te explicamos su funcionamiento en nuestro análisis.

Katamari Damacy Reroll es ante todo una japonesada. Y con eso no me refiero a que salen personajes japoneses (que también los hay) sino que el título recoge todo el folclore nipón de la manera más absurda posible. Solo hace falta ver la introducción para saber de un plumazo a lo que nos vamos a enfrentar. Perros que cantan, jirafas y elefantes subidos en arcoíris, un ser musculado con mallas apretadas… En fin, un cúmulo de ideas que parecen haber salido de una mente perturbada, pero que le otorgan la personalidad deseada al juego. Porque otra cosa no, pero originalidad y personalidad tiene para dar y tomar.

Una piedra en el camino me enseñó que mi destino era rodar y rodar…

Como hemos comentado antes, el Gran Rey del Cosmos ha cometido un error fatal y ahora no hay estrellas en el firmamento. Nuestro Príncipe verde, que a base de girar su bola irá reconstruyendo las estrellas y constelaciones que conocemos. Una premisa absurda, simple y directa que da pie a unas mecánicas de lo más llamativas. Katamari Damacy Reroll, pese a su condición de remasterización, aun funciona muy bien tanto en su aspecto visual como en su apartado mecánico, y esto permite que disfrutemos con el título desde el primer minuto hasta el último.

Como si fuéramos un escarabajo pelotero, nuestra misión en cada fase será hacer una bola del tamaño indicado. Para ello deberemos rodar por encima de los objetos de menor tamaño y así arrollarlos para que se queden pegados. Es curioso el cambio de percepción que recibimos dependiendo de nuestro tamaño. Puede parecer que nuestra fase se desarrolla únicamente debajo de un coche, o encima de una mesa o por las alcantarillas de la ciudad. Eso cambia según vamos ganando tamaño, abriéndose un mundo de posibilidades y permitiendo que veamos otra perspectiva del entorno que nos rodea. De estar sobre una mesa, luego arrastraremos objetos por toda la habitación, decidiremos salir al vecindario en busca de más utensilios y en el mejor de los casos, acabaremos arrollando la propia casa.

La mejor manera de tener todo ordenadito

Pese a que los escenarios no son tan variados como me gustarían, lo cierto es que están colmados de objetos, ya sean grandes o pequeños. Todas las calles, parques, playas o montañas tienen cosas que recoger, y ya dependerá de nuestro tamaño si somos aptos para arrollar lo que vemos o mejor esperar a que nuestra bola crezca un poco mas. Como he dicho, Katamari Damacy Reroll es muy japonés, y la mayoría de los objetos que encontramos están relacionados con ese país. De hecho, solo a los japoneses se les ocurrirían situaciones tan absurdas como arrollar a un grupo de colegialas que están en el patio de un colegio, o en el mejor de los casos, al propio Godzilla cuando crecemos lo suficiente.

Todo ese despliegue de imaginación no es mera casualidad y, al menos en mi cas, es la pieza clave para que avance a la siguiente fase y ver qué otras locuras nos deparan. Para otorgar una mayor variedad a la propuesta, habrá situaciones donde dejemos a un lado la creación de estrellas para ponernos a moldear constelaciones. Pese a que la dinámica es la misma, habrá objetivos más concretos y detallados. Si hay que crear Piscis, tendremos que recoger la mayor cantidad de peces posible, si vamos a rehacer Géminis, tendremos que arrollar gemelos, y si vamos a por Cáncer nuestro tarea será recolectar cangrejos. Distintos objetivos con un mismo fin.

Hay que echarle pelotas para dominar los sticks

Otro de los puntos fuertes que acompañan a Katamari Damacy Reroll es su jugabilidad. El tirulo sigue apostando por un control algo complicado, que nos desquiciará en mas de una ocasión. Para mover la bola habrá que usar ambos sticks del mando. Si usamos solo uno, nuestra pelota únicamente girará hacia el lado correspondiente. Esto hace que el movimiento sea complejo, aunque satisfactorio cuando conseguimos adaptarnos a su manera de rodar. Además, cuanto mas grande sea la bola, mas dura será su maniobrabilidad, así que habrá que andar con pies de plomo.

No nos vamos a engañar, el juego de BANDAI NAMCO es sencillo de terminar. A nada que tengas algo de destreza con el control serás capaz de completar las pantallas dentro del limite de tiempo establecido. De hecho, en cosa de 4-5 horas pude terminar la historia principal. Otra cosa distinta es si quieres conseguir todos los desbloqueables, máximas puntuaciones o secretos que esconde el juego. Si optamos por la vía completista, armaos de valor y explorad todo el entorno para arrollar los regalos que el Gran Rey del Cosmos ha escondido.

Si controlar un príncipe os sabe a poco, siempre puedes hacer piña con otro compañero gracias a su modo cooperativo local. En uno de los apartados de Katamari Damacy Reroll nos sitúa en una seta gigante llena de “primos” para controlar. Pues bien, nada mejor que hacer bolas con otro amigo de fatigas.

¿Merece la pena volver a comprar Katamary Damacy Reroll?

El extenso debate entre si merece la pena este remaster o no tiene que salir a la palestra. Quienes ya disfrutaron del juego en su día, puede que la mejora de texturas no sean motivos suficientes como para volver a la franquicia. Pero todo difiere si nunca has jugado a la saga Katamari. Sin duda (y ya lo hemos dicho en alguna ocasión en este análisis) es un juego muy particular. Y por esa misma razón los gráficos no necesitan una mejora sustancial. Con lo que vemos en pantalla, sus texturas planas y la fluidez de la que hace fala el título es suficiente. Si a todo esto le añadimos unos controles que responden bien, os aseguro que no hace falta nada más. Lástima que no veamos contenido adicional de peso, que lo haría más interesante para el jugador asiduo y fan del Príncipe verde.

Tengo que acabar haciendo una mención especial a su apartado sonoro. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto de una banda sonora. Los temas que nos acompañan en cada fase son espléndidos, y al menos en mi caso, no me canso de escucharlos. Además, como guinda a este pastel tan exótico, contamos con textos en nuestro idioma, con una localización muy bien conseguida. Y es que escuchar los chascarrillos de “nuestro padre” no tiene precio.

Conclusión

Katamary Damacy Reroll vuelve a rodar en consolas para aquellos que en su momento no  tuvieron la oportunidad de conocer al príncipe y al Gran Rey del Cosmos. Con una propuesta simple como es la de arrollar a todo objeto que aparece en el escenario, deberemos ir aumentando la bola hasta que el tiempo nos detenga. Puede parecer un concepto simple, pero gracias a su humor y a unas absurdeces que solo los japoneses son capaces de hacer, estaremos muy entretenidos en las escasas 5 horas que nos puede durar el juego. No es que sea la mejor de las remasterizaciones. Ni siquiera tiene añadidos que justifiquen de nuevo la compra del juego. Digamos que es una invitación para quien aún no conozca esta genialidad desarrollada por BANDAI NAMCO.

Agradecemos a BANDAI NAMCO el código recibido para la realización de este análisis. Si queréis adquirir el juego, lo podéis hacer desde la Store oficial de Xbox pinchando aquí.

Katamary Damacy Reroll

29.99€
7.5

Nota Final

7.5/10

Pros

  • Original y disparatado a partes iguales
  • Mola ir haciendo la bola más grande y ver hasta dónde puedes llegar
  • Traducido (y bien localizado) a nuestro idioma

Cons

  • Cortito, y sin extras adicionales que alarguen la experiencia
  • Le hubiesen sentado genial más desafíos diferentes al de las fases principales
  • El coop es sólo local

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.