Salta, salta, salta, salta sin pararrrrr

Hay juegos que están preconcebidos para disfrutarlos en familia, otros que tienen como propósito hacernos pasar miedo, algunos que se centran en el ámbito competitivo y aquellos que buscan un desafío extremo. Los hay bonitos, feos, más largos y más cortos… pero Jump King tiene muy clara su propia razón de existir: sacarnos de nuestras casillas. Está claro que a Dark Souls le ha salido un competidor en el gran arte de estampar mandos contra el suelo, y en el análisis que tengo preparado a continuación explico los motivos por los cuales la obra de Nexile y Ukiyo Publishing Limited no está pensada para jugadores impacientes.

Vamos a por la buenorra

Jump King quiere emular los juegos clásicos con estilo pixelado y queda explícito desde la misma pantalla del título. Su argumento también se basa en el clásico “héroe rescata a princesa” que hemos visto tantas veces representado en los videojuegos, con la pequeña salvedad de que la princesa da paso a una tía buenorra (no, no me lo estoy inventando) y nuestro caballero tiene una particular manera de desplazarse por el escenario. Elementos clásicos, como podéis observar, que no sirven más que para disfrazar una jugabilidad única no apto para cardíacos.

Ir a por la “buenorra” no es tarea fácil. Nuestra amada princesa vive en lo alto de una cima, y solo aquellos guerreros puros (y con buenos gemelos) serán capaces de alcanzar la meta. A base de saltos, saltos y mas saltos, habrá que ascender por una interminable torre, pensando muy bien nuestros saltos si no queremos caer por un agujero y volver a empezar nuestra escalada. Lo que en un principio puede parecer una tarea sencilla, os puedo asegurar que no lo es, ya que el sistema de saltos difiere mucho a lo que estamos acostumbrados. Y pillarle el truco no sé si se puede llegar a conseguir…

Cuanto más grande es el salto, mayor es la caída

Jump King hace uso de un (inventado) termino que define su gameplay: aventura de saltos tácticos. Casi nada. Nuestro héroe no podrá andar por el escenario, sino que deberá brincar cual conejo por el campo. Para ello, en una primera instancia, habrá que mantener el botón de salto para cargar la potencia, y una vez sopesada esa potencia, soltar para que nuestro aguerrido caballero surque los cielos… y caiga al abismo. Ya os decimos desde aquí que el estudio Nexile pretende ponernos trabas en todo momento, y no hay una barra de energía que mida la potencia, ni indicadores, ni nada de nada. Habrá que medir la fuerza del salto por instinto, y todos sabemos que el instinto del ser humano falla mas que una escopeta de feria.

El camino hacia el salto perfecto es duro y solitario

Un salto óptimo conduce a un escalón superado, pero un salto fallido puede hacer que caigamos toda una fase (incluso más) lo que implica volver a repetir la escalada. Hay que tener nervios de acero y el temple frío, porque la repetición de las mismas fases será constante si no controlamos muy bien el impulso de nuestros saltos. Por suerte, Jump King no es procedural ni nada por el estilo, y a base de reintentar una y otra vez la misma pantalla, iremos pillando la medida justa y el ascenso hasta la tia buenorra será un poco mas accesible (aunque no por ello fácil, ojo).

Aunque no hará falta nada más que nuestras botas para subir y subir hasta el infinito, Jump King contiene secretos y accesorios esparcidos por el escenario. Algunos de estos objetos son accesorios cosméticos como los sombreros, aunque otros cambian la forma de jugar, como distintos tipos de botas que harán la partida mas difícil aún (si, hay gente muy masoca en este mundo). Aunque para potenciar el masoquismo absoluto, el título viene acompañado de sus dos DLC’s: Nueva Buenorra + (un simulacro de Nueva Partida Plus) y el Fantasma de la Buenorra, donde el fango y las rampas resbaladizas estarán a la orden del día. Con la aventura original, y la inclusión de estas dos expansiones, os aseguramos que tendréis saltos durante mucho tiempo.

Conclusión

Jump King ha venido para crear un infierno pixelado, una agonía con los saltos que solo aquellos guerreros fríos cono el hielo y pacientes como un monje budista serán capaces de superar. Medir bien los saltos manteniendo el botón y soltándolo en el momento justo no es nada fácil, y sin duda la obra de Nexile y Ukiyo Publishing Limited está pensada para que caigamos al abismo, nos levantemos mil veces, y lo volvamos a intentar. Todo esfuerzo tiene su recompensa, y a base de repetir cada sección iremos “masterizando” los saltos, pero a un ritmo no apto para los más impacientes. Sin duda una propuesta original, graciosa y que nos tendrá “picados” delante de la pantalla intentando superar ese tramo que se nos atraganta.

Jump King

12.99€
7.5

Gráficos

7.5/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

7.5/10

Pros

  • Mecánicas de salto originales
  • El humor que destila el juego está genial
  • Es insultantemente difícil...pero "pica" mucho

Cons

  • No apto para impacientes
  • El juego tiene franjas negras laterales horrorosas
  • La música en ocasiones pasa desapercibida o directamente es inexistente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.