Encarna a tus personajes de manga favoritos en Jump Force, uno de los mayores crossover que hemos visto hasta la fecha

El mundo del anime y el manga llevan muchos años entreteniéndonos, brindándonos maravillosas historias y mundos de ensueño para todo tipo de público. Y es que a día de hoy este sector se ha consolidado como uno de los más importantes dentro del ocio y entretenimiento, aunque todavía existen muchas barreras ya sea por la región o por meros estereotipos prefijados. Si no, cuantas veces hemos visto como una serie o manga que nos encanta no acaba saliendo en nuestro territorio, quedándose solamente en Japón, o como nos atacaban por ser un “bicho raro” y ver dibujos para niños según la visión de muchas personas.

Dejando de lado este tipo de polémicas que dan para debates de lo más encarnizados, lo cierto es que este mundillo está en una etapa de verdadero esplendor. Es decir, hay mucha variedad y cantidad donde escoger, así que no podríamos vivir una mejor época para los amantes de este hobby. De hecho, una de las revistas más importantes de esta temática, la Shonen Jump, está de aniversario, ni más ni menos que su 50 cumpleaños. Por ese motivo, Bandai Namco y Spike Chunsoft han aprovechado la ocasión para realizar un videojuego en homenaje, así como una recompensa para todos los amantes de este entretenimiento tan querido.

Partiendo de esa premisa recibimos Jump Force, el fruto de esa celebración que viene a hacer las delicias de los amantes de muchos shonen de todos los tiempos. En él vemos uno de los crossover más grandes de todos los tiempos, pero ya os vamos adelantando que la ejecución no ha sido tan buena como la idea o la presentación del producto. Sin más dilación, veamos que nos tiene que ofrecer esta nueva incursión de Spike Chunsoft y Bandai Namco en el género de lucha.

Jump Force, como ya hemos adelantado, es un videojuego de lucha en el que se dan cita personajes de muchas licencias distintas del manga como: Dragon Ball, Death Note, Naruto, Saint Seiya, Hunter x Hunter, Jojo’s Bizzarre Adventure, One Piece, Dragon Quest, entre otras. La propuesta jugable de este título es en 3D, por lo que las peleas toman todo el amplio espacio que abarca los escenarios para dar lugar a sus espectaculares batallas que enfrentan a tres personajes contra otros tres en la disputa de ver quién es el mejor.

Sin embargo, el sistema de combate no alberga mucho misterio, pues más bien es sencillo, básico y simple. Así pues, con tan solo un botón o dos podremos encadenar un combo automático que ya nos puede valer para sobrevivir en la arena. No obstante, saber pelear de una forma más avezada conlleva algo más de práctica y dominar bien el ataque  y la defensa, así como las técnicas especiales de cada personaje. Pero una vez más, nos chocamos contra la escasa profundidad de un sistema que presenta el combate de cada personaje igual al del resto del plantel. Es decir, todos los personajes se comportan de la misma forma, a pesar de tener habilidades o técnicas diferentes.

Creemos que el hecho de presentar las mismas mecánicas para todos los personajes se ha implementado con el fin de ser accesible para todos los jugadores, por ello todo el mundo podría ponerse a los mandos para disfrutar de Jump Force sin necesidad de tener experiencia en los juegos de lucha. Y ciertamente, consigue su fin. Pero sacrifica mucho por el camino, al dejar una jugabilidad poco profunda, descafeinada y repetitiva a las pocas horas de juego.

A parte de las posibilidades descritas hasta ahora, tenemos más elementos que componen el conjunto de movimientos o técnicas de combate. Por ejemplo, hay personajes que cuando reciben el 50% de daño pueden transformarse para obtener más poder como Son Goku, que se transforma en Super Saiyajin. Una vez se encuentra en ese estado, obtiene un kit de habilidades o técnicas distintas, así como una habilidad especial devastadora que de acertar al enemigo mermará mucho su barra de vida. Asimismo, también podemos ejecutar agarres, esquivas, persecuciones o bloqueos, los cuales si los hacemos justo en el momento que nos van impactar responderemos con un contraataque capaz de romper la defensa de nuestro contrincante.

De este modo, el sistema de combate lamentablemente languidece de forma abrupta en una etapa muy temprana del juego, haciendo que todo el trabajo y empeño por recrear unos combates muy espectaculares, frenéticos y vistosos se vaya al traste una vez hemos experimentado todo lo que nos ofrece este apartado. Y es una verdadera lástima, porque la propuesta tenía la capacidad y el potencial de ofrecer muchísimo, más teniendo en cuenta todas las licencias que atesora. Por ello, las primeras horas de juego las hemos disfrutado como auténticos enanos, pues ver a nuestros personajes favoritos de anime dándose de tortas es uno de los espectáculos más satisfactorios que podemos presenciar. Pero cuando nos damos cuenta que todos los combos son iguales y que los personajes tienen pocas distinciones entre sí en combate, pues esa satisfacción se va menguando poco a poco debido a la monotonía y la reiteración de las peleas.

Haciendo alusión a los personajes, hemos de decir que el plantel es bastante considerable. En total nos encontramos con un total de 40 luchadores seleccionables, aunque ya hay un Pase de Temporada anunciado que al menos introducirá 9 nuevos. Por lo general, se han escogido a los personajes más significativos de cada licencia como: Naruto, Luffy, Goku, Vegeta, Trunks, Ichigo, Midoriya, Asta, Gon, Sasuke, Freezer, Kurapika, Seiya de Pegaso, entre otros. Por lo tanto, es de agradecer que hayan sido cuidadosos con las licencias que han escogido, pues han tratado de escoger las más populares, por así decirlo. Aun así, se echa en falta muchos otros luchadores que podrían haber encajado muy bien, o incluso otras franquicias como Gintama, Full Metal Alchemist, One Punch Man, The Seven Deadly Sins…

Aprovechando que estamos con las manos en la masa en tema del plantel de luchadores, podemos comentar otra de las características que incorpora las mecánicas del título y que ya habíamos mencionado con anterioridad. Se trata del sistema de equipos, el cual nos obliga a seleccionar tres combatientes al igual que ocurría en el sobresaliente Dragon Ball FighterZ. Sin embargo, esta característica carece un tanto de sentido en esta propuesta, porque no está del todo bien implementada. Es decir, no hay una cooperación plausible e importante entre los tres miembros del equipo más allá de un ataque combinado, o un ataque de apoyo, que se suma a un combo que estemos realizando. De esta forma, se desaprovecha un tanto la esencia o la función de los equipos, pues tampoco existen más movimientos combinados de los ya citados o incentivos para cambiar de personaje ya que la barra de salud se comparte entre los tres miembros. Así pues, en ningún momento tenemos la sensación de estar controlando un grupo, aunque saber utilizar este recurso adecuadamente puede ser interesante como estrategia de combate.

En cuanto a los modos de juego se refiere, tenemos varias posibilidades entre las cuales destaca un modo historia que prometía ser una verdadera revolución. Aunque finalmente no ha sido así, pues es un auténtico desastre en todos sus sentidos. Empezaremos nuestras andaduras en esta aventura creándonos nuestro propio personaje mediante un discreto editor, el cual nos permite hacernos un avatar con múltiples rasgos y atuendos que pertenecen a los héroes procedentes de nuestras viñetas favoritas. Además, también podemos mejorar nuestro personaje al subir de nivel, así como dominar las técnicas o habilidades de los distintos héroes del plantel de luchadores. Una vez tengamos nuestro protagonista listo, nos adentraremos en los mundos de Jump Force para formar parte de una organización que está tratando de lidiar contra un oscuro poder. Siendo claros y concisos, el hilo argumental o historia que se nos trata de narrar no es nada atractiva y no consigue atrapar al jugador en ningún momento. Sin embargo, su premisa se basa en enfrentar a ese poder oscuro representado por varios de los villanos más temibles de los shonen, los cuales pretenden fusionar los mundos de Jump con el real. De ese modo, presenciaremos un seguido de cinemáticas y batallas que conforman un modo campaña de un total de 15 horas aproximadamente.

No obstante, el título cuenta con más opciones de juego que la historia, pues también están presentes las clásicas peleas online o locales, cuyo acceso se realiza a través de un pequeño escenario que actúa como centro neurálgico de las operaciones de nuestra organización. A partir de este lugar podremos acceder a la gran cantidad de misiones que nos ofrece el juego, las cuales se dividen en distintos tipos: libres, adicionales, importantes o de tutorial. Los nombres de estas indican claramente la funcionalidad de cada una, por lo que las importantes son las referentes al modo historia y las demás actúan de forma completaría, es decir, meras secundarias. Lo cierto es que la estructura de las misiones no es nada elaborada, por lo que generalmente nos introducirán los objetivos mediante una secuencia cinematográfica para posteriormente dar paso a una batalla de una ronda. El problema viene cuando ni las propias misiones ni ese centro neurálgico funciona como debería, pues ni las misiones son atractivas ni la ciudad se siente viva ni necesaria. Es más, la zona que actúa como base de operaciones se hace tediosa al incluir cargas incluso para acceder a las tiendas o editores para retocar cualquier cosa de nuestro avatar.

Y es ahí donde realmente el título falla estrepitosamente, en su optimización. Jump Force presenta una cantidad ingente de cargas, por lo que jugar a este título requiere de una paciencia fuera de lo común. De esta forma, completar la historia de 15 horas se puede hacer una tarea tremendamente bochornosa, por el simple hecho de que para cinemáticas de unos 20 o 30 segundos se incluyen pantallas de carga de más de esa duración. Asimismo, hay que añadir cargas por cada combate… En resumir las cuentas, tenemos la sensación de que nos pasamos más tiempo en las cargas del propio título que jugando, provocando claramente una experiencia para nada satisfactoria. No obstante, Bandai Namco ya ha anunciado que están trabajando en un parche que tratará de solucionar muchos de los problemas que estamos reportando en este análisis, aunque ciertamente no sabemos cuándo se lanzará.

Dejando de lado el apartado técnico del videojuego, podemos decir que el gráfico sale un poco mejor parado. Este presenta un buen acabado a nivel de efectos visuales, así como de modelados, logrando esa espectacularidad y vistosidad en los combates que ya hemos comentado en líneas anteriores. Sin embargo, las animaciones y texturas, las cuales tratan de ser realistas, no consiguen estar a la altura de lo esperado. En resumir, las cuentas hay cierto margen de mejora en este apartado, cuyo aspecto tampoco ha sido un rasgo del juego que haya sido muy bien aceptado por su público. En lo personal, hemos de decir que no está tan mal… Por otra parte, los escenarios cuentan con un nivel de detalle bastante considerable, pero carece de interacción y profundidad. Asimismo, el hecho de que el escenario se destruya y se repare automáticamente en cuestión de segundos tampoco es algo que nos haya acabado de gustar.

Por último, el apartado sonoro está un tanto en la línea de los dos últimos  que hemos comentado en última instancia. La banda sonora no destaca en ningún momento, puesto que sus composiciones son muy genéricas y no aportan prácticamente ambientación al empaque global. No obstante, las voces de los personajes son las originales de su doblaje en japonés, lo cual es un total acierto, aunque no entendemos por qué hay  algunos personajes que no hablan como Ryuk. Y antes de que os alarméis, tranquilos que los textos están perfectamente adaptados al castellano, por lo que no habrá problema de entender lo que dicen los luchadores.

Conclusiones

Jump Force nace de la celebración de un aniversario conmemorativo e importante de una de las revistas más populares de shonen jump, aunque lamentablemente más que celebrarlo pasa de pies juntillas ante una ejecución un tanto escabrosa. El videojuego es atractivo para los aficionados o aficionadas de este mundillo de ocio y entretenimiento, pero siendo sinceros falla en demasiadas cosas como para mantener el tipo airosamente. No obstante, hemos disfrutado mucho manejando a nuestros héroes favoritos, y seguimos haciéndolo obviamente. Eso sí, la propuesta puede cansar en sesiones de juego largas.

Jump Force

69.99€
7.1

Gráficos

8.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración/Diversión

7.5/10

Pros

  • Ofrece una cantidad de contenido considerable
  • Espectacularidad y frenetismo en los combates...
  • El fanservice está presente en todo momento

Cons

  • ...pero poca profunidad jugable
  • Un apartado sonoro muy genérico
  • Un auténtico desastre en optimización

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.