Retomando la saga clásica de estrategia por turnos, Jagged Alliance: Raged! nos recuerda como era su legado pero actualizándolo para la ocasión.

Los jugadores de PC más veteranos puede que recuerden la saga Jagged Alliance, un compendio de títulos de estrategia por turnos cuyo mayor atractivo era la personalidad de los mercenarios que manejábamos, las duras condiciones a las que eran sometidos y un humor fino que acompañaba a cada una de sus entregas. Pese a contar con una gran popularidad (y más de una decena de títulos que fueron saliendo en diferentes plataformas) la fórmula que en su día funcionó dejó de tener cabida en el mercado, posiblemente acentuada por otro grande del género como fue XCOM. Por suerte, la división de THQ Nordic, llamada HandyGames, no quiere que tal propuesta acabe en el olvido, por lo que han desarrollado Jagged Alliance: Raged!, un “spin-off” que mantiene la esencia de sus predecesores y que se actualiza (en parte) a los tiempo modernos y a los estándares actuales dentro de la estrategia por turnos.

Al rescate de nuestros compis (por dinero, claro)

La historia en esta ocasión nos sitúa en una remota isla gobernada por un capo de la droga, el cual se hace con el control del gobierno gracias a su ejército privado, matando a sangre fría a cualquier aldeano que se opone a sus ideales. Por casualidades del destino, y con el objetivo de rescatar a unos compañeros que han tenido un aterrizaje forzoso en esa isla, nosotros acabaremos en todo el meollo, siendo partícipes de la liberación de sus habitantes y desmantelando un plan secreto que “los malos” están tejiendo con las drogas experimentales que fabrican. Lo que puede parecer un pretexto con el fin de tener una sucesión de pantallas se convierte en “algo más”, ya que la propia isla y sus habitantes jugarán un rol muy importante para el éxito de nuestra misión.

Elige dos, pero elige bien

Si hay algo que caracteriza a Jagged Alliance: Raged! es su rejugabilidad gracias a la gran opción de mercenarios disponibles. Serán seis los personajes principales que se adentrarán entre los puestos enemigos y en las frondosas selvas tropicales del islote, cada uno con sus puntos fuertes y sus contras que deberemos estudiar muy bien para afrontar la misión lo más cómodos posibles. Tenemos los tópicos de este tipo de juegos, como por ejemplo Raven, la francotiradora del grupo, Dr. Q como experto en artes marciales, Grunty será el encargado de llevar armas pesadas, etc. Al principio solo podremos llevar a dos de estos guerreros, y aunque después se unirán más personajes a nuestra causa, conviene que escojamos una combinación ganadora (por mi parte, el sigilo fue lo que mejor encajó para no alertar mucho a los enemigos).

Una vez hecha la selección inicial, tocará hacerse con los controles de Jagged Alliance:Rage! .Éstos seguirán un esquema muy parecido a los Jagged Alliance lanzados hace 15 años, con una estrategia por turnos donde más vale pensar bien los movimientos si no queremos acabar siendo pasto de los gusanos. En cada turno tenemos a nuestra disposición unos puntos de acción que podremos gastarlos como mejor nos convenga. Todo (o casi todo) gira alrededor de estos puntos: correr, agacharse, disparar, saquear un cuerpo, silbar para distraer al enemigo… Al principio puede agobiar un poco porque tendremos que calcular cada movimiento para no quedarnos sin puntos de acción (y por ende, vendidos al enemigo) pero una vez cojamos las mecánicas todo ira más fluido, que no quiere decir que sea más fácil…

Un paso en falso y estás muerto

Porque sí, llegados a este punto cabe advertir que Jagged Alliance: Rage! no es un juego fácil. En todo momento se nos mete presión por mil motivos. Primero por nuestra supervivencia: tendremos que descansar y beber agua para no deshidratarnos en nuestra carrera por la isla. También hay que tener en cuenta las condiciones o estados de nuestros protagonistas: pueden sufrir hemorragias, que se les clave metralla en el cuerpo, infecciones, que se queden sin munición, etc. Y por último, cómo no, tener mil ojos y la mente abierta para planificar bien bien bien nuestra estrategia de combate (he puesto tres veces bien porque quiero resaltarlo). A nada que un enemigo nos detecte, pondrá en alerta a toda la base, y ya os digo que por mucha munición que tengamos, nada podremos hacer frente a 10 soldados que vienen hacia nosotros. Ni siquiera si nos parapetamos, ya que una granada suya y seremos picadillo. Al final, como pasaba antiguamente en los juegos de hace 20 años, tiraremos de la función de guardado antes de cometer alguna acción arriesgada, aspecto que no agrada y que rompe el ritmo de las partidas.

Este pico de dificultad mencionado se dispara sobre todo a los inicios de la aventura, y si somos capaces de superar esta barrera, puede que le veamos la gracia a Jagged Alliance: Rage! Una vez tengamos más mercenarios en nuestro equipo y más munición para nuestras armas de fuego, todo será más fluido (aunque igual de exigente, no os equivoquéis). Incluso en cierto momento de la aventura podremos hacer uso de las drogas experimentales que he citado antes. Por suerte, si nos sentíamos agobiados o atascados en una zona, siempre podemos solicitar ayuda a un amigo para jugar en cooperativo, cada uno controlando a un personaje. Cuatro ojos ven más que dos, de eso no hay duda.

Verde camuflaje, marrón arena del desierto

Gráficamente el título resulta bastante resultón, sin unos gráficos que destaquen especialmente. Tenemos escenarios de todo tipo y localizaciones detalladas para que hagamos buen uso de los objetos que allí se encuentran, pero con un diseño que no acaba de convencer. La cámara tampoco acompaña, y aunque podemos acercar y alejar el plano, no siempre veremos a los enemigos, que parecen “camuflarse” con el entorno al tener una paleta de colores muy parecida. Quien busca un título exigente de estrategia no creo que se fije en estos detalles descritos, pero es verdad que podrían mejorarse los contrastes para tener la mayor información posible del escenario.

Un aspecto que me ha encantado es su doblaje, con un trabajo muy bien conseguido a nuestro idioma. Cada mercenario tiene sus propios diálogos y dependiendo quién sea nuestro compañero, habrá más afinidad o menos (esto es importante si queremos trabajar bien en equipo) y eso se reflejará en sus conversaciones. El resto del apartado sonoro directamente cumple, con melodías que acompañan pero que no acaban de despuntar. Tampoco es que haga mucha falta, ya que en mitad de la selva, con las condiciones de supervivencia en nuestra contra, queremos la mayor concentración posible.

 
 

Conclusión

Dentro de los juegos de estrategia en tiempo real que hay hoy en día en el mercado, me aventuraría a decir que Jagged Alliance: Rage! es el más difícil sin lugar a dudas. Es exigente con el jugador, sometiéndonos en todo momento en una condición de supervivencia límite que no a todo el mundo le puede gustar. Si no es porque el enemigo nos pisa los talones, es porque sufrimos deshidratación, alguna enfermedad, hemorragias o falta de munición. Como pasaba en los títulos pasados de esta misma franquicia, en este “spin-off” contamos con la clásica dificultad endiablada que sólo los más añejos del lugar podrán entender, y que a día de hoy no encaja demasiado bien.

Jagged Alliance: Raged!

29.99€
5.3

Gráficos

4.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Duración/Diversión

5.0/10

Pros

  • Podrás sentir el agobio de estar rodeado de peligros
  • Los 6 mercenarios tienen identidad propia
  • Voces en español

Cons

  • Gráficamente muy mejorable
  • Demasiado difícil, incluso si juegas en "normal"
  • Cuesta mucho meterse en el juego

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.