Dynamic Pixels nos trae una nueva entrega de Hello Neighbor

En el año 2017 Dynamic Pixels desarrolló un juego que mezclaba el terror con el sigilo, y cuya premisa consistía en infiltrarte en la casa de tu vecino y descubrir lo que este guardaba bajo su sótano. Por supuesto, esto no resultaba fácil, ya que la casa de tu amable vecino estaba plagada de trampas casi mortales.

La premisa sonaba muy interesante y apetecible para los fans del horror, ya que la premisa sonaba inspirada en clásicos como La ventana indiscreta. Por desgracia, al final una mala jugabilidad y una IA abusiva empañaron el resultado final de un juego que podría haber sido mucho mejor.

A pesar de esto, el juego funcionó debido al boca a boca y a su inclusión en el Game pass.

Un año después, Dynamic Pixels parece haber aprendido de sus errores y, aparte de estrenar el juego en el sistema de alquiler de Microsoft, han decidido dar un nuevo enfoque a la historia e intentar solventar algunos de los fallos que lastraban al juego anterior.

¿Lo habrán conseguido?

Nada más empezar el juego nos damos cuenta de que estamos ante una precuela, ya que esta vez manejaremos a los hijos del vecino del anterior juego. Nosotros manejaremos a Maya, la hermana, en un juego que comienza sin tutoriales ni pistas, lo cual aumenta la dificultad de esta nueva entrega hasta límites que pueden llegar a ser desquiciantes. Aunque es cierto que existe una opción para pedir ayuda, que aparecerá en momentos de urgencia, tras lo cual veremos un pequeño vídeo que funcionará como flashback, y que nos proporcionará una pequeña pista para seguir adelante. Pero en realidad esta ayuda no será tan determinante como podría parecer.

Debido a esto tendremos la continua sensación de estar perdido, también debido en parte al tamaño de los mapas. Y no porque sean gigantescos precisamente, sino porque nos sueltan en ellos sin la menor idea de qué hacer y a dónde ir.

La primera sorpresa nos la llevaremos cuando, al abrir una puerta de nuestra casa, aparecemos en una improvisada jungla dentro de una sala de estar. Al caminar unos pasos en busca de pistas el juego nos dará la advertencia de que estamos en su mundo, y jugamos con reglas ajenas. Nuestro hermano, que lo dejamos contando números hasta que nosotros nos escondiéramos, ahora lleva un disfraz y nos perseguirá de forma incansable. ¿Qué debemos hacer? Buscarnos la vida, simplemente. Saber interpretar las pistas repartidas por el escenario.

Se trata, por tanto, de un juego complicado en el que tendremos que patearnos su mapa de arriba abajo para encontrar algo con lo que seguir adelante.

¿Es esto malo? Depende de la paciencia de que cada jugador, y de lo que uno busque en un juego. Para aquellos que buscan una mayor dificultad este juego puede hacerse un hueco en sus corazones.

Sin embargo, a mí me ha parecido que hay algo que falla, y es que su elevada dificultad tiene una trampa, y es que reside en desorientar al jugador y ni siquiera decirle cuál es el objetivo que tiene que cumplir. Debemos intuirlo.

Esto se une a que el movimiento del personaje resulta tosco, sobre todo cuando intentamos interactuar con algún objeto. Y precisamente la interacción con el entorno es una de las bases jugables del título, por tanto, resulta extraño que no se haya puesto más empeño en este apartado.

Otro de los errores del juego se encuentra en el tiempo de carga entre escenas, demasiado elevado para un juego descargable.

Eso sí, por supuesto no todo es malo. Y con esto me refiero a la trama del título, al guion que nos empuja a seguir adelante para ver qué es lo que sucede. Y no es que el juego cuente con un argumento fuera de lo común, pero sí cuenta con un envoltorio sorprendente, y me explico. Estamos ante una historia con una apariencia inocente, pero, una vez nos adentramos un poco más en ella, descubriremos que no todo es tan amable como parece.

Y es que, tras la inocencia de un juego tan infantil como el escondite, parece ocultarse algo más turbio. Quizá sea un deje de maldad en las expresiones del hermano que persigue a la chica, o bien los sustos que le propina de manera gratuita, o las formas retorcidas de perseguir a la pobre chica… Sea lo que sea, os invito a descubrirlo por vosotros mismos, sobre todo si tenéis simpatía por el género de terror (aunque ni mucho menos os esperéis aquí un juego de terror).

En cuanto a los gráficos, Hello Neighbor: Hide and seek mantiene la tónica de su anterior entrega, con un estilo colorido y alegre para engañar al jugador, y un diseño de personajes correcto, que parece emular el de las películas de animación de la década anterior.

Un punto que destacar es el uso del color cuando la protagonista se ve acechada por su hermano, y es que la pantalla se oscurecerá, al igual que la música comenzará a volverse más tensa, creando una atmósfera de inquietud mayor de la habitual. Y otra cosa no sé, pero el juego es un rato perturbador.

Conclusiones

Hello Neighbor: Hide and seek se trata de un juego que, al igual que su predecesor, cuenta con una personalidad única y con unas ideas buenas. Por desgracia, esto no se lleva a la práctica tan bien como uno podría desear, debido a una jugabilidad tosca y a una dificultad que puede llegar a desquiciar porque se basa en ocultarnos nuestros objetivos.

Pero si logramos hacer la vista gorda con estos apartados, o no nos importa ese aspecto de la dificultad, nos encontraremos con un juego que puede ser considerado de culto, con una historia interesante y una atmósfera opresiva muy cercana al terror.

Hello Neighbor: Hide and seek

29.99
6.5

Gráficos

6.5/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

6.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • La ambientación es buena
  • La historia es interesante

Cons

  • En el apartado jugable el título falla mucho
  • La dificultad se basa es ocultarte los objetivos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.