Salir de un coma y no saber qué ha sucedido puede ser muy agobiante. Menos mal que los trabajadores de Headspun cumplen con su deber.

El cerebro es una de las estructuras más delicadas que tenemos de nuestra anatomía y en la del resto de seres vivos. Esta parte central es tan compleja, que aún se sigue estudiando su funcionamiento y cómo se relaciona con el resto del sistema nervioso. Por desgracia, aparte de estudiar el cerebro en su estado sano, también hay que dedicarle años de investigación para sonsacar los problemas y patologías asociados a éste. Enfermedades como el Alzheimer, la fibromialgia y el temido Parkinson están directamente relacionadas con el mal funcionamiento de este centro neural. En videojuegos ya hemos visto cómo ciertos estudios se han atrevido a plasmar diversos tipo de problemas cerebrales con mayor o menor acierto: desde Beyond Eyes o Another Sight donde prima la falta de visión, hasta Hellblade: Senua’s Sacrifice o Celeste donde se profundiza más otros tipos de alteración mental igual de graves y preocupantes. Wales Interactive y Superstring quieren ir un paso más allá con Headspun encarnando a Theo, un joven que se debate entre la vida y la muerte tras haber despertado de un coma.


Si habéis seguido la trayectoria de Wales Interactive, sabréis que son muy dados a realizar juegos donde prima el Full Motion Video (FMV). En esta ocasión no iba a ser menos, aunque por suerte las secuencias se han visto limitadas y no tendrán tanto peso como en anteriores títulos de la compañía, permitiendo una mayor variedad de situaciones y mecánicas. Mientras que las escenas con actores reales encarnaremos al propio Theo hablando con todo tipo de doctores y amigos, dentro del cerebro (o Cortex, como ellos citan) manejaremos a Ted, que junto con su compañero Teddy serán los encargados de reorganizar todo el embrollo que se ha formado tras un accidente de coche que deja a nuestro paciente al borde de la muerte. Theo sufrirá una amnesia terrible, una falta de recuerdos que afectará hasta a la identificación de sus seres más allegados. Esto no hará que tire la toalla, y poco a poco luchará contra su problema hasta resolver el motivo y causa del fatídico accidente.


Los usuarios que hayan visto la aclamada serie “Erase una vez la vida”, puede que asocien el concepto de sus capítulos con lo que vemos en Headspun. Ted y Teddy serán los directores del Cortex, y como tal, deberán gestionar su correcto funcionamiento y su mejoría gradual después del accidente. Mucha gente de su plantilla ha muerto tras el gran golpe en la cabeza, y algunas zonas han quedado seriamente dañadas por el impacto, por lo que prácticamente deberán empezar de cero con todo el proceso de recuperación. La idea generalizada está muy bien, ya que cada sala representa una parte importante de nuestro cerebro: la biblioteca contiene todas nuestras memorias almacenadas, el imaginarium deja libre nuestra invención, podemos “desbloquear” los hemisferios, e incluso hay un bar donde, bueno… se desatan nuestros impulsos y aumenta nuestro “valor”. Poco a poco debemos ayudar a Theo por dentro para que él se encuentre mejor por fuera, y aunque toque reconstruir y limpiar todo el “desaguisado” que hay dentro de la cabeza, también deberemos cuidar sus parámetros vitales como las horas de sueño, el estrés y las rutinas diarias de rehabilitación que debe respetar para salir adelante.

Trabajo de día y de noche. Como si se trataran de dos juegos distintos, en cada intervalo de tiempo jugaremos un rol distinto. Por el día controlaremos a Theo, podremos hablar con las personas que vengan a nuestro encuentro e ir sacando las pesquisas que nos permitan sacar conclusiones sobre el accidente ¿Estaba Theo deprimido por su trabajo? ¿Solía darse a la bebida… o lo hacía por diversión? ¿Quién causó el accidente? Todos estos lienzos en blanco tendremos que ir rellenándolos con memorias olvidadas, y resulta muy interesante la forma de contar la historia de nuestro protagonista. Por la noche, cuando los directoes del Cortex terminan su larga jornada laboral, deberán invertir una serie de puntos y energía en mejorar “las instalaciones”. Podremos restaurar salas, contratar a más personal o gestionar de la manera más optimizada la forma que tiene Theo de ganar esta energía. No penséis que es algo complejo, todo es muy sencillo y te lleva de la mano en casi todo momento. Digamos que podemos catalogar Headspun como una especia de novela visual con cierta gestión de recursos de manera básica.

Si bien la noche se puede completar en un abrir y cerrar de ojos, el día es un poco más “puñetero”. No es por su dificultad, si no porque conseguir la mayor cantidad de puntos requiere realizar ejercicios que a la larga se han pesados. Leer un libro, hacer pesas, completar crucigramas… todo ello basado en simples mini-juegos que no acaban de divertir. Al menos las partes FMV están muy bien recreadas, y al contrario de otros juegos posteriores, aquí van al grano sin desvaríos que hacen que pierdas el hilo de la trama. Porque, no lo he comentado hasta ahora pero es muy serio, Headspun viene completamente en inglés, tanto voces como textos. Una auténtica lástima porque el nivel de inglés que se requiere para entender los diálogos, bromas y chascarrillos es medio/alto.

Si nos atenemos a lo que el juego nos quiere mostrar, que es una historia original cargada de misterios por resolver, entonces mejor no tener muy en cuenta su apartado visual. Las animaciones de los personajes son muy malas, las expresiones faciales inexistentes y en general los lugares y la ambientación se repite. A lo mejor por eso he cogido con gusto la parte FMV, más que en otras entregas. Aquí todo cambia, y tanto diálogos como la propia interpretación de los actores es muy buena. En líneas generales encontramos un apartado audiovisual que cumple, y como digo, sirve simplemente de pretexto y excusa para encauzar la trama narrativa.

 
 

Conclusión

Headspun nos pone en la delicada situación de un paciente que ha salido de un coma después de 5 semanas debatiéndose entre la vida y la muerte. Con esa premisa deberemos investigar los sucesos que ocurrieron, en una especia de novela visual donde manejaremos tanto al implicado como a su “Ying y Yang” particular, los directores de Cortex. Con ciertos elementos de gestión y optimización de recursos, la base del juego se centra en descubrir qué pasó exactamente en ese accidente. Y pese a sus partes algo más monótonas, el juego divierte. O más bien divertiría, si no fuera por el hecho de que viene completamente en inglés. Un factor que echará para atrás a más de una persona porque el nivel que se necesita es medio/alto. Esperemos que la próxima entrega venga al menos traducida para poder disfrutar de la historia como se merece.

Headspun

11.99€
6.6

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

6.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Una historia original llena de misterio
  • Está bien alternar momentos FMV con otros de gestión
  • Muy bien recreadas las estructuras del cerebro

Cons

  • Completamente en inglés
  • Puede resultar bastante reiterativo
  • Las nimaciones de Ted y Teddy brillan por su ausencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.