Análisis de Green Hell para Xbox Series X

Estamos oficialmente en temporada veraniega y, tanto tú como muchos otros, seguramente estarás pensando a qué lugar te irás de vacaciones. Puede que a la montaña o bien a una playa paradisíaca del extranjero si te lo puedes permitir. Aunque precisamente vacaciones, lo que se dice vacaciones, no han tenido los protagonistas de nuestro último juego, Green Hell, del cual te traemos su análisis.

Green Hell es el primer videojuego de acción y supervivencia desarrollado por el estudio polaco Creepy Jar. Es posible que este nombre no os suene, pero estamos ante una compañía formada por grandes veteranos de la industria. Dicho estudio está formado por extrabajadores de Techland y Flying Wild Hog, responsables de Dying Light y Shadow Warrior. Cosa que nos da a entender el realismo que desprende todo el título.

Green Hell. Una expedición accidentada

Lo primero de todo será ponernos en situación con la historia. En Green Hell encarnaremos a un científico llamado Jake Higgins que viaja junto a su esposa Mia en una expedición salvaje al Amazonas para encontrar y establecer contacto con una tribu perdida, los “Waraha”. Los primeros días todo parece ir como la seda, pero el día 35 nos despertaremos solos y sobresaltados en nuestro campamento ante la llamada de socorro de Mia.

Green Hell historia

Aquí comenzará una auténtica aventura de supervivencia para encontrar a nuestra esposa y descubrir un oscuro secreto que esconde esta hostil selva tropical de Brasil.

Antes de empezar una nueva partida, el juego nos dará a elegir entre varios modos de juego a parte del modo Historia. Estos son el modo Supervivencia y el modo Desafío. El modo Supervivencia nos permitirá jugar en multijugador con más personas, mientras que en el de Desafío tendremos que realizar diferentes tareas específicas por nuestra cuenta dentro de un tiempo límite.

Tanto el modo Historia como Supervivencia tienen varios niveles de dificultad, siendo el mayor de ellos uno que cuenta con “permadeath” o muerte permanente. Esto quiere decir que si morimos una vez perderemos todo el progreso adquirido hasta entonces y tendremos que empezar desde el principio.

Supervivencia extrema en la Amazonia

Como bien hemos dicho antes, Green Hell es un juego que se toma el realismo muy en serio. Estaremos constantemente rodeados de peligros y cualquier indicio de hambre, sed, o animal cercano puede suponer una amenaza. El único elemento relacionado con tecnología moderna que tendremos a nuestra disposición será un smartwatch. Este nos indicará los puntos cardinales para guiarnos por el mapa y nos avisará cada vez que nos falte agua o alimento en nuestro cuerpo. El resto dependerá completamente de nosotros.

Green Hell smartwatch

Como buen título de supervivencia, en Green Hell la creación de objetos y búsqueda masiva de materias primas es algo esencial durante toda la partida. Tendremos que fabricar nuestras propias hogueras con materiales como palos, hojas y yesca. Incluso las herramientas para encender un fuego.

Utiliza todo tu ingenio en Green Hell

Para ello tendremos un libro de notas donde se irán recopilando todas las recetas de fabricación. Desde aquí, podremos seleccionar una construcción para que se coloque parcialmente en el suelo y poder ir montándola con los materiales necesarios. En el caso de las herramientas de fabricación será algo diferente. También partiremos consultando el libro de notas, pero desde aquí nos iremos a un menú de creación donde tendremos una roca en la que colocaremos todas las materias necesarias para crear los objetos.

Green Hell notas

Como punto negativo, algo que no nos acaba de convencer del todo en este apartado jugable es el menú y la interfaz de creación. Esta versión que hemos probado de Green Hell es una adaptación a consola del juego originalmente lanzado para PC en 2018, y se nota muchísimo. Para seleccionar los materiales tendremos que mover un cursor con el stick derecho y arrastrarlos de la misma manera a la roca de creación o al suelo. Ocurre lo mismo para movernos por el menú del cuaderno.

Cuando hablamos de un juego de estas características, donde mecánicas como el crafteo son tan importantes y se repiten constantemente, la navegación fluida por los menús y la interfaz es algo esencial. Si bien en PC este sistema va perfecto, en consolas resulta engorroso.

Cazar o ser cazado

La selva Amazónica es un lugar hostil y los peligros acechan detrás de cada hoja. No solo los grandes depredadores como cocodrilos, serpientes, jaguares o pumas supondrán un posible riesgo de muerte. Hasta la más mínima herida infectada, sanguijuela mal encontrada, picaduras o tocar sin querer una rana venenosa puede hacer que la palmemos en un descuido.

Green Hell cocodrilo

Por ello, aparte de crear lanzas y arcos para cazar o defendernos, también tendremos que inspeccionar de vez en cuando nuestro cuerpo para comprobar que todo esta bien. Si no, tendremos que tirar del manual para encontrar la planta indicada que nos cure.

Green Hell herida

El hambre y la cordura también serán otros dos grandes enemigos en el juego además de las tribus de indígenas. Llegará un momento en el que los suministros de comida se nos agoten y tocará salir a cazar con armas que hayamos fabricado nosotros mismos. Como es normal, la carne de nuestras presas habrá que cocinarla antes para no sufrir una intoxicación (ya os hemos dicho que es un juego muy realista).

Si nos falta alimento y nuestra barra de hambre en el reloj llega a un determinado punto entrará en juego la cordura. Este factor determinará nuestro nivel de lucidez. Si la cordura baja nos costará más realizar movimientos o ver a donde vamos. La cordura no es una característica que esté en todos los niveles de dificultad del juego.

La belleza de la jungla

Si hay un aspecto donde Green Hell destaca de forma sobresaliente es en su apartado gráfico. Si bien es cierto que posee algunos fallos a nivel técnico, la ambientación e inmersión están muy logradas. Sentiremos que estamos dentro de una locación salvaje y opresiva con su flora, fauna y el cambiante clima que varía de un sol radiante a una lluvia torrencial en un instante.

Respecto al rendimiento, en Green Hell tendremos una resolución gráfica de 4K a 60 FPS estables en Xbox Series X. Desgraciadamente, el juego no siempre cumple con estos valores y a menudo notaremos bajadas de frames al cargarse el escenario o ejecutarse secuencias automáticas, como escalar.

Green Hell apartado visual

Otro apartado que merece ser apreciable es la iluminación. Tanto de día como de noche (cuando tengamos luna llena), la luz crea diferentes efectos en el paisaje y reflejos en el agua de los ríos.

Por último, hay que alabar el impecable trabajo sonoro de juego. La recreación de los sonidos hace que nos sintamos dentro de una auténtica selva y nos metamos aún más en nuestro papel. Continuamente estaremos en una tensión constante provocada por ruidos a nuestro alrededor como el sonido de una serpiente cascabel, las patas de una tarántula o escorpión pisando ramas, el rugido de un depredador o los cantos de una tribu hostil de cazadores. También tendremos una precisa banda sonora para aderezarlo todo.

En definitiva

La gente de Creepy Jar ha hecho un buen trabajo con Green Hell. Si bien es cierto que en temas de optimización puede mejorar, en general el juego nos ofrece una excelente aventura de supervivencia muy inmersiva y asombrosamente realista. Se aleja de otros títulos del mismo estilo más centrados en la ciencia ficción como podría ser The Forest. Es posible que la dificultad de Green Hell eche para atrás a los jugadores menos duchos en el género de supervivencia. Pero si queréis darle una oportunidad, os aseguramos que no os va a defraudar.

Green Hell

24,99 €
7

7.0/10

Pros

  • Historia interesante
  • La sensación de inmersión en la selva está muy conseguida
  • Increiblemente realista en sus mecánicas
  • Diferentes modos de juego y de dificultad

Cons

  • Fallos en la optimización
  • Tasa de frames inestable
  • Barrera de dificultad inicial no apta para todo tipo de jugadores

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.