Milestone abandona por un momento su pasión por las motos para inmiscuirse de pleno en la conducción off-road con coches gracias a Gravel, una apuesta a tener en cuenta para este año.

Seguramente los amantes de la conducción más extrema conocerán el rumbo que la compañía Milestone ha tenido, propiciándonos juegos de conducción (en su mayoría off-road) con una mayor aceptación haciendo su trayectoria algo…irregular. Siendo su principal foco la locomoción a dos ruedas (de hecho, junto con este juego han lanzado Energy Supercross), en esta ocasión el estudio italiano nos propone unas carreras salvajes con coches que se aleja un poco de la tónica habitual de lo que habían hecho hasta la fecha. Si quieres carreras directas, desenfrenadas y con alto grado de espectacularidad, Gravel puede ser tu oferta para este mes de Marzo dentro del terreno de la conducción.

Disfruta de todo un campeonato off-road y sin anuncios

Si pudiéramos meter juegos como Split Second, Forza Horizon y Pure en una coctelera, agitarla bien antes de servir y reducir un poco la calidad final, sin duda serían los ingredientes que forman el cóctel de Gravel. Milestone ha dejado a un lado la simulación para crear un producto sencillo de manejar, apto para todo tipo de públicos y que engancha desde el primer minuto por la forma que tiene de contar su historia (por otro lado, casi la única baza que tiene el título). Como si fuera un reality show de la televisión, participaremos en la Off-Road Masters, una temporada completa de desafíos, carreras y eventos especiales que iremos completando hasta alcanzar la fase final. Por el camino, nos iremos enfrentando a diversas celebridades dentro del mundo del off-road, que nos harán sudar un poco si queremos seguir avanzando. Como en otros tantos juegos de esta índole, nuestra posición en la carrera nos otorgará cierto número de estrellas, siendo necesarias una mínima cantidad requerida para desbloquear la nueva etapa de la temporada.

Aquí todo vale.

Gravel no tiene nitros o acrobacias aéreas, pero no dejará de ser un juego arcade donde todo vale. Es cierto que si jugamos “por defecto” (es decir, con dificultad normal y sin los daños activados) todo puede parecer excesivamente fácil, sobre todo para los más duchos en el tema. Curvas que podemos comernos, atajos improvisados y golpes con los rivales, todo vale para hacerse con el primer puesto y seguir luchando por el ser el número uno de la competición.

En nuestras manos tendremos varios tipos de vehículos preparados para cualquier terreno, desde coches de Rally hasta camiones o pick-ups adaptadas, aunque los escenarios prácticamente tendrán la misma distribución. En nuestras manos tendremos cuatro disciplinas distintas: Cross Country (carreras de campo abierto con checkpoints), Wild Rush (lo mismo que Cross Country, pero con carreteras mucho más espectaculares, alejándose de toda realidad), Speed Cross (con asfalto en la pista) y Stadium (las típicas carreras americanas en circuitos cerrados donde el espectáculo prima antes que la destreza al volante). Pese a sólo tener estas cuatro modalidades, lo cierto es que el cambio de ambientaciones tan drástico que el juego tiene hace que no perdamos las ganas de disfrutar y descubrir nuevos circuitos. Desde dunas del desierto prácticamente infranqueables y que hará que nuestro coche vuele (literalmente) pasando por junglas repletas de cuevas, o parajes helados con secciones enteras de hielo en el suelo.

Existe, como no puede ser de otra manera, una faceta online para competir contra otros usuarios en las diferentes modalidades antes nombradas. A día de hoy, no he encontrado mucha gente dispuesta a competir en el modo multijugador, quedando Gravel relegado a ser un juego para disfrutar de su campaña (que no es corta por otro lado, ya que nos puede llegar a durar fácilmente 10-12 horas).

Propuesta arcade, elijas el vehículo que elijas

Como he comentado antes, la dificultad en los controles es mínima, teniendo sólo un botón para acelerar, otro para frenar, el freno de mano…y el rebobinado. Eso sí, podremos tocar los ajustes internos del juego para hacer del juego un desafío algo más complicado, incluso habilitando daños en el coche que hagan de Gravel una conducción algo más realista. Con esto haremos que la experiencia que recibamos al completar las carreras sea mayor (algo muy parecido a lo visto en las últimas entregas de la saga Forza). Esta experiencia recibida no sirve para desbloquear nuevas pistas (para eso están las estrellas) sino para ir desbloqueando nuevos vehículos con los que competir. Es cierto que al principio será fácil llegar a la línea de meta entre las tres primeras posiciones, pero a medida que vayamos avanzando en la temporada de Gravel, y nuestros coches tengan mayor cilindrada, deberemos tomar las curvas con un poco más de tacto si no queremos cometer una imprudencia y ser sobrepasado por los rivales.

Gravel, un juego bonito pero no precioso.

Gráficamente nos encontramos con un juego muy colorido, que cumple en todos sus aspectos, pero sin llegar a un nivel de detalle ultrarrealista como hemos visto en los juegos de conducción más relevantes pese a usar el motor Unreal Engine 4. Eso sí, el título se comporta de manera fluida, y tanto los escenarios, como partículas de agua, nieve o arena que saltan con cada derrape están bien logradas. Mención especial a las carreras nocturnas: es todo un gustazo ver los reflejos de los carteles luminosos en la carretera, siendo una de las experiencias de conducción más bonitas que he tenido en un juego de este género desde Shift 2.  Puede que la recreación de las físicas de los vehículos deje algo que desear, ya que no hay mucha diferencia entre los coches disponibles, pero entendemos que la propuesta arcade que propone Milestone Studios lo alejan de todo comportamiento realista que pudieran tener.

Carreras en el barro…¡y en nuestro idioma!

Sorprendentemente, el apartado sonoro se comporta de manera satisfactoria. Las voces y textos estarán en español, y aunque las frases del comentarista pueden acabar siendo algo repetitivas, se agradece que tengamos la opción de escucharlo en nuestro idioma. Tanto las carreras, como el movimiento por los menús lo haremos acompañado de unas melodías de hard-rock muy cañeras, típicas de este tipo de espectáculos, pero que suenan de manera notable y muy bien acertada. Puede que lo peor sean los efectos de sonido, que a veces no alcanzan el nivel esperado, como pasa con el sonido del motor, que no acaba de convencer, aunque lo escuchemos con la cámara situada en el interior de la cabina.

 

Conclusión

Gravel se postula como una buena alternativa para aquellos amantes de la conducción off-road en vehículos de cuatro ruedas. Aunque Milestone dota a sus juegos de cierto grado de simulación, lo visto en Gravel es completamente distinto, pasando a ser un producto muy directo, sencillo de manejar pero no por ello más aburrido. La variedad de escenarios, sus localizaciones y la amplia gama de vehículos hacen que no nos cansemos de jugar hasta completar el título. Una muy buena alternativa para aquelos que se hayan cansado de surcar Australia en Forza Horizon 3 y quieran explorar mundo a lomo de camiones, coches de rally y demás vehículos amantes de las condiciones extremas.

Gravel

69.99€
Gravel
8.3

Gráficos

8.0 /10

Sonido

8.5 /10

Jugabilidad

8.5 /10

Duración/Diversión

8.0 /10