Una revisión gráfica del juego de Xbox 360 que cumple por entretenimiento y nostalgia

En 2009, Atari publicó un videojuego muy especial gracias al trabajo de Terminal Reality, y seguramente los ochenteros conozcáis este nombre Ghostbusters: The Videogame. Los más nostálgicos seguramente disfrutarán de las aventuras de Peter, Ray, Egon y Winston, en un título más que decente con una buena historia detrás. Ésta comienza tras los acontecimientos del film, cuando una serie de acontecimientos apuntan a sucesos relacionados con Gozer nuevamente, y nuestra misión como nuevos reclutas, será ayudar a los Cazafantasmas a resolver el misterio y acabar con la amenaza sobrenatural.

Ahora, Mad Dog Games publica esta revisión mediante el estudio Saber Interactive ofreciendo una remasterización del original, aunque no si problemas. Con un leve lavado de cara en cuanto a resolución se nos presenta este título que pretendía rescatar la iP desde el corazoncito, e intentar atrapar a nuevos jugadores. Vago intento, y ahora os explicaré por qué.

Poco esfuerzo para tanta nostalgia generada

Y empiezo por aquí, por lo técnico, porque tan solo cabe destacar que la subida de resolución y algo más de rendimiento. Porque nuevas texturas no vamos a encontrar, ni iluminación, ni físicas ni mecánicas. Solamente el juego de 2009 que ahora se ve algo mejor, pero que al mirarlo con lupa y comprarlo con otros remasters que tenemos hoy en día, no llega al mínimo de calidad esperada. Además, las escenas cinemáticas se ven bastante mal, poco definidas e incluso diría que borrosas. En definitiva tenemos una escasa revisión hecha tal vez con pocas ganas o poco cariño, pero claro, todo esto dicho desde la perspectiva de un fan de la franquicia televisiva.

Los problemas también surgen con el audio, ya que además de escucharse mal en cinemáticas, se perdieron los doblajes originales, y no ha sido posible añadirlos. “¿Cómo pueden pasar estas cosas en los tiempos de Internet? Jamás lo entenderé“. Tan solo pueden salvarlo la banda sonora original de la película (“qué recuerdos!”) y sus correspondientes sonidos de efectos especiales. Además, los amantes de las películas en Versión Original lo van a pasar muy bien con las voces de Dan Aykroyd, Bill Murray o el desaparecido en 2014 Harold Ramis (a él va dedicado este juego).

Ghostbusters

 

Qué bien sienta enfundarse la mochila de Protones

Pero no todo es malo aquí, no podemos olvidar el buen guión que tenía el título (y sigue teniendo, naturalmente) y su divertida jugabilidad. Claro, es que ¿a quien no le gustó en su día ser un Cazafantasmas? Usar el Ecto-1, enfundarse las mochilas protónicas y freír unos cuantos fantasmas fue y sigue siendo una delicia, pese al mal envejecimiento de la jugabilidad. Pero enfrentarnos al gigante Mr. Marshmallow creo que es la ilusión de todo niño que una vez quedó boquiabierto viendo una película que ahora es leyenda del cine. Por cierto, sigue molando mucho.

El juego tiene mecánicas sencillas, una exploración fugaz de objetos y fantasmas desde la visión de medidor, que sirve tanto para cumplir la misión principal como para conseguir los coleccionables. La única meta de esto, bien podría ser matar la curiosidad de saber que tipo de entidades existen en el LORE del juego, pero todos sabemos que lo hacemos por los logros. Unos puntos que no son muy difíciles de conseguir si somos tenaces, pero una vez pasemos el juego, no creo yo que tengamos ganas de darle una segunda vuelta.

Ghostbusters

¿Es entonces Ghostbusters un juego de usar y listo?

Pues con el hambre voraz de títulos que manejamos estos días es muy posible, ya que en menos de 10 horas podemos completar el juego (alguna más si buscamos bien) y una vez hecho dejarlo aparcado para siempre (o bien sacarlo del armario para agradar a las visitas). O podemos jugar en dificultades más altas, pero eso ya es más bien un reto personal que cada uno debe imponerse. Existen tres dificultades, y un servidor la puso en media, como siempre, aunque no se trata de un título extremadamente difícil.

Pero lo realmente difícil es lidiar tanto con la Inteligencia Artificial como con la cámara, ya que los fantasmas pueden jugarnos malas pasadas en los ángulos muertos, que son muchos. Además, cuando hay muchos obstáculos en el suelo y muchos enemigos sumando a los malos ángulos de visión puede hacerse desesperante. Es más, las mecánicas de los compañeros nos permite revivirlos cuando caigan, y ellos a nosotros, pero al no poder correr y su “torpeza” (parece mentira que nosotros seamos los novatos) tendremos un problema si no jugamos en fácil.

Ghostbusters

¿Pero es lo que esperaba?

En conclusión, esta remasterización no es lo que esperaba en cuanto a nivel técnico, pero ya no solo por la floja mejora que ofrece, sino porque perderme las voces dobladas al español de una de mis películas favoritas y que tengo grabadas a fuego en la mente me parece un punto muy negativo.

Tampoco en la jugabilidad ha cambiado nada, ya que hablamos de remaster y no remake (“son mucho mejores, dónde va a parar“), y esto no aporta nada en esta generación, ya que el juego original se encuentra retrocompatible en Xbox One (además éste si que tiene el doblaje al castellano). Pero no penséis mal, sigue siendo un juego simple pero muy divertido y despierta al niño que llevamos dentro y quiere freír unos cuantos fantasmas.

Ghostbusters: The Video Game Remastered

29.99€
6.4

Gráficos

5.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Duración/Diversión

6.5/10

Historia

7.5/10

Pros

  • La banda sonora
  • Poder ser un cazafantasmas
  • Una historia que engancha

Cons

  • Falta el doblaje original
  • Gráficos insuficientes
  • La cámara
  • La I. A.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.