Kait protagoniza la quinta entrega de la saga, pero no es la única novedad que encontraremos en Gears 5. El ejército de la CGO viene más fuerte que nunca.

Ha llegado el momento. Un momento que todo fan de Gears en particular, y amantes de los juegos de acción en general estaban esperando. Gears 5 está arrancando los motores al igual que lo hacen las sierras de sus Lancer,  dispuestas a hacer mucho ruido en estos meses venideros. Y más valen que estén revisadas y funcionen a la perfección, porque la última obra de The Coalition está repleta de contenido como vosotros bien sabéis. Rod Fergusson conoce la saga, conoce su público y conoce lo que quieren, asi que preparaos para experimentar la entrega de Gears más espectacular hasta la fecha. Un proyecto que se basa en el “más y mejor” y que lo consigue se mire por donde se mire. Al ser un título con tanta envergadura, dividiremos el análisis en dos bloques distintos: campaña y vertiente multijugador, siendo el modo historia el plato fuerte del análisis. Toma asiento y acomódate, porque hay artículo para dar y tomar.

JD es el protagonista indiscutible del primer acto

Modo Historia: El Enjambre está de vuelta

Todas las quinielas se han cumplido desde el primer tráiler que vimos de Gears 5. Pese a que en el primer acto controlaremos a JD Fénix, toda la trama que envuelve al título recaerá en Kait, la protagonista femenina que deberá luchar contra las hordas de enemigos que salen a su paso y además luchar contra sí misma y las visiones que padece. La conexión que sufre con el enjambre  y que vimos en la anterior entrega se agudizará mucho más, siendo uno de los pilares clave del argumento. En líneas generales no sólo Kait experimentará un cambio en su personalidad por los hechos que presenciará, ya que otros personajes como el mismo JD también madurarán por motivos que no voy a decir. Una entrega que toma un aire un poco más serio que Gears 4, y aunque sigue teniendo esas pinceladas de humor tan características de la franquicia, veremos como nunca enfrentamientos entre la propia escuadra, desconfianzas entre los miembros del grupo e incluso la otra cara de la CGO.

La historia se irá desenvolviendo a lo largo de cuatro actos, siendo el segundo y el tercero los más largos debido a la propuesta de “mundo abierto” que recogen. Y pongo mundo abierto entre comillas porque no quiero llevar a la confusión a los lectores, ya que se tratan de unos espacios delimitados y predeterminados, sin mayores pretensiones que ser zonas de transición entre una misión y otra. Pese a esto, sí que podremos escudriñar cada rincón del escenario en busca de misiones secundarias, las cuales serán interesantes completar para recibir recompensas suculentas. El esquife, nuestro vehículo adaptado para terrenos nevados y arenosos, será la mejor forma de desplazarnos. Incluso podremos guardar armas por si acaso nos quedamos cortos de suministros durante las misiones que contempla Gears 5. La nueva incorporación que los chicos de The Coalition han conseguido con este medio de transporte es todo un acierto, y permite ciertos momentos de calma y sosiego entre misión y misión, además de ser un momento perfecto para que los protagonistas de esta nueva iteración hablen sobre temas triviales o preocupaciones que les concierne.

¡Busca coberturas, sobre todo si viene un Swarmark!

Frío, calor, luz y oscuridad
Esos cuatro conceptos son los que definen los escenarios de Gears 5. Es un espectáculo contemplar cada paraje, ya sea un páramo helado, una isla tropical o unas instalaciones cerradas durante ocho décadas. La dinámica en el cambio de zonas y la rapidez en las transiciones es lo que ha hecho que pueda estar sin moverme durante horas del sofá, y en ese aspecto le da mil vueltas a su entrega predecesora. No es mentira si digo que en media hora pasé de estar contemplando unas ruinas en mitad de una jungla para caer en unos túneles lúgubres y acabar en la superficie en batallas frenéticas contra el Enjambre. Sin bien el modo horda es una vertiente bien recibida por la comunidad de usuarios, su implementación en Gears 4 dentro del modo campaña rompía un poco la dinámica del juego. Era un parón en el relato del argumento que no ofrecía nada interesante, y que aquí se ha camuflado mucho mejor, resultando más versátil y divertido. Como he dicho, no hay momentos de pesadez, y como si de una montaña rusa se tratara, hay un equilibrio perfecto entre zonas de acción frenética, momentos pausados de charla dentro de pueblos que visitaremos e incluso tendremos pequeñas trazas de sigilo que serán bien recibidas. Incluso las misiones secundarias tienen un gran peso no sólo por las recompensas que he mencionado, sino por cómo responden Kait y Del cuando nos adentramos en una, el pequeño “lore” que desprenden y el mimo con las que están realizadas.

Hablando de desarrollo y formación de escenarios, ese es un aspecto que se ha cuidado mucho a la hora de realizar Gears 5. El título admite un cooperativo hasta tres jugadores (ya sea de manera local u online) y la disposición de coberturas, caminos y flanqueos se ha diseñado con mucho cuidado para que tengamos cierto factor estratégico a la hora de encarar los combates. Sin ser zonas exageradamente grandes, sí que son lo suficientemente amplias para que cada encuentro no se convierta en una amalgama de disparos sin sentido, y ese es un aspecto que se agradece. Es una lástima que jugando en solitario nuestro compañero  de armas manejado por la IA no responda de manera tan efectiva como cuando jugamos con un amigo (eso es obvio), y echo en falta alguna serie de comandos u órdenes (sólo podremos marcar a los enemigos a los que tiene que disparar) que nos vendrían de perlas si queremos encarar el juego en un nivel de dificultad alto. Para solventar eso, menos mal que tenemos a Jack, nuestro dron que nos sacará en más de una ocasión de apuros.

Lo siento, el esquife no tiene calefacción

La siguiente sección está patrocinada por un dron

En Gears 5, Jack toma un protagonismo que nunca antes un dron había tenido en la saga. Por primera vez, podremos controlar a esta simpática herramienta si somos un segundo (o tercer) jugador en la partida. Su control resulta sencillo y de fácil acceso, siendo una buena alternativa para aquellos que no son muy diestros con los disparos y no quieren comprometer mucho la partida. Además, nos vendrá de perlas para recoger munición y armas que están fuera de nuestro alcance. Pero no se queda ahí la cosa, ya que hay una serie de mejoras que aporta un añadido muy jugoso a las mecánicas de esta quinta entrega.

Jack posee una tecnología que será muy bien recibida por el resto del pelotón y que se dividen en dos ramas: asalto y apoyo (sin contar con las mejoras pasivas que iremos obteniendo). Mientras que las funciones de asalto se centran más en dañar al enemigo (destellos, trampas eléctricas o pirateos), todo lo que concierne a las funciones de apoyo están dirigidas a mejorar ciertas habilidades de nuestra escuadra de la CGO (identificar enemigos a través de los muros, invisibilidad, un escudo que nos protege de los disparos, etc.). Nosotros podremos de manera intuitiva dar las órdenes pertinentes para que Jack ejecute sus habilidades, y aunque al principio de la aventura no lo tuve mucho en cuenta, a medida que pasabann los capítulos se hacía más necesaria su participación en los combates.

Según vayamos completando los capítulos la lluvia de balas irá creciendo, por lo que cualquier ayuda es necesaria, como por ejemplo, la ofrecida por Jack. Esta presencia tan bien acogida por parte del usuario desemboca en unas mecánicas que nunca antes había realizado en la saga Gears: la exploración. Es cierto que siempre hemos tenido chapas de la CGO y ciertos coleccionables para recoger por el escenario, pero os aseguramos que conseguir componentes para Jack nos hará estar con los ojos bien abiertos, adentrándonos en las misiones secundarias para mejorar a nuestro robot. Los componentes son la moneda que usaremos a cambio de las mejoras, y aunque pecan de ser excesivas (ya hubo un momento en el acto III que se me hizo bola ir detrás de todas ellas), siempre hallaremos las suficientes como para hacer un “dron a medida” con las funcionalidades que más interesantes nos parezcan.
No hay nada más fiel que los perros… y los drones.

Multijugador de Gears 5. Cuando la diversión no conoce límites

El apartado multijugador en Gears 5 es igual o más importante que su modo campaña, y sin duda, la gran baza del título para que la gente siga pegada a él meses y meses. Contenido hay por un tubo, el cual se verá aumentado con las actualizaciones y contenido que el propio estudio (o los usuarios, de eso ya hablaremos) puedan introducir. Son tres las ramas principales que vamos a encontrar: multijugador, modo horda y escape. Seguramente muchos de vosotros ya sabréis el funcionamiento de las modalidades clásicas, por lo que me centraré en las novedades que se han incluido en esta quinta entrega y los cambios mas significativos que podemos encontrar.

Sarah Connor era MVP antes de entrar en Gears 5
Un gas para matarlos a todos: conoce el modo Escape
Sin duda, uno de los mayores atractivos que presenta la vertiente online de Gears 5 es éste modo Escape. Como su propio nombre indica, nuestra tarea será activar una bomba venenosa en el interior de un enjambre y echar pies por polvorosa antes de que el gas letal nos alcance. Formando una escuadra de dos o tres personas, deberemos intentar sobrevivir a todos los enfrentamientos que nos topemos mientras encontramos la salida por sus laberínticos pasillos. Una experiencia que puede tornarse angustiosa cuando vemos que este temido gas nos alcanza y que se magnifica con la poca munición con la que contaremos. Por suerte, nuestros tres protagonistas saben defenderse bien en el cuerpo a cuerpo, y cuentan con habilidades especiales que harán de nuestro periplo algo más llevadero.

 

Por un lado, tenemos a Lahni, la chica malota del grupo que tendrá su cuchillo electrificado como ataque especial. A mí en mas de una ocasión me ha sacado las castañas del fuego, así que haríais mal en subestimar el poder de este arma blanca. Por otro lado, tenemos a  Keegan, el más veterano del grupo y un indispensable dentro de nuestro pelotón, ya que como habilidad definitiva tiene la posibilidad de reponer parte de la munición de nuestras armas, y os aseguramos que cada bala cuenta. Por último hay que nombrar a Mac, a quien más vale tener cerca cuando las cosas se ponen feas, ya que su escudo dará un soplo de oxígeno en mitad de toda la lluvia de balas. Cada personaje está muy diferenciado del resto, tomando un rol concreto y siendo cada uno de ellos indispensable para llevar con éxito la misión. De momento existen cuatro mapas a nuestro alcance, aunque cabe la posibilidad de editar nuestro propio nido, por lo que las posibilidades son infinitas si nos ha gustado este modo tan original. Para mi, una grata sorpresa y sin duda, será mi modo estrella cuando juegue con amigos debido a ese marcado componente cooperativo.

Vosotros no deberíais tardar tanto…

La horda nos espera… de nuevo
No podía faltar a la cita uno de los modos mas demandados por la comunidad. El modo horda vuelve a la carga con mas variedad que nunca, ya que el plantel de enemigos es muy variado, consiguiendo que cada ronda sea completamente distinta a la anterior. En total, 50 rondas por delante donde demostrar nuestra valía junto con el resto de nuestra escuadra en una gesta que se antoja de todo menos fácil. Por suerte, y como pasaba en anteriores entregas, el factor estratégico está muy presente, teniendo que recoger los puntos de energía para invertirlos en fortificaciones, defensas y ayudas que nos permitan aguantar de manera más liviana el envite de las fuerzas del Enjambre.

Aparte de este refuerzo, cada personaje contará con una habilidad especial al igual que en el modo Escape, imprescindible en las rondas mas avanzadas. Por poner ejemplos, JD tiene un rol defensivo y puede solicitar un ataque aéreo, mientras que Kait hace de Scout  volviéndose invisible durante un periodo limitado de tiempo. Las combinaciones son muy numerosas si añadimos las cartas de bonificación que ya vimos en la entrega pasada, por lo que la diversión está asegurada a quienes les guste este tipo de modalidad.

Planificar bien vuestra estrategia para no quedaros vendidos

Enfrentamiento: demuestra tu habilidad al resto del mundo
Por supuesto, los modos antes citados son muy importantes dentro de esta vertiente online, pero donde de verdad se demuestra tu clase, valía y habilidad como jugador de Gears es en su modo enfrentamiento. Ya hemos podido probar en sus betas el funcionamiento del modo Arcade, la nueva incorporación dentro de las partidas competitivas de Gears 5 que resulta asequible tanto a viejos lobos de guerra de la saga como aquellos noveles que se introducen en esta saga de The Coalition. Para quien no sepan su funcionamiento, todo se reduce a ganar puntos realizando bajas al enemigo, y gracias a estos puntos podremos desbloquear mejores armas. Rápido, directo y funcional. No son pocas las partidas que los usuarios hemos podido disfrutar en este modo Arcade, y sirve como un buen desengrasante antes de introducirnos de lleno en su apuesta principal: las partidas clasificatorias.

Se nota que The Coalition apuesta muy fuerte por la escena competitiva de Gears 5, y lo vemos en muchos frentes. Primero, lo cuidado de sus menús, y lo serio que se toman las facilidades para acceder a esta modalidad. Segundo, los escenarios, perfectamente pensados para que sean equilibrados entre ambos bandos, con un componente simétrico claramente reflejado. Y tercero, todas las funcionalidades a la hora de configurar tanto la partida como controles, cuidando aspectos que ningún otro estudio tiene en cuenta como por ejemplo, variar la velocidad de cámara cuando movemos al personaje, y de manera independiente el movimiento de cámara y aceleración a la hora de apuntar. Sobre la mesa todo pinta genial, pero hasta que no haya cierto rodaje en esta vertiente tan demandada no sabremos si las partidas son equitativas, si cada mapa responde de manera acertada o si el daño de cada arma es proporcional y justo. Seguramente en un futuro tocará hacer artículo al respecto.

Un “selfie” de la familia unida

Los parajes mas bellos que hayas visto en un Gears

Me vais a permitir comenzar este bloque con una exageración, pero que sirve para entender lo que siento con el apartado visual. Y es que parece que el HDR fue concebido con el único fin de mostrar las grandezas y bondades que vemos en Gears 5. The Coalition lo sabe, y por eso mismo el espectro cromático, lumínico y artístico que vemos en su última obra es impresionante. Solo hace falta contemplar los primeros veinte segundos de tutorial, donde estamos completamente a oscuras dentro de una caja y de repente sus paredes se abren para que el juego nos suelte una bofetada de color miremos donde miremos. Su apartado gráfico llama la atención por muchos motivos: algunos estarán encantados con las animaciones faciales de sus protagonistas, otros se quedarán con el detalle y mimo con el que se han hecho las armaduras o el esquife… yo directamente me quedo con la paleta de colores que posee el juego. Es una auténtica maravilla apreciar el cambio de tonalidades según vamos avanzando por cada capítulo, y el primer acto es una prueba fehaciente de ello. El estudio se atreve con todo, y con tal acierto que no nos extraña nada ver a estos guerreros combatiendo en la nieve o surcando desiertos con altas temperaturas. Todo encaja tan bien en su aspecto visual, y esta tan bien detallado (y argumentado) que pronto nos meteremos de lleno en su localización. Y ojo, que en todo momento hablo del rebosante chorro de colores que ofrece el juego, pero los momentos oscuros, con el único amparo de la linterna de Jack, también merecen su mención en el análisis.

Cómo no, la resolución y tasa de frames también ayudan a que nos embarquemos en sus frenéticas batallas. Es un espectáculo vivir los combates a 4K y a 60 fps si sois poseedores de Xbox One X, con multitud de partículas alrededor, enemigos por doquier y una solidez en su rendimiento pocas veces visto hasta la fecha en consolas. Por desgracia, no son todo buenas noticias en su apartado técnico, y aunque no afectan para nada en su jugabilidad existen varios aspectos que se podrían haber cuidado. Por ejemplo, las físicas en objetos prefijados del escenario son prácticamente inexistentes. Si uno busca las cosquillas, las encuentra, y si vemos una mesa llena de objetos, por más que disparemos nada se moverá de su sitio. Hay momentos donde vemos baterías de música que tampoco se mueven, ni tan siquiera suenan como tal si las golpeamos. Puede parecer una tontería, pero da lastima que haya tanto mimo por algunos detalles mientras otros aspectos están completamente descuidados. Si obviamos esos elementos decorativos, no se puede achacar nada mal al funcionamiento de Gears 5.

Solo me queda tratar un tema muy importante, especialmente para nosotros como es el apartado sonoro. Estamos de enhorabuena, ya que gracias al buen feedback aportado por nuestra comunidad y el apoyo a la marca Gears en nuestro territorio, no hemos tenido problemas ni retrasos para poder disfrutar de esta entrega doblado al español. Además, se trata de un doblaje con una calidad bastante alta, que agradeceremos en esos momentos de acción donde nos resulte imposible mirar los subtítulos. Explosiones, gritos,disparos, bramidos… todo el espectáculo visual que mencionaba antes también se refleja en los efectos de sonido. En este ámbito, es cierto que algunas de las armas que tenemos a nuestro alcance puede sonar poco contundentes, o al menos es la sensación que me ha dado, especialmente con las escopetas. Todo eso se corrige con un apartado musical a la altura, con canciones nuevas que siguen la misma temática de la saga, pero que se refuerzan con los temas de siempre (adaptados para la ocasión) que estoy seguro que a más de uno le pondrá los pelos de punta. Si os sirve de ejemplo, a mi me los puso.

Los parajes helados son espectaculares
Conclusión
The Coalition ha sabido responder muy bien a lo que cualquier fan de la saga Gears necesitaba ver. La quinta entrega protagonizada por los miembros de la CGO es mucho más adulta y madura que su predecesora, incorporando novedades de peso como la exploración por zonas amplias gracias al esquife y el uso de Jack, un dron de armas tomar.  Frenetismo puro que se traslada de igual manera a cualquiera de sus vertientes online. Ya sea en el modo Horda, Escape o en los Enfrentamientos, no habrá ningún minuto de descanso. Caña, caña y más caña que viene respaldada por unos sólidos 60 fps y 4K en Xbox One X y con un derroche de color como pocas veces hemos visto gracias a la funcionalidad HDR. Tiene defectos en su apartado técnico, no vamos a mentir, aunque hay que buscarlos concienzudamente para dar con ellos. Si no damos mucho cuenta de ello (y de la ausencia de un modo foto que el juego pide a gritos) tened por seguro que tenemos una de las apuestas fuertes ya no sólo como exclusivo de la consola de Microsoft, sino como candidato a subir al podio de los mejores juegos del 2019.

Gears 5

69.99€
9.3

Gráficos

9.5/10

Sonido

9.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Duración/Diversión

9.5/10

Pros

  • El apartado visual es espectacular
  • Doblado al español
  • Variado, completo, frenético y divertido

Cons

  • El juego pide a gritos un modo foto
  • Me faltan fases con vehículos armados
  • Algunas armas no suenan muy contundentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.