Análisis de Gangsta Paradise para Xbox Series X

Empezamos la semana con un análisis, para ir calentando motores. En esta ocasión os traigo las impresiones de Gangsta Paradise, un curioso, y breve, juego de defender la posición contra hordas cada vez más duras. Porque los mafiosos también se ven envueltos en tiroteos en solitario donde deben hacer frente a todo tipo de matones. Desde Prison Games nos presentan esta suerte de plants vs zombies, con sus diferencias, y la suficiente sensación arcade para entretenernos las escasas horas que dura.

Gangsta Paradise nos pone en la piel de un gangster que se ve atacado por lo que probablemente sean los hombres de una familia rival. No, no hay una trama al uso; esto me lo saco yo de la manga para darle trasfondo. En esencia, tenemos una campaña donde iremos avanzando por diferentes partes de la ciudad para proteger una posición del ataque enemigo. Para afrontar este reto tenemos dos piezas clave, la barricada que nos protege, haciendo a su vez de indicador de salud, y las armas de fuego para derribar a los invasores.

Tanto la barricada como las armas se pueden mejorar. A medida que superemos niveles acumularemos dinero. Este dinero se puede invertir en mejorar el daño de las armas o la salud (y tipo) de barricada. Lo de la barricada es más un complemente estético automático que una decisión nuestra. Pues mejorando la valla de madera más básica desbloquearemos muros más contundentes que sustituyen a los anteriores a nivel de presentación por pantalla. En cuanto a las armas, cada una de ellas tiene su indicador de mejora individual. Así que debemos escoger en que invertimos según nuestras necesidades o habilidades personales.

Las diferentes armas se nos entregarán según avanzamos por las “historia”. Pues a partir de ciertos capítulos iremos consiguiendo armas nuevas y más potentes. Sin embargo, no solo mejora la potencia base del artefacto balístico, sino también la forma de disparo, así como su cadencia. No es lo mismo una escopeta que una ametralladora. Por otra parte, no tendremos acceso ilimitado a todo el arsenal, es necesario invertir dinero conseguido durante la partida para solicitar un arma diferente; siendo cada una más cara que la anterior (según su potencia). Como guinda explosiva tenemos la opción de comprar granadas durante la batalla, pero cada una adquirida sube el precio de forma permanente, así que no hay que abusar.

Si bien las granadas (cada vez más caras) nos puede salvar gracias a su efecto paralizante sobre todos los enemigos, las diferentes pistolas y rifles son la clave de la victoria. Si apuntamos bien, los tiros en la cabeza generan mucho más daño. Con potencia mejorada en el arma base, podremos acabar con muchos de los enemigos de un tiro, pero a medida que la campaña progresa, los enemigos tienen más salud y formas de hacer daño. Por lo que es clave apurar cada disparo con precisión mientras compramos armas mejores para superar a los enemigos duros. Además, la velocidad de recarga de cada arma es diferente, por lo que hay que calcular bien las balas disparadas, para así recargar en el momento más propicio para no quedarnos vendidos.

A diferencia de Plants vs Zombies (el original), aquí solo tenemos al ganster y su armamento (pistola, revolver doble, minigun, escopeta), pero podemos moverlo libremente por el eje Y del escenario para atinar a los enemigos. Para ayudar en esta tarea, un haz rojo sale desde nuestro personaje por el eje X, para saber a quien apuntamos. Com es de esperar, si los enemigos llegan hasta nosotros, comenzarán a dañar nuestra barricada, y si esta cae, la partida habrá terminado. Cabe destacar las referencias que esconden los diferentes logros con las obras audiovisuales relacionadas con la mafia italiana.

Visualmente estamos ante un juego que recuerda poderosamente a la era flash. Dibujos simpáticos, animaciones sencillas que reaccionan a lo que sucede en pantalla y una variedad interesantes de enemigos y escenarios. A nivel sonoro podríamos decir que cumple sin aspiraciones de ningún tipo (habría estado gracioso tener alguna versión instrumental de Gangsta Paradise – L.V.). En cuanto a duración, podríamos decir que es relativo a la habilidad de cada uno. No obstante, en mi caso, la run completa me habrá llevado un par de horas o tres. Por el camino he desbloqueado casi todas las mejoras, por lo que la rejugabilidad recae en la diversión sin más. Aunque siempre está la opción del cooperativo local para echar un rato entretenido.

En definitiva, Gangsta Paradise es un curioso juego con una sencilla premisa: sobrevivir un día más. La variedad de enemigos y sus diseños son suficientemente llamativos para no caer en el tedio. Por otra parte, la duración es tan escasa que es complicado sacarle más pegas que la sencillez de la propuesta. Aunque como dice el compañero Albert, todo lo que hace, lo hace bien. Aunque habría estado bien algo más de contenido, o algún modo sin fin de generación aleatoria.

Gangsta Paradise

6.99
6.5

Nota

6.5/10

Pros

  • Diseños de enemigos variados
  • Combate simple pero efectivo
  • Precio muy competitivo

Cons

  • Duración realmente escasa
  • Falta de modos para exprimir la experiencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.