Fishing North Atlantic, o como emular las hazañas del Capitán Pescanova en sus años mozos

La vida en el mar puede que sea a simple vista más relajada, pero también encierra una serie de responsabilidades duras de afrontar cuando trabajamos en la pesca. Aquellos marineros que salen a faenar se juegan la vida todo los días, poniéndose en peligro frente a las criaturas que acechan bajo el agua, o las amenazas climatológicas que pueden torcer una jornada de trabajo, a simple vista, tranquila. Para ponernos en la tesitura de estos hombres y mujeres, el estudio Misc Games AS nos muestra su última obra, Fishing North Atlantic, que nos enseñará distintas variantes de la pesca tradicional y otra serie de rutinas que detallaremos a continuación en este análisis.

Siente el salitre en tu cara

Para empezar, cabe decir que estamos frente a un simulador de pesca. Parece obvio, pero insisto en recalcarlo para evitar sustos (o disgustos). Al igual que otras títulos que he tenido el placer de analizar, como On the Road – Truck Simulator, la paciencia que debemos tener debe ser infinita. No serán pocas las veces que tendremos que esperar a que aparezcan los peces en el momento idóneo, o a que nuestro barco llegue a “buen puerto” a una de las ciudades de Nueva Escocia, Canadá. Es un título contemplativo, sosegado y calmado. Apto para disfrutar con otra cosa de fondo, ya sea música o en compañía de alguien. Es lo que tiene ponerse en la piel de un marinero de verdad, que los kraken no existen para romper la rutina del viaje…

Sed de pesca marítima

Nuestra aventura en Fishing North Atlantic arrancará en un barco arponero heredado de nuestro tío. Con este navío aprenderemos los conceptos básicos de caza con arpón, intentando conseguir tantos peces espada como nos sea posible para luego venderlos en la lonja más cercana. Pese a las limitaciones de nuestra embarcación, poco a poco iremos mejorando sus características principales: un mejor motor, un piloto automático para que podamos dedicarnos a otros menesteres mientras volvemos a casa, un almacén más grande en el barco donde dejar el pescado conseguido, etc.

Por suerte, conseguir todas estas mejoras no supone un tedio alarmante. Sin ir más lejos, adquirí el mejor motor del barco y alguna otra mejora más simplemente cazando nuestro primer pez espada (130 Kg de bicho, eso da mucho dinero…). Es cierto que lo más caro del juego es la compra de un nuevo barco con mejores características, o incluso la adquisición de otras licencias para poder pescar distintas especies de peces y moluscos.

Elige especialidad y sé un profesional en tu terreno

Según vayamos mejorando nuestras habilidades (y nuestro negocio), ampliaremos nuestros recursos de pesca. Podremos usar el palangre, una pesca con red de manera artesanal e incluso acabar haciendo pesca de arrastre, con mayor beneficio debido a la gran cantidad de peces que podemos capturar. Sea como sea, para estos oficios necesitaremos contratar a personal que nos eche un cable, por lo que será importante saber manejar nuestros ingresos para no acabar con impagos o en la bancarrota.

Pese a que gráficamente Fishing North Atlantic podría dar mucho más de sí, lo compensa con todas las opciones jugables que el título nos ofrece. Han cuidado mucho cada detalle del barco. Sin ir más lejos, tenemos un montón de luces (tanto faros, reflectores u otras bombillas para usos específicos) al igual que instrumental típico para la pesca como pueden ser el GPS y un sónar que nos alertará de las criaturas que están debajo de nuestro navío. Todo con un control intuitivo y fácil de aprender, que a veces con los simuladores en consola no se consigue.

¿Interesado en los simuladores? Os recordamos que Microsoft Flight Simulator está ya disponible por si te gustan más los altos vuelos.

Todo esto se puede controlar desde la cabina de mando diseñada para vivirla en primera persona, aunque si nos supone un problema (o nos da claustrofobia, que sé yo…) siempre podemos controlar directamente el barco en una cámara en tercera persona. Y aunque al principio no hay viaje rápido, tranquilos, porque según vayamos descubriendo nuevas zonas y mejorando nuestra embarcación, podremos acceder a este atajo.

Este barco necesita turbo

Pese a que simple vista, y por lo dicho hasta ahora, la propuesta de Fishing North Atlantic puede llamar la atención, hay aspectos que no acaban de cuajar del todo. El apartado gráfico en sí, aunque sea algo peor comparado con otras propuestas marítimas (sin ir más lejos, Sea of Thieves) nos hubiese dado igual si no fuera por un detalle: lo plano que se siente el océano. Cada incursión a mar abierto implica ir “viento en popa a toda vela” por lo menos durante 5-10 minutos hasta nuestro objetivo. Y cuando no hay otra cosa que mar, sin alicientes, obstáculos o entretenimiento, se echa en falta que al menos que sea bonito.

Se podía haber cuidado en esos momentos el aspecto gráfico… o haber añadido otro tipo de características. Es cierto que podemos hacer cosas en el barco mientras navega sólo, pero lo que realizamos no “llena” el itinerario que tenemos por delante. O al menos, no lo llena al principio. Hay una radio donde ponemos poner música… pero a mí no me funcionaba. Podemos ver el mapa con al ruta, toquetear el sónar… pero nada de eso llama la atención más allá del primer minuto. Todo cambia con otro tipos de embarcación pasadas las primeras horas. Superada la cuesta inicial, luego tendremos más “pasatiempos” como arreglar las redes, medir la longitud de las langostas que son aptas para consumo, etc.

Conclusión de Fishing North Atlantic

Aquellos jugadores que quieran vivir unas jornadas duras de trabajo pescando el alta mar van a encontrar el título de Misc Games AS muy interesante. Hay varias maneras de faenar, y todo se lleva a cabo de una manera sencilla e intuitiva con el mando. Conseguir dinero para mejorar nuestro barco tampoco supone un esfuerzo intensivo como sí he visto en otros simuladores, gesto muy de agradecer.

Eso sí, os tenéis que armar de paciencia infinita. Como en la vida real, ir de punto a punto nos puede llevar fácilmente 10 minutos. Tiempo donde no veremos nada más que el azul del cielo y el azul del mar. Por suerte según avancemos empezarán a surgir puntos de control y manejaremos navíos más rápidos. La pesca tampoco será fácil, y dar con el banco de peces puede que nos lleve más de lo esperado. Pero amigos, estamos hablando de la madre naturaleza, y ella dicta las reglas que se siguen en el océano.

Si estáis interesados en este simulador de pesca, os recordamos que lo podéis adquirir a través de la Store de Microsoft por 29.99€ pinchando aquí.

Fishing North Atlantic

29.99€
6.5

Nota Final

6.5/10

Pros

  • Fácil de controlar con mando
  • Varias opciones de pesca y de tipos de peces que pescar
  • Se progresa rápido en el juego

Cons

  • Los viajes en barco al principio se hacen muy largos
  • Visualmente no destaca. Ni sus físicas tampoco
  • Los comienzos son muy duros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.