Final Fantasy VIII por fin regresa actualizado y adaptado a nuestras consolas actuales, aunque no de la forma que esperábamos

En numerosas ocasiones hemos repasado la historia del género RPG, uno de los más longevos dentro del sector del videojuego. En este se encuentran muchas de las joyas o clásicos que a día de hoy consideramos como nuestros juegos favoritos. No obstante, este estilo de juegos ha ido decayendo poco a poco en los tiempos actuales en pos de otras propuestas que irrumpen pisando fuerte y que se instauran como tendencias, pero que realmente no son capaces de saciar a aquellas personas o comunidades que realmente buscamos historias profundas o títulos con un verdadero trasfondo.

De esta forma, no es para nada extraño ver como esas viejas glorias de las que os hablábamos al principio regresan con el fin de suplir esos huecos vacíos que tanto ansiamos llenar. Este bien podría ser el caso de la saga Final Fantasy, una de las licencias más importantes en cuanto al género se refiere, así como una de las más queridas. En la actualidad ya hemos recibido una adaptación de cada una de las entregas más importantes de esta, como bien pueden ser: Final Fantasy X/X-2 HD Remastered, Final Fantasy VII, Final Fantasy IX, Final Fantasy XII: The Zodiac Age o World of Final Fantasy Maxima. Todas estas obras son disfrutables enteramente en nuestras Xbox One, lo cual también es de agradecer, puesto que hasta ahora nuestra plataforma preferida había sido excluida.

Bien, hemos repasado un poco todos los títulos de Final Fantasy disponibles en Xbox One, aunque claramente habréis echado en falta uno bastante importante. Sí, se trata de Final Fantasy VIII, la octava entrega de la franquicia que hasta la fecha no se había podido recuperar ya que habían tenido problemas con su código, así como con su desarrollo. Esos inconvenientes parecen haber tenido solución, pues, por fin, recibimos una remasterización de dicho título desarrollada por Square Enix y DotEmu. Así pues, en este texto vamos a abordar el análisis de esta adaptación y ver que tal ha sido el regreso de este antiguo clásico, aunque ya os adelantamos que el resultado nos ha dejado un sabor un tanto agridulce con más oscuros que claros.

En este análisis vamos a abordar más bien los cambios o mejoras que se han efectuado en el título, puesto que este ya alberga en su haber más de 20 años de antigüedad y creemos que los aspectos jugables o la historia son elementos que ya se conocen de largo. No obstante, sí que haremos un breve resumen de su premisa, para que al menos aquellos ajenos a esta maravillosa fábula de Squall se puedan poner en situación y tengan un contexto en el que ambientarse.

Para empezar, lo que más destaca y nos damos cuenta a primera vista es que los modelados de los personajes se han actualizado y adaptado en alta definición. Sin embargo, esto no se ha efectuado con todos personajes, algo que denota una falta clara de cuidado y mimo hacia el producto que tenemos entre manos. Asimismo, los escenarios o entornos tampoco han sido retocados o cambiados, a pesar de que realmente no presentan los píxeles tan prominentes de su versión original. Esto nos deja un resultado un tanto mediocre que realmente desentona mucho en su conjunto, pues los modelados actualizados y definidos no son una buena pareja de baile junto con los fondos borrosos.

Por otra parte, el rediseño de los modelados en los personajes nos ha dejado algo que ha traído bastante polémica en verso a este título. Se trata de una censura que no ha sentado muy bien a cierta parte de la comunidad, pero que realmente no afecta directamente al resultado final o la experiencia jugable. La cuestión es que los personajes femeninos como la invocación G.F. Sirena, el caso más drástico, han recibido más ropa para tapar sus partes más íntimas. Esto es algo que a pesar de no ser nada alarmante choca bastante, pues el juego, como decíamos, ya tiene sus años.

Ya hemos comentado que el retoque gráfico no ha sido bien, bien, el que debería haber sido, puesto que en anteriores adaptaciones se ha realizado un trabajo más cuidadoso. Aun así, esta nueva versión de Final Fantasy VIII es la mejor opción para disfrutar del título, a pesar de que tiene varios errores que pueden hacer que se nos cuelgue el propio juego. Esto es algo muy frustrante, ya que podemos perder todo el progreso desde nuestro último guardado cuando esto ocurre. Por la parte que refiere a las cinemáticas, hemos de decir que Square Enix ha decidido no tocarlas. De esta forma, estas secuencias se han mantenido intactas y no han sido rehechas con la tecnología actual, algo que realmente tampoco importa mucho al tener una calidad bastante buena y eso que fueron creadas para una PlayStation. Y lo mismo ha ocurrido con la banda sonora, esta no se ha tocado para nada y, por lo tanto, es exactamente la misma que la del videojuego original. Una maravilla que igualmente podemos disfrutar como lo hicimos antaño, solo que podrían haber aprovechado la ocasión para meter la banda sonora orquestada, lo cual habría aportado bastante empaque al conjunto.

A nivel jugable, la obra se ha mantenido totalmente intacta a excepción de unos añadidos a nivel de opciones. Se trata de tres ventajas que nos ayudarán a afrontar la aventura con mayor facilidad, pues por todos es sabido que los Final Fantasy no son juegos para pasearse por su medida dificultad y exigencia. Las opciones en cuestión ya se han visto en anteriores adaptaciones como Final Fantasy VII, pero básicamente son: Velocidad x3 (nos permite acelerar la velocidad del juego), desactivar los combates aleatorios (como el propio nombre indica, no nos encontraremos enemigos a cada dos por tres) y maximizar la barra de vida y ATB (lo cual nos permite ser prácticamente imparables). Estas posibilidades a nivel de jugabilidad no son muy interesantes, pero si son muy útiles para conocer la historia sin mayores reparos. Pero obviamente, estos elementos le restan toda la esencia y la magia al título.

Final Fantasy VIII nos permite acompañar a Squall Leonhart, Rinoa Heartilly, Selfie Tilmitt, entre otros personajes de renombre de la octava entrega de la saga Final Fantasy en una aventura cargada de amistad, amor y guerra. Una historia maravillosa que a día de hoy sigue manteniendo su encanto y haciendo que esta entrega, en su conjunto, sea una obra muy buena a pesar del tiempo que ha pasado desde su lanzamiento. La fantasía también está presente en un viaje cargado de magia que nos sobrecogerá desde el mismo momento que nos enfrentamos al examen para convertirnos en SeeD. Los SeeD son soldados o mercenarios que se encargan de realizar misiones por todo el mundo, por lo que nuestro protagonista (Squall) vivirá muchas experiencias épicas mientras trata de salvar al mundo de las garras de Artemisa (la antagonista principal de esta entrega). Artemisa o Ultimecia es una poderosa bruja que pretende fusionar todas las líneas temporales (pasado, presente y futuro) con el fin de eliminar a la raza humana, pues una visión le ha desvelado que será asesinada por un poderoso y legendario SeeD profesional.

Dicho todo esto, creemos que la vuelta de Final Fantasy VIII a nuestros días ha sido un regalo, aunque como se suele decir a caballo regalado no le mires los dientes. Y decimos esto debido a que nos sigue pareciendo un videojuego maravilloso con magia y encanto, pero su remasterización nos parece perezosa y algo cutre. Lo cierto es que se podrían haberse esforzado algo más y así haber realizado un trabajo mejor. Sin embargo, para aquellos que han disfrutado con cada historia de la saga Final Fantasy, de nuevo, tienen una cita para rememorar una de las mejores por un precio de 19,99€.

Conclusiones

Final Fantasy VIII Remastered ha resultado ser una de cal y una de arena. Por un lado, nos ha encantado volver a Balamb, pero por otro nos ha quedado un sabor un tanto amargo al ver que el resultado del conjunto no ha acabado de ser el esperado. Los modelados de los personajes se han mejorado, pero los escenarios se han mantenido más borrosos que en la versión original. En lo que a la jugabilidad se refiere, tenemos el mismo sistema de combate por turnos, para bien o para mal, pues este fue uno de los más criticados de la saga, debido a su sistema de magias consumibles. No obstante, esta actualización nos permite acelerar el ritmo de la aventura, evitar los combates aleatorios y poder potenciarnos tanto que incluso podemos ser invencibles, lo cual nos facilita mucho las cosas si tan sólo queremos conocer la historia. En resumir, las cuentas el videojuego sigue siendo el mismo que tuvimos hace 20 años, aunque ciertamente ha sufrido alguna que otra mejora, que bien podrían haber sido muchas más, pero que por otra parte hacen de esta la mejor versión de esta obra.

Final Fantasy VIII Remastered

19,99€
7.5

Nota

7.5/10

Pros

  • Tener de vuelta la octava entrega es maravilloso.
  • Los modelados en alta definición están realmente bien...
  • La historia y la banda sonora siguen encandilándonos como el primer día.

Cons

  • Los escenarios presentan un acabado muy borroso.
  • ... pero no todos los personajes lo lucen.
  • Algunos errores o bugs que provocan el cierre o reinicio del videojuego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.