Una experiencia que te hará amar la naturaleza y preservarla con el primer juego de EA Originals Fe

Cuando EA presentó Unravel en 2016 se dio a conocer el programa EA Originals y la encargada de traernos el primer juego bajo esta etiqueta ha sido Zoink con su juego FE. Un título de plataformas 3D donde los colores, las luces, el color y la amistad están muy presentes e inundan nuestros sentidos acompañados de una banda sonora muy especial que llega a tocar el corazón.

En Fe no se nos muestra el típico juego de plataformas, pues pudiera pasar que los fans quisieran ver algo de Ori and the blind forest y su acción desenfrenada, pero Zoink Games ha construido un mundo en 3D nada usual. En esta aventura tendremos a nuestra disposición un mundo enorme lleno de criaturas con las que tendremos que interactuar de una manera muy singular, cantando. Cada personaje o tipo de animal tendrá unas características propias y en la comunicación con ellos está la base de este título, pues habremos de superar unos puzzles muy dinámicos y bien construidos para ir ganando habilidades.

fe

Cuando podamos hablar el mismo idioma que los animales con los que nos topamos, deberemos ponernos en sintonía con ellos mediante el canto, y con la única ayuda de medir bien la presión sobre el gatillo, obtener ese punto justo que nos permita entablar una amistad o interacción para activar algún mecanismo que nos permita avanzar.

Somos unas criaturas que llegamos a este mundo con el objetivo de rescatar a todas los animales del bosque de unos enemigos muy peculiares. Los Silenciosos parecen querer atrapar a los animales del bosque y nuestra única manera de combatirlos será esquivarlos y usar el entorno o a otras criaturas para neutralizarlos.

fe

Nuestras habilidades también irán sumando en número, pues podremos saltar, trepar a árboles, planear o incluso montarnos a lomos de aves o ciervos, hacernos con un ejército de lagartijas o activar mecanismos que nos permitan saltar más alto sobre algunas flores especiales para llegar a lugares fuera de nuestro alcance. Esto lleva a coleccionar unos cristales que nos permitirán adquirir nuevas habilidades y que podremos localizar mediante un mapa.

Si nos perdemos tendremos la inestimable ayuda de un pequeño pájaro al que podremos llamar, y mediante silbidos indicarle que nos muestre el camino hacia el objetivo principal. También hay unas piedras preciosas que utilizaremos para entrar en la mente de estos Silenciosos y poder ver qué es lo que le están haciendo a este mundo.

fe

El control es bastante sencillo, pues no hay combate y solo tendremos que saltar y explotar ciertas mecánicas, aunque no es complicado en sí. Lo malo es que a veces estos controles son algo frustrantes en cuanto a movimientos de cámara y respuesta a nuestras pulsaciones se refiere, así como el posicionamiento al intentar comunicarse con otros seres, y sobre todo, al escalar o trepar por árboles, donde si no tenemos cuidado podemos acabar muy abajo, teniendo que volver a empezar.

Otra de las cosas que pueden dejarnos pensando que hacer a menudo es la ausencia de instrucciones, subtítulos o alguna ayuda de que es lo que estamos buscando en cada momento del juego. Todo se basa en la exploración, el canto de los animales y unas extrañas pinturas que podremos revelar y que nos cuentan de forma muy sutil la historia de FE.

fe

Fe es un mundo muy bien escenificado y lleno de vida, colores vivos e interacción con toda la fauna y flora, que muestran un universo rico e intenso pero que deja una sensación en todo momento de paz, pues al no haber combate es el título perfecto para disfrutar de la naturaleza y los animales más extraños que puedas imaginar.

Gráficamente tiene mucha personalidad, y aunque a veces parece que en pantalla se usan paletas monocromáticas, se hace más bien para diferenciar las áreas y los terrenos, las cuales se perciben muy hermosas y cautivadoras. Tonos morados, verdes, amarillos, azules y rojos harán que incluso nos emocionemos por el momento de la historia en el que nos encontremos. La versión analizada es la de Xbox One X y se nota un tanto que es uno de los juegos mejorados para la consola premium con resolución 4K y detalles en ultra.

Pero todos estos colores, todas estas luces y toda esta historia de amor por la naturaleza y amistad no sería nada si no estuviera acompañada por una banda sonora excelente. Cada parte del juego tiene una relajante melodía que nos toca el alma, pero que al acercarnos a cada objetivo varía en tono e intensidad y he de confesar que me ha emocionado en muchos momentos. Los sonidos del juego, ausente de diálogos como ya hemos comentado, son una lluvia de sentimientos que nos empujan a sumergirnos de pleno en este mundo lleno de serenidad y armonía, la cual deberemos ir restaurando según avanzamos.

fe

La jugabilidad sin embargo, no es todo lo que podía esperar, pues si buscas acción o un plataformas clásico no vas en buena dirección. Nada de combate ni puzzles complicados con muchos botones, sino una simple aventura guiada por los animales y plantas del bosque. Fe es un juego que emana buen rollo, sentimientos, amor por la naturaleza y todos los seres vivos.

En cuanto a la duración no es que sea un título excesivamente largo, aunque si lo juegas con tranquilidad disfrutando de los paisajes y los habitantes de este mundo tan colorido, se pueden ir unas horitas más. Tened en cuenta que este título es para relajarse y disfrutar.

Conclusión

FE es una historia preciosa de amor por la naturaleza ensalzando la amistad más pura y directa, aderezada con un apartado visual hipnótico y una banda sonora que te llegará al corazón. Si quieres coger el mando para relajarte y conectar con tu lado más amable, no puedes dejar de jugar a Fe.

Feestá disponible en Xbox One, Steam y PS4

Fe

19,99
Fe
8.1

Gráficos

8.5 /10

Sonido

9.0 /10

Jugabilidad

7.5 /10

Duración/Diversión

7.5 /10

Historia

8.0 /10

Pros

  • Una historia que te llegará al corazón
  • Visualmente deslumbrante
  • La banda sonora te hará emocionarte
  • La sensación al jugarlo es de auténtica paz

Cons

  • Controles poco optimizados
  • A veces te puedes perder