Si te aburre la vida de ciudad, siempre puedes hacerte una “escapadita” con Farming Simulator 22

Amantes de la naturaleza, genios de las gestiones y adoradores de la tierra de labranza, llegó vuestra hora. Es momento de poner todos los conocimientos al servicio de nuestra granja, hacer que nuestros cultivos prosperen y de esa forma, que lleguen a los hogares. Todo ecológico, sin trampa ni cartón. Eso sí, el camino no será nada fácil. Habrá que dar lo mejor de nosotros mismos, sacar fuerzas de donde sea para cumplir nuestros objetivos y si no podemos más, contratar a personal que nos facilite las tareas. La vida en el campo nunca fue fácil, y en Farming Simulator 22 seremos testigos de esas dificultades.

Vuelta a los tractores

Después de dos años de barbecho (de manera literal, puesto que del Farming Simulator 19 saltamos a esta actual entrega) es hora de ver si lo sembrado ha dado sus frutos. GIANTS Software ha tenido mucho tiempo por delante para realizar una apuesta rompedora, que mejorara su saga tanto a nivel visual como jugable. Lo cierto es que, para bien y para mal, nos encontramos ante un juego continuísta, con más añadidos curiosos para el fan habitual, pero que no rompe con nada de lo establecido hasta la fecha.

La comunidad del trigo

En su día me fascinó, y en estos instantes me vuelve a sorprender. La comunidad de usuarios que hay alrededor de este simulador agrícola es impresionante. Culpa de ello son la enorme variedad de opciones, utensilios, vehículos y alternativas de negocio que encontramos dentro del juego. Es increíble el mimo y cuidado que la desarrolladora ha tenido a la hora de plasmar la vida en el campo, con todos los procesos típicos que hay que realizar. No sólo es arar, sembrar y regar. Hay que preparar el terreno, quitar las piedras si es necesario,escardar y pulverizar el abono correspondiente entre otras tareas.

A quien el pille “de nuevas”, puede que todo esto le agobie un poco. He de reconocer que Farming Simulator 22 flaquea en su tutorial en comparación con su anterior entrega. Es como si dieran por hecho de que su bloque de usuarios ya ha disfrutado de su pasada iteración. Esto al principio puede chocar, y además junto al control tan caótico que encontramos con el mando, puede exasperar a la primera de cambio. Pero lo bueno es que el título no castiga, sino que premia cuando todo sale a pedir de boca.

¡Elige tu granja inicial!

En esta ocasión, podremos montar nuestro imperio agrícola en tres localizaciones diferentes: Haut-Beyleron, alojada en la campiña francesa; Elmcreek, con su típica orografía campestre americana y Erlengrat, con vistas a las montañas alpinas ideal para los más veteranos del lugar. Cada una tendrá sus riesgos y sus bondades, aunque sin lugar a duda la última localización citada es la más compleja ya que empezaremos sin campos de cultivo. Sólo nosotros y un puñado de vacas.

Pero… ¿Hay alguna novedad en Farming Simulator 22?

Novedades hay, y algunas bastante importantes. Lo más destacado en esta entrega son la inclusión de las cuatro estaciones meteorológicas del año. Ya no simplemente por el hecho de que lllueva más, haga más calor o que nieve, dificulando el acceso a nuestros campos. También influye en el tipo de verdura, cereal o fruta que vayamos a plantar. Y sí amigos, otra inclusión de peso es la inclusión de frutas en nuestro amplio catálogo de productos para la siembra. La oliva, las uvas y un tipo nuevo de cereal llamado sorgo salen a la palestra en esta entrega.

Hay algo pocho en este invernadero…

Estas novedades (y una cinemática espectacular que veréis al final de este análisis) no son suficientes para un servidor. Creo que el estudio ha tenido mucho tiempo para profundizar en Farming Simulator 22. Al menos en consolas, el control sigue siendo complicado. La accesibilidad por los menús algo caótica y el juego no te ayuda a entender sus mecánicas. Tienes que ser tú quien haga el sobreesfuerzo de leer los enormes tutoriales, y apañartelas por tus cultivos con la ayuda de tu… ¿Instinto agrícola?.

Eso sin contar con el aspecto visual, el cual sigue por detrás en cuanto a techo gráfico de hardware se refiere. Ya no sólo es que los gráficos tengan texturas sencillas, sino que la conducción de vehíclos, físicas o colisiones no están a la altura. Sí, eso no es lo verdaderamente importante en este tipo de simuladores, pero ayudaría bastante, especialmente en lo que respecta a abrirse a más usuarios.

Más marcas que en el Corte Inglés

Al menos (y en eso nunca falla) tenemos una ingente cantidad de, ropa, utensilios y vehículos agrícolas de todo uso, con sus modelos oficiales y accesorios. Resulta hipnótico ver tódo el “mundo motorizado” que hay al alcance de los agricultores y ganaderos. Y no hay mejor forma de conocer su funcionamiento que poniéndo el juego y dejándonos llevar por sus mecanismos. Tanto fuera como dentro de sus cabinas.

Comunidad de diez

Otro aspecto que no podíamos dejar pasar por alto era su modo cooperativo online. La verdad es que es un mundo que me da miedo pisar, ya que requiere el compromiso de varios usuarios para sacar una granja adelante. Y para ello debemos arrimar el hombro en todo momento, buscando la sincronía con el resto de jugadores para que todo prospere al ritmo marcado. La comunicación y conocimientos deben ser indispensables, aunque bajo mi desconocimiento, supongo que la recompensa que produce sacar una granja adelante entre todos debe ser maravillosa. Por cierto, cabe decir que en las partidas multijugador que he podido disfrutar, siempre he encontrado usuarios con ganas de ayudar, gesto que elogia a la buena comunidad de usuarios que atesora Farming Simulator.

Conclusión de Farming Simulator 22

Pese a que GIANTS Software ha tenido tiempo suficiente para dotar a su franquicia de un toque nuevo, más fresco y atractivo, lo cierto es que mantiene una línea continuista respecto a su anterior entrega. ¿Eso es malo? Pues depende de lo que busques. Los fans acérrimos encontrarán muchas novedades en cuento a vehículos, cereales y localizaciones, sin olvidar los cambios climatológicos que hacen acto de aparición. Los nuevos usuarios también podrán disfrutar de todas las opciones de juego que hay, sin duda. Eso sí, siempre y cuando pongan de su parte ya que el tutorial se queda algo escueto.

Se podría haber mejorado muchísimo su apartado visual y jugable, pero esos aspectos no son importante en este simulador. Aquí lo primordial es conocer la maquinaria, explorar nuevas líneas de negocio, hacer prosperar tu granja y para los más entendidos, saborear las exquisiteces que brinda su modo multijugador. ¿Estás preparado para ser un auténtico granjero?

Farming Simulator 22

49.99€
7.5

Nota Final

7.5/10

Pros

  • Maquinarias y utensilios agrícolas por doquier
  • El modo multijugador alarga mucho la vida del juego
  • La climatología es una mejora significativa

Cons

  • Gráficamente no despunta que digamos...
  • No hay un buen tutorial que te lleve de la mano
  • Los controles siguen siendo algo caóticos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.