Vive un Escape Room sin gravedad

¿Os imagináis que de repente estáis solos en una nave sin saber qué ha pasado ni a dónde os dirige? Puedes tomarte la noticia de dos maneras: o bien entras en pánico y echas a correr como una gallina sin cabeza… o te planteas otra filosofía de vida donde todo vale y la diversión no tiene límites. En Far-Out hay sitio para estas dos vertientes, aunque alcanzar el estado del bienestar y acomodación puede ser complicado en una primera estancia. La nave tripulada Selene puede ser dura de comprender al principio, pero surcar el espacio requiere de una preparación que no se aprende en cinco minutos. ¿Podrás volver sano y salvo a casa?

Coctelera sideral, popurrí intergaláctico

Far-Out, la nueva propuesta de Escapism Softworks , es un compendio de muchos géneros aglomerados dentro del mismo juego. Lo que parece a primera vista un walking-simulator luego se transforma en un simulador de nave espacial donde habrá que entender muy bien los comandos de la cabina, para después convertirse por último en un juego de terror por diferentes cosas que ocurren en los pasillos. Lo podéis catalogar como más os guste, aunque una cosa está clara: sacar con vida a Zack Paterson de allí no será nada fácil.

De los cuatro tripulantes nos toca el más patoso

Que la dificultad sea elevada es algo que el estudio ha hecho con alevosía y premeditación. Como buenos amantes de las aventuras clásicas, y tomando como referencia juegos míticos como Space Quest o The Dig, nos encontramos un título donde el jugador tiene que pensar mucho las cosas. En Far-Out no hay guías, ni indicaciones que te digan lo que debes hacer. Todo se basa en tu capacidad de exploración y en tu asimilación de conceptos. Ya os adelantamos que es duro, y quedarse estancado en un puzle supone estar vagando por la nave como alma en pena buscando una “iluminación divina” que nos permita proseguir en la aventura. Por eso mismo, el juego no es apto para todo el mundo. Va enfocado a aquellos jugadores avezados que quieran un desafío.

La pesadilla de los botones

El conocimiento de la nave, su funcionamiento y disposición de las salas es clave para que la acción siga su rumbo. Eso si, la parte más importante se la lleva la exploración. Por momentos Far-Out se convierte en una especie de Escape Room donde deberemos rebuscar por todas las esquinas (literalmente) buscando ese fusil que repare una centralita, o ese código que nos permita abrir una taquilla. Lástima su control con mando. Lamentablemente, la precisión que encontramos con pad deja mucho que desear, siendo un juego pensado para disfrutar con teclado y ratón. No serán pocas las veces que tendremos que “toquetear” botones de un panel de control o de la silla del capitán, y estar sufriendo por acertar con el cursor acaba siendo una experiencia frustrante. No son pocas las veces que he tenido que dejar al juego y descansar un rato por lo nervioso que me ponía el asunto. Una ralentización en tus investigaciones que juega en contra completamente, ya que tenemos un tiempo límite para salir airosos de la situación (unas tres horas aproximadamente).

Si todo va bien…¡fiesta en el camarote!

Hay que saber a qué venimos con Far-Out. Tenemos que ser conscientes de que no nos van a poner las cosas fáciles. Eso si, una vez que le pillemos el truco a su dificultad, podemos entretenernos de mil maneras. Desde leer cómics que se encuentran esparcidos por las habitaciones, preparar un café o jugar con el extintor como si fuera un jetpack. La sensación de estar en una nave espacial varada es muy buena, y a medida que vamos conociendo la vida de Zack Paterson y la del resto de tripulación, el contexto va creciendo de manera favorable.

Es por eso mismo que su aspecto visual llama la atención, y pese a no tener los mejores gráficos ni la mejor iluminación, si que es lo suficientemente sólido como para mostrar muchos elementos en pantalla. Se nota que Selene ha tenido días mejores, y ya sea tirado por el suelo o colocado en su sitio, hay muchos elementos para interactuar, usar y descubrir. Mención especial también al doblaje de nuestro protagonista, ya que pese a que está en inglés, su interpretación es de muy buena calidad.

Conclusión

Far-Out no es el típico juego walking-simulator en el espacio. Tampoco es un título de terror ni tampoco un juego de puzles al uso. Se trata de un conglomerado de todas estas ideas con una pizca de esencia clásica que destaca por las pocas indicaciones que tendremos en pantalla y en la dificultad que ofrece. No es un juego para todo el mundo y el control con mando tampoco ayuda demasiado.  Habrá momentos donde tendremos que interactuar con pantallas, botones y montañas de objetos tirados por el suelo, siendo el control con pad un poco desquiciante debido a la precisión que se exige a la hora de apuntar hacia un objeto de interés. Manejar una nave espacial nunca fue fácil, y ahora tenemos la oportunidad de vivir esa experiencia en nuestras propias carnes, y si queremos, movernos por las estancias en calzoncillos.

Far-Out

14.99€
6.6

Gráficos

6.5/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

5.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Dificultad de antaño: sin guías ni pautas a seguir
  • Cada estancia de la nave está repleta de objetos
  • El doblaje de Zack (en inglés) es interesante
  • Tres formas distintas de superar el juego

Cons

  • El control con mando desquicia
  • Como te quedes sin ideas estarás perdido
  • Me sobran muchos momentos de interacción con pantallas/ordenadores

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.