Si el estado de Montana se nos ha quedado pequeño, siempre podemos volver con esta visión más “desolada” que ofrece Far Cry: New Dawn.

He deambulado por desérticos parajes en África, me han sometido a todo tipo de drogas en el corazón de una jungla, he sobrevivido a las inclemencias del gélido tiempo en el Himalaya, he evitado ser devorado por bestias prehistóricas e incluso he luchado contra una secta religiosa. Pero el siguiente desafío no me asusta. El mundo post-apocalíptico no me achanta. ¿Sabéis por qué? Porque ya lo conozco.

Este año Ubisoft apuesta de nuevo con una nueva iteración de la franquicia Far Cry. Como ya pasó en su día con el “spin-off” Far Cry: Primal (donde retrocedíamos millones de años para desenvolvernos en una vida prehistórica), en esta ocasión volvemos a dejar las entregas numeradas para experimentar un posible futuro postapocalíptico gracias a Far Cry: New Dawn. Eso sí, olvidaros de la chatarra oxidada y toda la maquinaria steam-punk que suele acompañar a este tipo de ambientaciones. La vida se abre camino en el condado de Montana, y con mutaciones o sin ellas, la flora y fauna vuelve a conquistar la región y reclama su legítimo puesto. Esto, por supuesto, también sucede con los humanos, y aquí es donde comienza la historia de nuestro anónimo y mudo protagonista.

Marchando un Alexios y una Kassandra para Far Cry

No meterse en líos con el sexo parece que ya es una tónica en los juegos de Ubisoft, y por primera vez en la franquicia podemos escoger un personaje femenino para recorrer las vastas tierras llenas de enemigos. Una elección que no sirve para mucho ya que independientemente de quien escojas, el hilo narrativo no afecta para nada. De hecho, como en anteriores entregas, básicamente nos limitaremos a saltar de misión en misión sin que podamos tener mucho peso en las decisiones del juego. Pese a esta falta de iniciativa hacia el jugador, sí que tendremos un objetivo a cumplir en Far Cry: New Dawn, que se resume en traer la paz a Prosperity, un asentamiento civil que vive aterrorizado por una banda de malhechores que se hacen llamar los Salteadores.

¿Adivinad qué? Habéis acertado. Como suele pasar en la saga, el papel relevante del título no lo posee nuestro personaje, ni tan siquiera los amigos de armas que luchan por un bien común. La cabeza visible del juego sigue recayendo sobre el malo de turno, y en este caso viene por partida doble, ya que serán las hermanas gemelas Mickey y Lou las encargadas de hacernos la vida imposible allá por donde pisemos. Unas hermanas que ya desgastan la fórmula, y pese a las disputas entre ambos bandos (o entre ellas mismas), o pese a las amenazas y muertes que provocan, no confieren el respeto que otros malos de Far Cry han tenido. Al menos “tocarán las narices” con sus incursiones a nuestro campamento, y eso ya levantará nuestro odio hacia ellas.

En el post-apocalípsis las reglas no han cambiado

Sota, caballo y rey. Las mecánicas jugables de Far Cry:New Dawn siguen siendo conocidas por los fans de la saga. Tendremos que explorar un estado de Montana con un contexto postapocalíptico mientras vamos realizando misiones principales y tareas secundarias. En esta ocasión, se ha intentado simplificar algunas opciones para otorgar más peso a otras, como puede ser el crecimiento de nuestro asentamiento Prosperity. Habrá que recuperar puestos en manos de los Saltedores, reclutar a nuevos compañeros para que luchen a nuestro lado (jabalí incluido), y recolectar como locos material para crear nuevas armas. Una fórmula que no innova, y que incluso a los acérrimos a la franquicia como puede ser mi caso puede empezar a mostrar signos de reiteración excesiva. Además, al contrario que en Far Cry 5 donde nuestra aventura comenzaba en el centro del mapa y nosotros elegíamos dónde queríamos ir, aquí arrancaremos desde una esquinita de la región y nuestro camino parece estar guiado por la propia historia del juego.

¡A mí la chatarra!

El etanol es una parte fundamental para el crecimiento y desarrollo de nuestra base, por lo que será primordial hacernos con la mayor cantidad de este combustible. Para ello, tendremos que recuperar las bases enemigas o robar los camiones que transportan este preciado componente. Mas vale que tengamos en cuenta este compuesto químico, ya que será de utilidad para desbloquear armas de mayor nivel, mejorar la cartografía de nuestro bando, aumentar el número de botiquines o permitir el uso de vehículos especiales como helicópteros (por poner varios ejemplos). Hasta ahora nunca había reparado mucho en el crafteo de materiales en la saga Far Cry. Siempre que conseguía tres espacios para armas, y me equipaba un arco, un fusil de asalto y una metralleta pesada me sentía el rey del mundo. Pero gracias a este pequeño incentivo, todo cambia y nos veremos más vulnerables (aunque seguiremos partiendo el bacalao sin ayuda de nadie…). De hecho, realizar la conquista de un puesto avanzado sin que suene la alarma, o secuestrar un camión con etanol en lugar de destruirlo tendrá una justificación de peso, ya que nos aportará un mayor beneficio y en consecuencia una mejora en nuestro equipamiento.

Otro de los puntos donde parece que Ubisoft no ha querido profundizar en exceso es en el tema de la caza. Sabéis que en entregas anteriores podíamos mejorar nuestro equipo con pieles y partes de los animales que cazábamos. En Far Cry: New Dawn, aunque existen animales (algunos de lo más exóticos), no nos aportarán esos materiales que nos permitan mejorar el estado de nuestras herramientas. Abatirlos será opcional, y aunque sí que nos proporcionarán objetos cuando los despellejamos, sólo serán útiles para la verdadera moneda de cambio que han impuesto en el juego: cajas de suministros, engranajes y cinta aislante. Este trío de elementos serán los tres pilares básicos para la creación de nuevos vehículos y armas, por lo que necesitaremos estar siempre pendiente por si vemos algún botín a mano. El juego sabe de su importancia, y no dudará en ponernos en el mapa la localización de estos objetos, imprescindibles si queremos mejorar nuestro armamento para enfrentarnos a enemigos con mayor armadura. No me ha parecido mal la idea, tanto la de estos tres componentes descritos como la del etanol, aunque su presencia es tan constante que puede agobiar. Mas aun cuando existe la posibilidad de comprar con dinero real más suministros si no queremos perder el tiempo rebuscando por el condado de Montana. Una vía de escape para los micropagos que no invita al optimismo cuando lo ves entre las opciones del menú.

Algo más detrás de su campaña

Se nota que Far Cry: New Dawn es un “spin off” con menos presupuesto del que debiera. Lo hemos comentado por el enorme parecido a lo visto en Far Cry 5, por su similitud en sus bases jugables…o por su “sacrificio” en su multijugador competitivo. Por suerte, sigue habiendo otras facetas intactas como es su cooperativo, mucho más importante y necesaria si queremos enfrentarnos a las expediciones. Una vez que regularicemos el campamento Prosperity, tendremos la opción de viajar en helicóptero a estas expediciones donde realizar un tipo de misión que nos aportará una gran suma de materiales. Su mecánica será algo distinta, ya que tendremos que recuperar un alijo de la misma fortaleza de los Salteadores y salir huyendo por patas de la zona. Un ejercicio que para nada resulta fácil y donde agradeceremos enormemente la participación de otro compañero de armas.

Los bugs debidos a la radiación

Vamos a ir directos y al grano. Far Cry:New Dawn se posiciona como una de las peores entregas de la saga. No porque falle en su aspecto grafico o técnico, sino porque lo vivido en este mundo postapocalíptico, ni es postapocalíptico ni te sumerge de lleno en lo que allí acontece. Pasan solamente 17 años desde las explosiones nucleares, en un terreno que debería estar desolado y lo que encontramos es flora y fauna a raudales. Esto no debería ser malo, y de hecho hay parajes preciosos, pero no sirven para enmarcar la falta de recursos o el estado precario en el que deberían estar todos sus habitantes. Al final, lo único que veremos atípico en este nuevo entorno (aparte de las armas) es el alto contraste de las flores rosas respecto al resto del paisaje, edificios pintados con el mismo color… y ciervos blancos. Al menos las zonas que vemos en las expendiciones sí que aportan ese aire que todos esperamos.

Un apartado visual que sigue ofreciendo grandes fotos (especialmente en Xbox One X y con el HDR activado) pero que deja otra serie de problemas que no han llegado a corregir. No me ha pasado una ni dos veces que los enemigos aparecen delante de mis narices como si de un respawn se tratara. También han sido recurrentes ciertos fallos en las físicas, sobre todo cuando un enemigo es abatido o cuando pasas con un coche por encima de un arbusto (vemos una animación de cuatro astillas rompiéndose y de repente la vegetación desaparece). No rompe la partida, pero un servidor esperaba una evolución lógica de lo visto en Far Cry 5.

Por suerte, Ubisoft sigue apostando por un apartado sonoro a la altura, y en eso no podemos tener pegas. Ya no solamente en su doblaje al español, sino con un sonido ambiental que te mete de lleno en los bosques y cuevas. Tenemos un gran repertorio musical, con canciones clásicas que entonan muy bien con la era postapocalíptica a la que hace alusión el título. Es cierto que es imposible combatir contra los coros y armonías de Far Cry 5, pero después de la explosión de bombas nucleares, ¿qué más se puede pedir?

 

Conclusión
Ubisoft ha vuelto a brindarnos de un spin-off para saciar nuestras ganas de Far Cry, pero con unos resultados que no llegan a lo deseado por varios motivos. No es mal juego, y de hecho su accesibilidad y mecánicas son muy buenas, pero es cierto que no llega a transmitir un contexto post-apocalíptico que convence. Puede que su similitud con Far Cry 5 (tanto en contexto geográfico como en propuesta jugable) pase factura, e incluso alguno pueda percibir Far Cry: New Dawn como una gran expansión de su quinta entrega numerada más que otro título lanzado de manera independiente. Entretenido, frenético, pero no vemos nada nuevo bajo el Sol, aunque ese Sol haya sido testigo de ataques nucleares.

 

Far Cry: New Dawn

44.99€
7.5

Nota Final

7.5/10

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.