Ubisoft arriesga con Far Cry 5 al incorporar una localización más común y con una historia muy polémica que gira alrededor de sectas religiosas. ¿Estará a la altura de las expectativas?

Por fin tenemos a la venta Far Cry 5, la nueva entrega de la saga de Ubisoft que no viene exento de polémica y que abre varios frentes conflictivos por su propuesta, ambientación y contexto. Puede que sea por el tema que trata, envuelto en creencias religiosas y sectas de las que pocas veces se habla en un videojuego (o al menos se habla poco desde un punto de vista verosímil y hasta cierto punto existente) aunque algunas de las otras críticas o puntos de debate van dirigidas a la preocupante reiteración de mecánicas que presenta este nuevo capítulo localizado en el estado de Montana. ¿Será cierto o falso todo lo que se comenta? Vamos a intentar explicarlo en el análisis que os tenemos preparado.

Bienvenido al Condado de Hope, novato.

Como ya podríamos catalogar de tradición, en Far Cry 5 el protagonista no es el héroe que manejamos, sino el villano que nos apretará las tuercas durante toda nuestra aventura, encarnando nosotros a un anónimo novato que se verá envuelto en la acción de manera fortuita. Joseph Seed será el antagonista: un pastor que guía a sus fieles por los caminos de su religión, a través de unas creencias de lo más radicales, agresivas y cautivadoras que ha hecho que se propague como la pólvora por todo el Condado de Hope. Por desgracia, Joseph no estará solo, ya que cuenta con la ayuda necesaria de sus otros tres hermanos, cada uno con unas tareas específicas y que desarrollaremos más adelante.

Una de las mayores preocupaciones que los fans tenían con Far Cry 5 era la localización, que deja parajes exóticos, montañas heladas y viajes a la prehistoria para situarnos en un espacio más contemporáneo. Algunos lo tachaban de sencillo, y en parte tienen razón ya que posiblemente los bosques americanos no llaman tanto la atención como otras entregas. Pero que no os confunda lo poco cautivador que puede ser el emplazamiento con lo que podremos encontrarnos una vez nos sumerjamos en el Condado de Hope, ya que entre sus bosques, montañas y tierras cultivadas hay un rico mundo lleno de granjas, gasolineras, iglesias, parajes de ensueño con ríos, carreteras y todo tipo de flora y fauna por descubrir. Además, sin miedo a arrepentirnos, el aspecto gráfico que presenta Far Cry 5 es abrumador, de lo más bonito que hemos visto en consolas gracias a su resolución 4K nativa que experimentamos en Xbox One X, siendo una maravilla disfrutar de sus entornos ya sea de noche o de día, ya haga sol, niebla o caiga una tormenta. Simplemente impactante, al igual que resto de elementos visuales como explosiones, caras de personajes de peso en la historia (los enemigos comunes son meros clones, pero además descaradamente), vehículos y un largo etc. que verificaréis por vosotros mismos una vez arranquéis el juego.

Los santitos están hechos de hierro

Por algún extraño motivo, los usuarios que hemos disfrutado de entregas anteriores (en mi caso particular, llevo siguiendo la saga desde su lanzamiento allá por el 2004) esperaban de Far Cry 5 una entrega mucho más seria, más inmiscuida en los problemas religiosos que se relatan y la toxicidad de las sectas y la veracidad de estas. Pero, contra todo pronóstico (y pese que en los comienzos de la aventura podamos pensar justo lo contrario) posiblemente sea la entrega más alocada, frenética y disparatada que hayamos tenido entre manos. Si en su anterior obra, el spin-off Far Cry Primal, abogaba por el sigilo y una especie de supervivencia frente a todo tipo de peligros, fueran tribus enemigas o depredadores naturales, en esta ocasión seremos como se suele decir un ejército de un solo hombre. Puede que al principio nos descoloque (es más, las escenas con los villanos son de lo más serias y solemnes, y poco o nada tiene que ver cuando nos metemos de lleno en la acción) pero si le damos una oportunidad y aceptamos sus condiciones, será igual o más disfrutable que el resto de la franquicia. Explosiones, conducir a toda velocidad con todo tipo de vehículos y un baile infinito de balas nos mantendrán entretenidos durante las 30 horas que nos puede durar la campaña principal (aunque pueden ser muchas más si nos paramos a realizar todas las secundarias).

¿Te has perdido? Pregunta a los lugareños

¿Os acordáis de las típicas atalayas de Far Cry? Tenemos una buena noticia: ya no existirán. Salvo una primera torre que tenemos que escalar, el resto del mapeado y puntos importantes tendremos que descubrirlos por nosotros mismos. Si hacéis memoria, antes las atalayas servían como elemento para revelar nuevas zonas del mapeado, y junto a esto se añadían nuevos iconos con tareas y actividades secundarias. Esto ahora no pasa, y para realizar todo tipo de encargos o bien tenemos que indagar nosotros mismos, o bien deberemos liberar a rehenes y preguntarles directamente por puntos de interés. Esta nueva implementación me ha parecido correcta, ya que hace toda la aventura mucho más natural, libre y te obliga a interactuar con personas de la Resistencia o a leer cada papel que encontramos en las fortificaciones en busca de pistas.

La realización de misiones principales y tareas secundarias será principal para el desarrollo de la aventura. Primero, porque nos darán puntos de talento extra para volvernos más versátiles, con cinco ramas de un árbol de habilidades un tanto caótica y que no presenta coherencia ninguna. Segundo, porque nos permitirá embolsarnos un dinerillo extra para comprar nuevo equipamiento, vehículos o accesorios para armas. Y tercero por que será obligatorio cumplir estas misiones secundarias para ir enfrentándonos a los hermanos Seed. Movilizar a la resistencia, y hacerla paulatinamente más y más fuerte será nuestro objetivo, y para ello será vital realizar todo tipo de actividades como rescatar a rehenes, reducir puestos de la secta e incluso apropiarnos de estos lugares estratégicos.

Te relatamos los ingredientes de Far Cry 5

Podríamos catalogar a Far Cry 5 como un título construido por retales de otras obras de Ubisoft: obviamente tenemos mecánicas de anteriores juegos de Far Cry, pero también encontramos algo de esencia de Rainbow Six Siege en su gunplay y bajo mi punto de vista, mucho de lo vivido en Ghost Recon: Wildlands por lo que diré a continuación. Como hemos mencionado antes, cada hermano de la familia Seed tiene un rol en la secta: John se encarga de reclutar nuevos fieles a la causa, Jacob los adoctrina y ofrece entrenamiento militar y Faith supervisa la síntesis del Gozo, una sustancia alucinógena que usan para su propio beneficio. Cada uno de los hermanos controla una región concreta del Condado de Hope, y para acabar con cada uno de ellos, primero tendremos que armas mucho revuelo para hacer que salgan de su escondite. Este formato me recuerda mucho a lo visto en el cártel colombiano que reducimos en la última entrega de Ghost Recon, con la salvedad que en Far Cry 5 hay actividades más variadas y menos serias. La amalgama al final resulta satisfactoria, y pese a que los momentos narrativos intensos suceden justo en momentos muy concretos cuando abatimos a alguno de los hermanos, o cuando alcanzamos cierta popularidad en cada región, ayudar a los miembros de la Resistencia siempre es agradable por lo variopintas de sus misiones.

Amigos para siempre, hasta en las peores condiciones

Aunque parezca que somos nosotros solos contra la secta, en verdad esto no es del todo cierto. En nuestro camino podremos reclutar pistoleros a sueldo o animales, cada uno con sus características y puntos fuertes. Serán tres las bestias a domesticar y seis las personas que podrán luchar codo con codo con nuestro personaje, teniendo antes que realizar una pequeña misión para desbloquearlos. Habrá francotiradores, pilotos, un perro que marque los enemigos, el oso que hará uso de su fuerza bruta, un puma sigiloso, etc. que encajarán mejor o pero dependiendo de la tónica de la misión. Siempre podremos realizar las misiones sin reclutar a nadie, pero os aseguramos que esta ayuda extra siempre viene bien, incluso para “resucitarnos” si hemos caído en combate. Eso sí, todo se disfruta más con un amigo tanto por diversión como por la compenetración en el momento de la batalla, porque una cosa que debemos achacar y seriamente es la falta de Inteligencia Artificial tanto de nuestros compañeros como del mismo enemigo, los cuales dejarán unas escenas completamente absurdas, fuera de lugar y que no encajan con el tono que pretende ofrecer Far Cry 5.

Un amigo para derrotarlos a todos

Porque sí, porque no hay entrega mejor y más propicia al juego cooperativo que Far Cry 5. Si antes hemos dicho que es el título más alocado de la franquicia, tenéis que multiplicarlo por dos cuando os juntéis con un amigo. Eso sí, hay que tener cuidado porque, aunque podemos realizar las misiones principales junto con un amigo, solamente le aparecerán como completadas al host de la partida y el invitado tendrá que volver a realizarlas en su sesión de juego. Pese a este fallo que se arrastra desde Far Cry 4, el resto está puesto para el disfrute, tanto secundarias, looteo de materiales, experiencia realizando actividades, etc. Puede que haciendo tanto “el cabra” nos perdamos algunos detalles de la trama, pero a cambio ganamos diversión pura y dura con un compañero.

Cierra los ojos y disfruta de los cánticos gregorianos

Uno de los puntos bajo mi punto de vista más fuertes del juego, sin duda alguna es su apartado sonoro. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de una banda sonora tan buena como la presentada en Far Cry 5. Tanto las canciones más corales en los momentos donde la secta hace su aparición, como los temas más rockeros, algunos de ellos de sobra conocidos, tienen cabida dentro de Montana. Surcar las carreteras con la radio puesta es todo un placer, y aunque no lo gozaremos tanto como quisiéramos, siempre es muy agradable contar con el magnífico hilo musical. Las voces también se hayan a un buen nivel, todas en perfecto español y bien diferenciadas.

El Arcade es mi pastor, sin él nada me falta

Si por algún motivo la propuesta principal con su modo campaña se te hace corto, y quieres seguir explotando Far Cry 5 hasta la salida de sus próximas expansiones, tenemos un modo Arcade de lo más variopinto. En esta modalidad multijugador podremos completar varios desafíos nosotros solos o con un amigo, o directamente meternos en refriegas por equipos con otros usuarios en el típico modo Deathmatch. Lo curioso de todo esto es que por un lado Ubisoft ha hecho los deberes y tiene disponibles unos mapas prefijados y bien pensados tanto si jugamos los desafíos como las batallas por equipos, pero aquí viene lo importante: los usuarios cuentan con un editor de lo más completo para hacer y deshacer a su antojo. Algunos pueden verlo como una nimiedad, pero cuando después de una semana en el mercado la gente ya ha hecho sus versiones caseras de PUBG, el típico mapa de Nuketown de Call of Duty: Black Ops o la mansión Baker de Resident Evil VII, hay que mirar esta herramienta con respeto. Es cierto que algunos de estos mapas tienen fallos en sus texturas, o hay solapamientos que pueden despistar un poco, pero si le damos una oportunidad podemos encontrar todo un mundo de posibilidades a nuestro alcance, y hacer que el juego no tenga un límite marcado.

Conclusión

Al final, Far Cry 5 puede que no sorprenda por la localización escogida, ni por aportar ese tono de seriedad que se podía entrever por el polémico tema que trata y ni siquiera por una actualización de mecánicas jugables a la altura de una entrega numerada (es más, Far Cry Primal arriesgó muchísimo más). Por suerte, tiene otros elementos como su brutal apartado gráfico, su excelente banda sonora y el frenetismo que aportan sus batallas que hacen que no despeguemos el mando de nuestras manos hasta completar una región tomada por el enemigo. Sabiendo que vas a encontrar una continuación que sigue los mismos pasos que los anteriores (salvo por pequeñas excepciones mencionadas en el análisis) en tus manos está si verdaderamente te apetece volver a una lluvia de disparos frenética, misiones por doquier y situaciones extremas. Por la parte que me toca, puede que no despunte tanto como otras entregas, pero divertido lo es, y un buen rato.

Far Cry 5

69.99€
8.9

Gráficos

9.5/10

Sonido

9.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

8.0/10

Pros

  • Acabado gráfico espectacular
  • El cooperativo multiplica la diversión por dos
  • El Modo Arcade puede ser infinito

Cons

  • La IA de los enemigos, para echarla de comer aparte
  • Se esperaba que fuese más serio
  • Poca innovación jugable respecto a Far Cry 4