La llegada de la saga Fable al mundo de las cartas era una fecha que teníamos en el calendario y ahora que lo tenemos en nuestra consola, ¿puede superar a los líderes de la categoría?

Fable Fortune es un juego de cartas coleccionables que fue desarrollado por Flaming Fowl Studios basado en la saga Fable (originalmente creada por Lionhead Studios liderado por el mítico Peter Molyneux) que hace unos días salió de Game Preview y ahora se puede disfrutar en su edición final. En Fable Fortune debemos enfrentarnos contra otros jugadores (de Xbox One, Steam o Windows 10) mediante combates con nuestra baraja de cartas personalizada (o no). Para ello, debemos elegir una clase de las 6 disponibles, basadas en el universo de Fable, y armar un mazo con las cartas disponibles previamente conseguidas. Además existen 3 mazos preconstruidos, uno de ellos está armado con cartas básicas y los otros dos hechos con estrategias y sinergias pensadas por los desarrolladores.

Ya con un mazo armado buscamos un oponente, que puede ser alguien desconocido o un amigo, y nos enfrentamos en combate donde el objetivo es reducir sus puntos de salud a cero. Con la ayuda de nuestras cartas (que pueden ser esbirros o hechizos) con habilidades específicas iremos formando jugadas mientras avanza la batalla tratando de mantener una posición ventajosa.

A la sombra del pionero del género.

Todo luce de maravilla, hasta que miras alrededor y te das cuenta de que se parece muchísimo a Hearthstone. Fable Fortune tomó todo lo hecho por el juego de Blizzard como base jugable y sólo modifica algunas cosas para diferenciarse de su inspiración. La misma estructura por clases diferentes entre sí, poder de héroe, mazos con la misma cantidad de cartas, misma cantidad de mazos preconstruidos, misma cantidad de cartas por sobre, mismo sistema de rareza, incluso tiene una animación muy similar a la de Hearthstone para la apertura de sobres. Se pueden citar muchas más características similares que fueron calcadas, sin embargo, no está mal tomar como inspiración una obra consolidada, el problema está cuando no te diferencias lo suficiente de la obra original para destacar por ti mismo.

Cabe resaltar que el enfoque sobre el poder de héroe es muy interesante. En Hearthstone cada clase tiene una habilidad única característica de la misma, en el caso de Fable Fortune se usa la misma base sólo que se añade un elemento destacable en los juegos de la saga Fable: la moralidad del personaje principal. Nuestro poder de héroe cambia al completar misiones (estas son elegidas al inicio de la partida, o luego de terminar una, y contienen unos requisitos específicos para llevarse a cabo), permitiendo elegir entre ser Bueno o Malo. La elección de una u otra depende de la situación de la partida o posibles estrategias en mente, dado que cada una ofrece beneficios distintos y acordes a la elección moral. Esta me parece una sabia decisión de diseño, otorgando dinamismo a la partida gracias a la posibilidad de hacer hasta tres cambios a lo largo del juego.

La premisa general suena y se siente muy bien, las partidas se disfrutan y se hacen amenas pero, sólo cuando llevas mucho tiempo jugando. La curva de aprendizaje se siente elevada al inicio. Las habilidades o palabras clave (Rush, Safeguard, etc) de las criaturas son “difíciles” de asimilar y sólo se puede saber su uso en plena partida. El tutorial no ahonda en estas palabras clave y sólo toca por encima algunas características principales de la jugabilidad.

Parece que en el intento por diferenciarse más de Hearthstone, se eliminaron características que se echan en falta, como por ejemplo, el historial de cartas usadas. En la partida van sucediendo jugadas por ambos lados que pueden llegar a ser muy rápidas y no se aprecia lo que sucedió. Para el jugador casual sirve para conocer estrategias, sinergias y cartas a partir de las jugadas por los adversarios, pero en el competitivo, es una poderosa herramienta que ayuda a tener referencia clara de cuántos recursos ha usado el oponente y en qué contexto.

Otro problema del que parece padecer Fable Fortune, lamentablemente no depende de él, es que el matchmaking del juego no es del todo justo. Ganar unas pocas partidas con un mazo preconstruido estándar se acerca peligrosamente a jugadores con mazos competitivos muy poderosos con los que es difícil enfrentarte a ellos, resultando en frustración. Esto principalmente se debe a la poca comunidad que posee el juego actualmente y conlleva a que jugadores nuevos deban enfrentarse a jugadores veteranos, que vienen desde la versión en Game Preview, antes de tiempo.

A falta de pan, buenas son tortas.

Por otro lado, el juego tiene un aspecto artístico bastante cuidado. El estilo se ve muy sobrio y se sincroniza de la mejor forma con el tono general del juego. Las animaciones se ven muy bien y hacen que te sientas inmerso en la emoción de la batalla. Tal vez, hay ocasiones en donde se siente que hay poco feedback o que se siente lento pero son situaciones muy puntuales.

Otro añadido que posee Fable Fortune es el modo cooperativo. Hay eventos semanales en donde debemos enfrentarnos a un jefe con la ayuda de otro jugador (que puede ser un amigo), alternando los turnos entre el jefe y los jugadores. Ambos jugadores pueden ver las cartas del otro y pueden señalar cartas al otro jugador como sugerencia de juego. Son desafíos que requieren de mucha habilidad, sincronía entre los jugadores y buenos mazos.

Para los jugadores que quieren perfeccionar sus habilidades con cada clase pero no desean hacerlo contra otros jugadores pueden hacerlo en un modo solitario donde se enfrentan a enemigos con habilidades específicas y ofrecen recompensas por superarlos. Cada clase tiene 6 combates por pasar, aunque lamentablemente el juego no está completo en este apartado, hay 3 clases que aún no tienen estas misiones en solitario.

Conclusión.

Fable Fortune es un título consistente en su premisa, entretenido y con ideas planteadas en su jugabilidad bastante interesantes pero, lamentablemente, no logra quitarse la sombra de su principal fuente de inspiración. Un título que junto a un apartado gráfico bastante sólido y cautivador que, además tiene un componente sonoro que cumple en lo básico, hacen de él un título recomendado para aquellos fans de la saga y de los que quieran buscar una experiencia similar a Hearthstone en su Xbox One.

Fable Fortune

0.00
Fable Fortune
6.8

Gráficos

8.5 /10

Sonido

6.0 /10

Jugabilidad

6.0 /10

Duración/Diversión

6.5 /10

Pros

  • Recrea el universo Fable de forma impecable.
  • Apartado gráfico muy cuidado.
  • Sistema de moral.

Cons

  • Parecerse mucho a Hearthstone
  • Matchmaking injusto para los novatos.
  • Un tutorial que deja muchas dudas.