Pa´lo que me queda en el convento… ¡al menos lo intento!

La promesa de la eterna juventud es un tema que siempre ha preocupado al ser humano. El temor a la muerte, a abandonar este mundo y a no poder continuar con nuestro legado en la Tierra es una preocupación que por desgracia no tiene solución. Sir Arthur, el protagonista de Eternum Ex, no pierde la esperanza de encontrar el poder que le otorgue la inmortalidad, y por eso no dudará ni un instante en adentrarse en Samarnath para luchar por sus sueños. Que conozcamos, sólo Jordi Hurtado a vuelto de este reino subterráneo… ¿Lo conseguirá nuestro protagonista?

Una patada directa a nuestra nostalgia (qué viejos somos…)

El título desarrollado por Radin Games y Flynn’s Arcade no se corta nada en proclamar el estilo retro de su obra a los cuatro vientos. Es más, vemos de inmediato las referencias, bastante ligadas a clásicos como Bomb Jack, al menos en lo referente a mecánicas. Tampoco podemos obviar ciertas similitudes con Ghosts ‘n Goblins, al menos en cuanto a parecido de personajes y las animaciones de nuestro ajado protagonista (es más, el nombre de Sir Arthur no creo que se haya escogido al azar…). Con esto queda claro las pretensiones de las compañías: rememorar buenos tiempos con una jugabilidad clásica, sencilla y directa. Y os aseguramos que lo consiguen.

Nuestra misión será fácil de ejecutar, pero difícil de completar. Tendremos que recorrer cinco mundos en busca de unos orbes que nos brinden la ansiada inmortalidad. Para ello, deberemos superar una serie de fases por cada mundo, cada uno comandado por el jefe final de turno que intentará frustrar nuestros planes. Para superar cada fase será necesario recolectar todos los cofres esparcidos por el escenario, de forma similar a lo visto en Bomb Jack (salvando las distancias entre ambos juegos). Puede parecer algo repetitivo, pero gracias a una jugabilidad muy bien implementada y a una dificultad elevada que mantiene el reto en todo momento, nos tendrá enganchados con la sensación de querer completar “una fase más”.

Jarabe de roble para quien se interponga en nuestro camino

Sir Arthur está mayor, pero como persona manida en combates y magia, aun sabe repartir estopa a sus enemigos. Como arma tendrá su bastón mágico con el que repartirá de lo lindo, aunque con el inconveniente de que sólo será útil en distancias cortas (muy cortas, recalcaría). Este factor lo hace vulnerable, ya que si un enemigo nos pilla desprevenidos, sin tiempo para planificar nuestro ataque, o simplemente no nos hemos posicionado frente al adversario de manera correcta, nuestro héroe acabará siendo golpeado y hecho cenizas (literalmente). Por suerte, en nuestro camino encontraremos power-ups en forma de hechizos que serán un balón de oxígeno entre tanto descontrol de enemigos y cofres. Saber cuándo y cómo usar estas ayudas será fundamental para salir con éxito de la fase, así que usad estos potenciadores con cabeza.

¿Jugabas en salones recreativos o en casa?

En total, habrá 25 fases que podremos jugar en cualquiera de los dos modos que tenemos disponibles: una variante arcade, en la que no podremos guardar el progreso pero tenemos continuaciones infinitas, y un modo consola, donde podremos salvar nuestro progreso pero a cambio tendremos un número determinado de intentos para completar el juego. Pese a la constante misión de recolectar todos los cofres en cada fase, hay cierta variedad en la composición del escenario ( y de los enemigos) que otorgan cierta distinción entre pantallas. Además, las fases con los jefes finales son completamente distintas, con un desarrollo vertical en la que habrá que ascender hasta llegar al encuentro resolutivo ante nuestro rival.

Pese a que Eternum Ex nos devuelve a aquella mágica “esencia videojueguil” de principios de los años ’90, se ha optimizado su control para que todo vaya fluido como la seda. No hay error en la programación, ni bugs raros, ni sorpresas injustas: si mueres es por tu culpa. No han sido pocas las veces que por querer ir rápido no he visto un enemigo venir, o que he dado un mal salto, o no he podido esquivar el disparo del jefe final por querer apurar el ataque. La experiencia es un grado, y progresivamente iremos mejorando nuestra técnica. De hecho, Radin Games y Flynn’s Arcade lo saben, sabiendo gestionar muy bien su curva de dificultad.

Conclusión

Eternum Ex nos brinda la oportunidad de viajar al pasado para volver a experimentar un titulo fácil de controlar, pero difícil de completar. La mezcla entre mecánicas con aires a Bomb Jack, con un estilo visual que nos recuerda en parte a los grande juegos de Capcom de la época, hacen que sintamos interés por la obra de Radin Games y Flynn’s Arcade, hasta tal punto de vernos en la necesidad de completar el juego del tirón. Hay géneros que rara vez pasan de moda, y aquí tenemos el claro ejemplo de ello.

Eternum Ex

12.99€
7

Gráficos

6.5/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración/Diversión

7.5/10

Pros

  • Juego atemporal tanto para veteranos como para neófitos
  • Su jugabilidad directa esconde un reto que "pica" partida tras partida
  • Los momentos contra los jefes finales son chulos

Cons

  • Me faltan power-ups para el bastón de Sir Arthur
  • Puede volverse algo reiterativo si queremos buscar algo más del juego
  • La música no resulta excesivamente pegadiza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.