Como si fuera un boceto hecho a mano, Earth Atlantis nos propone un juego de disparos con nave de lo más original. ¿Estará a la altura que el resto de sus competidores?

El océano. Esa inmensa cantidad de agua tan fascinante, mágica, misteriosa y llena de vida. Hemos conocido océanos calmados y rugientes, tranquilos y voraces, al igual que con distintas tonalidades, pasando de las aguas cristalinas, colores azulados y verdosos hasta algunos completamente negros si nos adentramos en sus profundidades. Eso si, lo que pocas veces hemos visto es un color sepia simulando un efecto “vintage”, aunque por suerte aquí tenemos a Earth Atlantis para ilustrarlo. La propuesta de Head Up Games y Pixel Perfex es bastante particular por este hecho y muchos otros que relataremos más adelante, por lo que te recomendamos que busques tu traje de buzo y que nos acompañes en este análisis en búsqueda y captura de animales robotizados.

En Earth Atlantis volvemos a ponernos en la situación de un futuro distópico, con la salvedad de que en vez de encontrar yermos áridos carentes de vida tendremos prácticamente todo lo que conocemos sumergido en agua. La vida duramente prosigue su curso, y aunque aún hay resquicios de humanidad sobre tierra, prima la actividad bajo el agua dominada por máquinas que se han ido adaptando al nuevo hábitat, moldeando su forma de tal manera que veremos peces, pulpos, tortugas y cangrejos completamente mecanizados. Los asentamientos supervivientes no pueden permitirse tal afloramiento de criaturas, por lo que será nuestra labor sumergirnos en tan peligrosas aguas y hacer frente a todas las amenazas que allí encontraremos.

A la caza de los robots submarinos. Ese será el lema y el objetivo que tendremos en el trascurso de toda la aventura. Un total de 41 criaturas a las que habrá que pararle los pies (o los tentáculos, ya puestos) aunque antes para ello habrá que localizarlas en el mapeado. Nosotros seremos los encargados de manejar uno de los cuatro submarinos disponibles para tal hazaña (aunque tres de ellos estarán bloqueados hasta que no acabemos con ellos antes), cada uno con sus características y tipo de disparo. Como si fuera una mezcla entre Monster Hunter y La Caza del Octubre Rojo, moveremos nuestra nave submarina por los diferentes recovecos, túneles y ruinas hasta poder tener un contacto visual con la bestia a tratar. El camino no será fácil, ya que habrá otras pequeñas máquinas acuáticas que intentarán a toda cosa frenar nuestro avance.

Empezaremos cada incursión en el océano con un disparo básico y efectivo solo para eliminar a los pececillos más pequeños. Por eso mismo, más nos vale recorrer el extenso (y único) mapeado submarino en búsqueda de potenciadores y armas secundarias adicionales. Este armamento secundario será variado, pasando desde los típicos torpedos, balas que rebotan por las paredes, hasta rayos eléctricos que dejarán frito a todo aquel que se acerque nosotros. Os podemos asegurar que potenciar nuestro submarino será fundamental para el buen devenir de la misión y el éxito de la cacería, e incluso si se nos atasca alguna bestia, no es descabellado buscar esa arma secundaria que más se adapte a los patrones de ataque predefinidos por la maquina a batir. Pese a esto, es cierto que la curva de dificultad no está muy bien llevada, con algunos enfrentamientos extremadamente fáciles y de repente otros extremadamente difíciles, lo que puede frustrar en más de una ocasión.

Hablando de frustración, el diseño de niveles a la larga puede que nos agobie un poco. Es cierto que tiene un apartado visual pocas veces visto, con ese tono sepia embaucador a primera vista, simulando a los dibujos vistos en mapas antiguos y con ese toque como de “boceto” que llama mucho la atención. El problema reside en que es todo tan repetitivo que llega a cansar, ya que toda nuestra travesía se desarrollará entre vigas, rocas y pequeños pasadizos. Uno espera ver algún escenario diferente cuando derrota a una de estas criaturas, pero lejos de ver otras zonas distintas, estaremos surcando los mismos parajes una y otra vez. Si, existen fondos distintos con el Acrópolis asomando, o la Estatua de la Libertad reducida a escombros, así como ballenas y otros seres pululando en mar abierto, pero nada de eso llega a llenarnos a nivel visual.

Lo mismo pasa con el apartado sonoro, bastante escueto y prácticamente con una única melodía que nos acompañará en todo momento. Al menos Earth Atlantis viene traducido al español, y aunque no hay mucho texto en pantalla, siempre es un detalle que agradecer.

Si derrotar a todo el bestiario os sabe a poco y queréis sacar el máximo partido al juego, existe otra modalidad adicional llamada Cazador. En este modo tendremos que derrotar a los jefes finales en un límite predeterminado de tiempo. No es que sea un modo que reinvente el género (ni que busque algún otro tipo de mecánicas que no hayamos visto en la historia principal) pero al menos nos proporcionará unas cuantas horas adicionales de diversión y desafíos.

 

Conclusión

Aunque el acabado visual y la propuesta jugable de Earth Atlantis puede llamar mucho la atención, todo se empieza a desvanecer según vamos jugando al título. La reiteración de paisajes y escenarios con ese color sepia llega a aburrir, y las mecánicas de disparos están desequilibradas con los jefes. Aun así, siempre está bien tener cerca esta propuesta, y derrotar a los animales robotizados que acechan bajos las temibles aguas del océano.

 

Earth Atlantis

11.99€
Earth Atlantis
6

Graficos

7.0 /10

Sonido

5.0 /10

Jugabilidad

7.0 /10

Duración/Diversión

5.0 /10

Pros

  • Gran baza visual pocas veces vista
  • La variedad de enemigos que hay
  • Posibilidad de rejugarlo con otras naves

Cons

  • Picos de dificultad muy radicales
  • Llega a aburrir por reiteración de escenarios
  • La música es muy básica