Nunca habrás experimentado un “fútbol” tan diferente como el que verás en DreamBall.

Algunos videojuegos destacan por ser extremadamente divertidos, otros por tener una gran historia y otros por ser y proponer cosas diferentes. A lo largo de la historia hemos tenido la oportunidad de disfrutar (o sufrir, según el caso) de muchos videojuegos con planteamientos que en primer lugar nos parecían una “ida de olla”, pero al final nos convencían por su buen hacer. Entre esta nueva especie de género encontramos quizá el que ha tenido mayor éxito entre el público como es Goat Simulator y el que parece que es su sucesor, Untitled Goose Game.

Pues bien, hoy también os traemos un título de este tipo, con un planteamiento que en principio nos puede parecer una absoluta locura, pero que logra desenvolverse lo suficientemente bien para que su base sea algo más que algo curioso. El título del que os hablamos hoy es DreamBall, desarrollado por el estudio español afincado en Barcelona Jandusoft.

Es de recibo comenzar diciendo que nos encontramos con el primer videojuego de deportes que utiliza las famosas físicas Ragdoll, vista en otros títulos como OctoDad o Human Fall Flat. Nos enfrentaremos a partidos muy parecidos a lo que vendría siendo el fútbol de toda la vida, sólo que en esta ocasión los jugadores utilizarán sus largos brazos colgantes, con movimientos al estilo de un muñeco de trapo, para marcar más goles que el rival.

Los partidos podrán ser disfrutados por 2 jugadores con un limite de hasta 4 jugadores a través del modo multijugador local (por ahora es la única forma de jugar con otra persona, ya que no dispone de modo online). Cada jugador llevará a uno de los muñecos, por lo que el máximo por partido serán 4 monigotes. Dentro de estos partidos no solo tendremos que marcar goles en la portería rival, si no también lidiar con los peligros que nos esperan en los 6 escenarios disponibles en el título (tan variados como una cancha normal, el fondo del océano o una isla pirata), así como con las estratagemas del rival. Al comienzo los controles nos llevarán a más de un momento frustración, dado que donde queremos mandar la pelota no suele coincidir con dónde al final acaba, pero esto no hace si no más que añadirle un toque de dificultad interesante y que sin duda es perfecto para jugar con amigos y lograr piques.

Quizá la nota más negativa del título es el hecho de no disponer (por ahora) de una opción de juego multijugador online y el hecho de que solo hay un modo de juego, que es jugar partidos sin más. Gráficamente es un juego muy sencillito, con una estética indie basada sobretodo en sus físicas, que con el componente central. El apartado sonoro solo cuenta con el sonido ambiente de lo que sería un típico estadio de fútbol y los sonidos que escucharemos de los muñecos al moverse, así como algún que otro efecto sonoro. En cuanto al idioma, todo está en inglés, pero tampoco necesitaremos un gran conocimiento del idioma para saber movernos por los menús o entender los controles al comienzo de los partidos.

En definitiva, DreamBall es lo que vendría a ser un juego perfecto para cuando realizamos partys en casa y queremos echar unas risas con los amigos, mientras nos picamos por ver quién consigue marcar más goles o fastidiar al rival. Y por si fuera poco sólo nos costará 4,99€. Si lo que buscas es un juego para disfrutar de manera solitaria, aquí no tendrás mucho que hacer.

DreamBall

4,99€
5.6

Gráficos

5.0/10

Sonido

5.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Diversión/Duración

6.0/10

Pros

  • Partidos divertidos y que nos sacarán más de una carcajada
  • Ideal para jugar con amigos cuando los invitas a casa

Cons

  • No dispone de modo online, solo local
  • Por ahora los modos de juego son escasos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.