Diablo II regresa en una mágica puesta al día por parte de Vicarious Visions que ve como hoy y se siente como ayer, con sus virtudes y defectos

Más de 20 años han pasado desde que Diablo II comenzó a darnos mágicas tardes de aventuras en tierras oscuras. Desde su lanzamiento se convirtió en una de esas joyas atemporales que sientan precedentes. Un action rpg, con un planteamiento sencillo pero tremendamente adictivo y desafiante, pero sobre todo divertido.

Ahora, Vicarious Visions nos trae de nuevo este clásico de Blizzard North a la actualidad, en una puesta al día que derrocha mimo y esfuerzo. Han respetado totalmente la obra original, introduciendo tímidas pero efectivas novedades en lo jugable, y dotándolo de un trabajo grafico sobresaliente.

No obstante, el género ha evolucionado mucho en estos 20 años, por lo cual, ver qué tal se juega Diablo II: Resurrected hoy en día es un excitante ejercicio de nostalgia e ilusión que te cuento a lo largo de las siguientes líneas.

Puro Diablo

El respeto a la obra de Blizzard es total. El juego se siente tan divertido y adictivo como hace 20 años, costándonos tardes de vicio de esas en las que pierdes la noción del tiempo. Y esto no es un aspecto nimio, pues más allá de sus mágicas sensaciones, denota el fantástico trabajo que ha realizado Vicarious Visions en su puesta al día.

No han tratado de rehacer Diablo II, solo adaptarlo a nuestros días, en su aspecto gráfico y por ende, gracias a sus nuevas y trabajadas animaciones, en la fluidez de su jugabilidad.

El extraño vagabundo

El argumento de Diablo II se mantiene intacto, incluyendo escenas de video rehechas para la ocasión, que le dan, sin duda, un toque de espectacularidad a nuestra aventura. Nos trasladamos a Santuario, el reino de los mortales tras la caída de Diablo en la primera parte. Un misterioso vagabundo que aparece una noche en una cantina dará pie a una historia donde asistimos a la lucha entre arcángeles y demonios. A partir de aquí iremos descubriendo todos los misterios que entraña este peculiar personaje y la batalla que se desencadena.

A partir de aquí comenzaremos un periplo por cinco actos, con un planteamiento de misiones bastantes simples y poco enrevesadas, con generacion aleatoria de mazmorras, donde nos centramos generalmente, en explorar zonas y acabar con todo lo que se mueva para obtener jugosos botines. Un sistema de juego bastante sencillo que roza el aspecto “hack´n slash”, incluyendo, claro está, diversas habilidades que iremos asignando a nuestro personaje, todas de fácil ejecución gracias a la magistral adaptación llevada al mando.

No olvidéis que Diablo II no es juego fácil, sino todo lo contrario, y más si sois unos recién llegados a su mundo. Por suerte, contamos con diversos modos de juego para tratar de adecuar la experiencia a nuestras exigencias. Estos se limitan, mayormente, a los personajes y su destino tras la muerte, pero harán mas agradable nuestro transito por el juego si no queremos complicarnos en demasía.

Desafío Infernal

Pese a su planteamiento simple, Diablo II era un juego de rol, y esto, como todo lo demás, se ha respetado al máximo. Subida de nivel y desbloqueo de habilidades será el trasfondo estratégico de nuestra jugabilidad, donde acercaremos nuestro héroe a nuestras pretensiones de desarrollo. Su sistema de evolución de personaje es muy ágil, y da la libertad suficiente como para que el personaje que elijamos de las siete clases disponibles, pueda evolucionar a aspectos incluso casi impropios de la naturaleza de su clase.

Diablo II: Resurrected incluye su expansión, Lord of Destruction, por lo que hay un acto adicional, y dos nuevas clases, el druida y la asesina, sumando un total de siete. Por tanto, ademas de estas dos adicionales contaremos con: el bárbaro, el paladín, el nigromante, la amazona, la asesina y la hechicera. Podremos personalizar nuestros personajes, en cuanto a su desarrollo, de tal forma que sean muy diferentes entre si. Así pues, este es uno de los grandes secretos de su jugabilidad: el reto de emprender la aventura con diferentes personajes y diferentes características.

Como resultado, esta evolución de personaje, sumado a su cooperativo online para 8 jugadores, hará las delicias de los jugones más aventureros. Competir en las temporadas y arenas será otro de los grandes alicientes de la faceta multijugador de Diablo II.

Escuetas pero efectivas novedades

Me gustaría destacar en este apartado algunas de las novedades incluidas por Vicarious Vissions. Da la sensación de que se han introducido con precisión cirujana para no alterar la obra original, e incluso en algunas se permite su desactivación. En este sentido, hablo de la recolección automática de oro, todo un acierto para hacer más fluida la acción y evitar recoger cosas que no queremos en nuestro inventario por error.

Digna de mención es la fantástica adaptación al mando. Como resultado, podemos asignar diversos comados de habilidades a cada botón o equiparnos con items que activaremos con la cruceta. Se ha incluido la posibilidad de intercambiar entre ver el juego actualizado o verlo en su versión original, solo con pulsar RT y Select. Por tanto, es una fantástica opción para admirar y valorar el rediseño al que se ha sometido Diablo II.

Si que nos queda la sensación de que el inventario podría haberse agilizado más y dar algo más de “vidilla” a nuestro espacio para guardar items. Es uno de los tantos aspectos que no están sujetos a la evolución del género, y se nota. En la misma línea está la stamina al movernos, o la falta de algo más de elaboración en nuestras misiones.

Diablo II: Resurrected, Belleza Diabolica

Gráficamente, el trabajo de Vicarious Visions entra por ojo. Incluso los reflejos de nuestro personaje en los charcos son dignos de mención. Pero como ya hemos destacado anteriormente, podremos con solo pulsar RT y select, alternar entre los gráficos originales y los del remake, y comprobar lo bien que luce ahora y lo geniales que son las nuevas animaciones.

Y no solo en cuanto a los entornos, sino también en cuanto a los personajes y enemigos, todos con la cara bien lavada y aseada para la ocasión. Tendremos la oportunidad de cambiar a la resolución original de 640x480p o mantener unos 800×600 con la acción algo más alejada.

El título, analizado en Xbox One X rinde muy bien, sin problemas de framerate o bug técnicos. En versiones de consolas de nueva generación podremos alternar entre diferentes configuraciones a nuestra elección con los modos rendimiento y calidad, con el primero situándose en los 60FPS, y el segundo decantándose por la resolución 4K y 30FPS.

Variedad de entornos y enemigos donde prima el tono oscuro, y un diseño a la altura será la constante del título. Si alternais, los gráficos en cuevas, podréis apreciar la personalidad que han ganado los escenarios, donde todo está más definido y detallado. Jugar así, con las sensaciones del clásico, es una gozada.

Conclusión

En conclusión, Diablo II: Resurrected es una sensacional puesta al día de un clásico de culto. Vicarious Visions ha respetado al máximo al obra original, con sus virtudes y también con sus defectos, dotándolo de un gran apartado gráfico y nuevas animaciones. Todo el contenido de Diablo 2, incluyendo su expansión Lord of Destruction, y 7 clases para elegir y personalizar os asegurarán una gran cantidad de horas de juego. Hay algunos elementos que se sienten anticuados, pero el título sigue siendo tan divertido y adictivo como lo era hace 20 años, ganando enteros en cooperativo. Para redondear la experiencia, es importante destacar su notable apartado sonoro.

Diablo II: Resurrected

39.99 euros
9

Valoración

9.0/10

Pros

  • Es puro diablo, se siente y juega como el clásico de Blizzard
  • La adaptación al mando
  • gráficamente sorprendente y con escenas de video rehechas para la ocasión
  • Gran apartado sonoro, incluyendo doblaje al castellano
  • Poder cambiar a sus graficos originales

Cons

  • Se echa de menos el multijugador local
  • Algunas de sus mecanicas se sienten anticuadas
  • Se podía haber realizado una gestión de inventario mas ágil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.