Llamativo y gamberro, la propuesta de Demon Turf viene a nuestra consola

Quienes ya peinan canas, seguro que recuerdan un recurso gráfico muy particular que vimos en nuestra Super Ninendo en juegos como Final Fantasy VI, Secret of Mana o Pilotwings. Sí, nos referimos al Mode 7, una técnica que permitía dar un aire tridimensional al juego, haciendo rotar el escenario a nuestro alrededor mientras nuestro personaje quedaba inmóvil en el centro de la pantalla. Pues bien, recogindo la esencia de este recurso gráfico, tenemos Demon Turf, que viene a reivindicar el juego retro en tiempos actuales.

Playtonic Friends y Fabraz han sido los encargados de traernos esta “infernal aventura” donde nosotros controlaremos a Beebz, una joven demonio con pretensiones de llegar a ser la mismísima Reina del Averno. El caos que envueve las distintas regiones del reino demoníaco genera un ambiente propicio para nuestra protagonista, quien no dudará en librarse de sus rivales uno por uno hasta ser la sucesora por derecho propio al trono. Aunque ese camino no srá nada fácil…

Ponte las pilas en esta aventura

Demon Turf es un juego de plataformas en 3D que combina elementos en 2D. Su sistema visual es muy curioso, y en ocasiones puede evocarnos a tiempos pasados debido a esa combinación de estilos gráficos. Su sistema jugable también cuenta con esencia “retro”. Antes de enfrentarnos al jefe de turno, tendremos que recorrer una serie de fases en el orden que queramos recogiendo pilas que nos desbloquearán nuevas rutas en el mapa principal. En ese sentido, me recuerda bastante a los juegos de Spyro, donde a través de un mapa general ibamos visitando las diferentes fases que se encontraban desperdicadas alrededor.

Eso sí, se nota que el estudio ha empleado todo su tiempo y esfuerzo en desarrollar esta técnica, dejando en un segundo plano otros elementos visuales. Nuuestra protagonista se ve de escándalo, pero no podemos decir lo mismo de los NPC´s. Algunos, literalmente, parecen dibujados con Paint, y aunque el juego evoca a tiempos pasados, no es excusa para realizar diseños tan simples.

Fuego, calor y lava

Lástima que el resultado no sea igual que el visto con las aventuras del dragón morado. Al principio todo es un caos, con una ciudad que no invita a explorar, llena de pasillos y sin pistas que indiquen el siguiente paso a realizar. Los escenarios tampoco invitan a ser explorados, y es que en los primeros compases de la historia todo resulta muy repetitivo, con fases que comparten la misma temática y que llegan a cansar. Luego por suerte esto se soluciona con otro estilo de pantalla ambientada en islas tropicales, instalaciones aéreas o núcleos urbanos repletos de vida.

El desarrollo de las fases también brilla a un nivel que no es el esperado. Hay momentos buenos y otros malos. En ocasiones tenemos fases repletas de vida, actividades que realizar y paisajes bonitos, mientras queen otras situciones los fondos brillan por su ausencia, las plataformas son básicas e incluso la saturración de colores hace que resulte moleso a la vista jugar.

Un demonio de armas tomar

Al menos Beebz responde muy bien a las necesidades que nos plantea Demon Turf. Nuestra aspirante al trono del inframundo posee habilidades curiosas, especialmente a las que concierne a los saltos. Podremos convertirnos en varias criaturas, cada una pensada para una situación en particular. Si nos transformamos en murciélago, podremos planear un poco más para llegar a una plataforma en concreto. Si nos convertimos en peonza, empujaremos a los enemigos y nos servirá como impuslo en los saltos comprometidos. Incluso podremos ser un pez para aquellas situaciones bajo el agua.

Por si eso no fuera poco, habrá tiendas donde podremos adquirir modificaciones que mejorarán las estadísticas de nuestra heroína. Por ejemplo, podremos comprar una habilidad que nos permita realizar un triple salto, lo que abre un mundo de posibilidades y nuevas maneras de exploración por los mapeados. Lo peor bajo mi punto de vista son los ataques directos, con los cuales empujaremos a los enemigos hasta que caigan al abismo (o a unos pinchos), pero sus mecánicas resultan algo toscas en comparación con otras acciones que realiza Beebz.

Conclusión de Demon Turf

Desde que la propuesta de Playtonic Friends y Fabraz apareció en un evento de Microsoft, no he dejado de echarle el ojo debido a su particular recurso gráfico. El resultado es el esperado, y aquellos que quieran un juego de plataformas distinto tendrán una buena ración de saltos. Pero me falta algo… Puede que sean lo comienzos poco amigables del título, la falta de traducción a nuestro idioma o la poca originalidad de algunas pantallas, pero hay algo que impide que la aventura de Beebz destaque como yo esperaba que lo hiciera.

Por suerte, hay factores que suman puntos en Demon Turf, como un sistema de saltos bastante completo, que no permitirá hacer cabriolas de todo tipo, habilidades que iremos ganando según avancemos en la aventura y modificaciones que nos facilitarán las cosas. Además, todo está regado con música rap y composiciones de dubstep que encajan de maravilla con el tono del propio título.

Demon Turf

21.99€
6.5

Nota Final

6.5/10

Pros

  • Sistema visual llamativo
  • La música que acompaña al juego encaja muy bien
  • Distintas combinaciones de saltos y cabriolas

Cons

  • No está traducido al español
  • Algunas fases son repetitivas
  • Al principio uno se siente perdido, sin un objetivo concreto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.