Pon a prueba tus reflejos y habilidades de jugador en Debris Infinity, un arcade con sabor añejo

A lo largo de las generaciones desde que se ha ido desarrollando y evolucionando el entretenimiento u ocio, ya sea electrónico o audiovisual, hemos sido partícipes de muchos cambios y experiencias. Por ello, no es de extrañar que con el paso de los años echemos la vista atrás tratando de rememorar aquellos tiempos gloriosos en los cuales lo pasábamos tan bien. De ahí, quizás nacen las típicas coletillas de “en mis tiempos los videojuegos o las películas eran mejores” o “antes se hacían mejores trabajos”. Ciertamente, puede ser. Sin embargo, a día de hoy la tecnología ha evolucionado tanto que juegos como The Witcher 3 hubieran sido impensables en tiempos anteriores, y oigan pueden tildarme de loco si así lo ven necesario, pero esta obra de CD Projekt RED es de lo mejor que ha tenido el sector en la historia.

Toda esta divagación gratuita tiene un fin, y es que los videojuegos han tenido un recorrido obvio a lo largo de los años. Desde las recreativas a las consolas que tenemos hoy en día en nuestras casas hay un gran trecho, aunque creo que muy pocas personas recordaran las viejas recreativas arcade, e incluso las viejas glorias o clásicos que corrían por sus circuitos. De esta forma, hace falta tener algo más de una veintena de años para que mínimamente sintamos nostalgia por los ya casi extintos salones recreativos. Con esto quiero decir que esa magia que destilaban los títulos de antaño se ha perdido en cierta manera y muy pocas compañías se arriesgan a volver a ellos. De hecho, parece ser que este placer ha quedado relegado a compañías independientes que ponen todo su cariño y empeño por homenajear lo que en su día amamos de corazón.

Este bien podría ser el caso de SVC Games, un estudio muy pequeño afincado en Santander, que nos trae Debris Infinity, una propuesta de las de antes. Un título que nos devuelve a los viejos juegos arcade de los años 80 o 90, apostando por el género Shoot ‘em up y mostrando cierto encanto a pesar de su humilde origen y una presentación minimalista.

Siendo claros, Debris Infinity no reinventa ni revoluciona el género, probablemente tampoco es el mejor twin-stick que podamos encontrar en el mercado, pero sí os podemos decir que como producto es un claro ejemplo de lo que supone un buen arcade en todos sus sentidos. Los videojuegos antes no tenían más miramientos ni pretensiones que entretener al jugador, y en esta ocasión os podemos decir que se consigue con creces. Tras el final de cada partida, las ganas de seguir jugando son muy latentes, por lo que el fin está más que conseguido en este sentido. La suerte es que, al menos en estos tiempos, no nos tenemos que dejar la paga para poder seguir intentando batir nuestros récords.

Ahora bien, ¿Qué nos puede ofrecer este juego en cuestión? Pues esto es bastante sencillo de explicar, al igual que lo son sus mecánicas o jugabilidad. Debris Infinity es, como ya hemos explicado, un arcade de doble stick que nos ofrece la clásica premisa de los “matamarcianos”. Aquí tienes una nave e infinidad de enemigos, aguanta y destroza tanto como puedas. Lo cierto es que la propuesta funciona muy bien en este sentido y sabe emular en todo momento la esencia de los juegos de este estilo. Así pues, pronto nos veremos sumidos en una vorágine de disparos, jugando una partida y otra, y otra, hasta el momento en el que nos demos cuenta que han transcurrido quizás horas, solo que para nosotros han parecido minutos.

El funcionamiento de esta obra es muy sencillo y simple, con un stick movemos nuestra nave y con el otro dirigimos el disparo de la misma. Por otra parte, el título introduce más elementos a cada partida, los cuales agregan cierto interés extra a la jugabilidad. Estos elementos son la posibilidad de ralentizar el tiempo o detonar una explosión que acabará con todos los enemigos del escenario, un recurso que realmente es muy útil pero también limitado.

Sencillo, ¿verdad? Sí, pero que no su simplicidad no te engañe querido compañero o compañera, pues el videojuego entraña en esta una dificultad muy desafiante a la par que dura. De esta forma, la propuesta se deja jugar a las mil maravillas, aunque es más complicado de dominar de lo que nos gustaría reconocer. Es decir, hacerse con el juego y ser los auténticos reyes de los “ranking online” supone más destreza, habilidad y dedicación de la que parece. Y sí, habéis leído apropiadamente. El juego cuenta con una clasificación mundial para poder comparar nuestras puntuaciones con el resto de jugadores, desencadenando así una competición sana.

Por otro lado, nos encontramos con distintas variantes de juego o modalidades a las cuales podemos hacer frente en esta obra. En total tenemos tres de ellas, lo que en un principio pueden parecer pocas, aunque ya os podemos decir que son más que suficientes para mantenernos enganchados durante horas. Los tres modos de juego son: Time Attack, Normal Mode o Power Wave. El primero de ellos, nos permite disfrutar de una acción muy frenética mientras eliminamos tantos enemigos como podamos en un lapso de tres minutos de tiempo. El segundo modo, es el más tradicional o clásico. Este nos permite sobrevivir tanto como podamos hasta el momento en el que nuestra nave quede destruida, es decir, sin vitalidad. Y, por último, el tercero, nos brinda la posibilidad de hacer frente a oleadas de enemigos antes de que finalice el tiempo con una peculiaridad añadida; cuanto más rápidos seamos eliminando a los rivales, más segundos se añadirán a nuestro temporizador.

Así pues, la diversión está más que asegurada cuando nos ponemos a los mandos de este Debris Infinity. Asimismo, la experiencia gana enteros si decidimos abordar esta propuesta a dobles, es decir, con otro compañero o compañera gracias a su multijugador local. De esta forma, la acción y la diversión se multiplica exponencialmente al compartir esta experiencia con otra persona. Sin embargo, esta opción no está disponible en su faceta online, lo cual no es enteramente necesario, pero quizá si hubiera sido un aliciente muy atractivo.

La duración de este título de SVC Games es incalculable, pues en cierto modo depende bastante del jugador. Es decir, jugaremos tantas partidas como nosotros queramos o seamos capaces de aguantar, por lo que está claro que el género, o este estilo de juegos, te tiene que gustar. No obstante, el precio del título (5€) y su propio enfoque hacen de esta propuesta un maravilloso tentempié que degustar en esos ratitos muertos que no podemos adentrarnos en títulos más profundos, o simplemente queremos desconectar de todo y pasar un buen rato zurrando a enemigos sin mayores contemplaciones.

En cuanto al apartado audiovisual, nos encontramos con un diseño minimalista y simplista, pero muy funcional que cumple con su propósito. También hay que decir que, en estos casos, dónde los recursos son limitados también hay que ser un tanto creativos para tratar de presentar todos los elementos imprescindibles de la forma más sencilla posible, por lo que en este trabajo han sabido salir airosos de este dilema. Por otro lado, el lanzamiento de Debris Infinity en Xbox One ha supuesto ciertas mejoras que son de agradecer. De esta forma, en Xbox One X el juego tiene una resolución 4K y una tecnología de efectos y partículas mejorada. La verdad sea dicha, el juego es bonito cuando la pantalla está repleta de enemigos explotando, pues de ese caos se da una amalgama de colores vivos y partículas muy espectacular. Por lo que refiere al sonido, hay que decir que se ha atinado con bastante acierto en la voz que acompaña las indicaciones de combos o instrucciones en el juego, presentándose de una forma clara y nítida. Asimismo, la música también cumple muy bien con su propósito, ya que acompaña muy bien la acción con un  buen ritmo electrónico. Y en cuanto a los efectos de sonido, decir que son bastante solventes y contundentes para hacernos creer que realmente estamos desencadenando una serie de explosiones e impactos.

Conclusión

Debris Infinity seguramente pasará desapercibido para muchas personas, pues, al fin y al cabo, las limitaciones del propio estudio son una barrera para darse a conocer como es debido. Sin embargo, si estás leyendo este texto espero que como mínimo te haya removido un poco la nostalgia por los viejos clásicos arcade, ya que de esa forma igual esta nueva propuesta que hemos analizado será una buena opción para saciar ese anhelo. En definitiva, el título resulta ser un buen twin-stick que proporciona una gran cantidad de horas de diversión y entretenimiento, las cuales se pueden gozar aún más gracias a su multijugador local para dos jugadores.

Debris Infinity

4.99€
7.5

Nota

7.5/10

Pros

  • Jugabilidad sencilla, pero adictiva
  • Multijugador local

Cons

  • Su simplicidad y sencillez puede hacer aflorar una sensación de monotonía
  • En sesiones largas puede llegar a cansar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.