La conocida saga de lucha producida por Team Ninja y Koei Tecmo vuelve a repartir cera en nuestra Xbox One

CUÉNTAME UNA HISTORIA.

Dead or Alive 6 salta al combate para intentar hacerse un hueco en el difícil y cada vez más competido género de la lucha, donde cualquier adversario te pone las cosas difíciles. La nueva entrega del Team Ninja viene con varias novedades, pero intentando conservar lo mejor de entregas anteriores y centrando su fuerza en lo ya lanzado con DOA5. Así pues, podríamos decir que es conservador, pero se encarga de pulir defectos que arrastraba de anteriores entregas como su falta de contenido; un contenido que se ha aderezado con varios modos de juego interesantes que vienen a premiar al seguidor de la franquicia.

En primer lugar, su nuevo Modo Historia, el cual no es muy interesante. Este nos deja la sensación de servir más de tutorial de combate que querer contarte algo sobre los personajes, aunque se centre en intentar contarte algo sobre un peculiar “protagonista”.

En segundo lugar, encontramos Misión DOA, uno de los modos implantados para esta nueva entrega que nos ha sorprendido gratamente debido a su propuesta jugable. Tenemos que superar combates aleatorios con diversas características para ir avanzando, a medida que lo hagamos se nos otorgará estrellas y numerosos premios estéticos para nuestros luchadores, al igual que unas monedas que servirán también para desbloquear dicho vestuario.

Seguimos desglosando las opciones de juego con el Modo Entrenamiento, el cual bien podría ser  el más completo de la saga, con un amplio tutorial de comandos, entrenamiento libre y un curioso Reto de Combos donde practicar la gran variedad de movimientos y combinaciones tanto en suelo como en aire de todo el plantel. Un modo bastante práctico, que si sabemos gestionar bien, nos ayudará para el verdadero reto de los DOA, el online.

Y ya que comentamos su faceta online, hemos de decir que si bien aún sólo podemos jugar competitivas, ya han dicho sus creadores que pronto recibiremos diversos modos, salas, etc… Las partidas que hemos podido disputar en este modo Online han sido mayormente fluidas y sin apenas problemas de conexión, pero para mí su gran pega es que aún tarda mucho en encontrar rival para combatir, llegando a esperar en numerosas ocasiones algo más de lo esperado.

Como era de esperar, el nivel que vamos a encontrar en los combates Online es bastante alto, por lo que os aconsejo formaros en sus diversos modos y así poder ser dignos adversarios.

Aparte de los modos citados, los cuales me parecen el principal atractivo de DOA6, tendremos viejos conocidos como Contrarreloj, Supervivencia, Arcade y Versus contra IA, y por supuesto local, modos que vienen a aportar longevidad al título. En definitiva, una gran variedad de contenido para todos los gustos si no sois amantes de jugar en línea, así que el abanico que ofrece Dead Or Alive 6 es más que suficiente para teneros enganchados durante meses.

 

ATRACTIVO “NATURAL

En Dead or Alive 6 el apartado gráfico es muy importante, todos sabemos la “particularidad” de este, y lo voluptuoso que puede llegar a ser. Una seña de identidad que ha sido conservada e incluso recalcada, aún más, con el paso de los años. De este modo, se conserva todo tal cual lo conocemos, manteniendo el atractivo de los personajes, mostrando unas físicas a la altura de las anteriores entregas e incluso en cierta forma mejoradas con el paso de los años.

Asimismo, cada combate que vayamos librando, cada moneda conseguida, nos lleva a colocar prendas cada vez más “ligeras” a nuestro personaje, ya sea masculino o femenino. Es su manera de entender la franquicia, no hay que darle más vueltas, pero es cuanto menos curioso como aguanta esa filosofía con el paso de los años. No veo mal su propuesta, solo que hay que tener en cuenta que esta es sencillamente su seña de identidad y una forma en la cual se concibe su propio estilo, como de la misma forma el gore en la franquicia Mortal Kombat. Así pues, es algo que les funciona, por lo que obviamente van a seguir apostando por ello, aunque les resulte polémico o contraproducente para cierto sector del público.

Si empezamos a ser exigentes y ver lo verdaderamente importante, como puede ser el modelado de los luchadores, escenarios, etc… Notamos que este DOA6 queda algo por detrás respecto a sus competidores. Se nota un pequeño desfase en el motor gráfico, que aunque luce bien a distancias largas, cuando acercamos la cámara en poses de victoria  podemos apreciar sus carencias y se nota “viejo”.

Por otro lado, el sonido no deslumbra en ningún momento, pues las voces de los personajes son algo planas y transmiten poco durante los combates, a lo cual no ayuda que se aderece la fórmula con una música un tanto “machacona”.

Los escenarios son bastante grandes y con diversas alturas, interactúan con el luchador y son un factor importante en cada combate. En total hay disponibles 14 escenarios que están bien diseñados, algunos mejor que otros, pero cada uno cuenta con su peculiaridad y ambientación. La cantidad de estos es bastante correcta, más teniendo en cuenta que en un futuro se pueden ampliar mediante contenido descargable.

Ya que citamos los escenarios, estos no serían nada de sin los luchadores dándose de zurriagazos en ellos. Por ello, hemos de comentar que el plantel de combatientes es sencillamente justo, pues en total tenemos 24 personajes de inicio con la posibilidad de desbloquear 2 más a medida que jugamos. En este roster hay luchadores tanto inéditos como otros viejos conocidos, donde descartaríamos Hayate, Zack, Hitomi o Kasumi; Diego y Nico serían novedades por ejemplo. Y sobra decir que cada uno de ellos atesora su propio estilo de lucha, por lo cual habrá que practicar con cada uno para conocer cual se asemeja más a nuestra forma de jugar.

EL ARTE DE LOS MANPORROS

Cada juego de lucha tiene su propio estilo, formar de pelear, cadena de combos, etc… Dead or Alive 6 nos ofrece la simpleza que nos tiene acostumbrados, la cual da pie a que personas que no sean muy hábiles en este tipo de juegos, entren bien y puedan defenderse.

Sin embargo, DOA6 es mucho más complejo y prueba de ello es su variedad de golpes y llaves, dominar a un personaje nos llevará mucho tiempo. La posición de los botones es simple, uno para las extremidades superiores, otro para las inferiores, uno de agarre y otro para contragolpear.  En la Posición superior del mando nos encontramos una nueva funcionalidad: botón S, con él y con la cantidad de energía precisa, encadenaremos un combo espectacular, o a su vez, poder  utilizarlo para nuestra defensa tras un ataque enemigo. Esta nueva función está siempre en constante crecimiento durante el combate y podemos aprovecharla cuando las barras de energía completen su ciclo.

Este nuevo ataque/defensa puede llegar a sacarnos de algún apuro

El tempo de pulsación de los comandos es muy alto, por lo que podemos meter sutiles pausas entre pulsación y pulsación, con motivo de engañar al enemigo con nuestro próximo golpe. La ejecución es muy directa y fiable, siempre nos da la sensación de controlar cada paso en cada momento Su control es lo mejor que puede tener esta nueva entrega, rescata lo mejor de DOA y lo pincela con detalles, que logran hacer inclinar la balanza en un momento clave. Fácil, directo, pero con una curva de aprendizaje muy muy alta.

Conclusiones

El género de lucha está en auge, títulos como Tekken, Mortal Kombat, Dragon Ball Figthers Z son prueba de ello. Dead Or Alive 6 es un viejo conocido para los amantes del género, lo hace bien en todos sus apartados, faltándole el “salto” gráfico que debía de haber supuesto esta nueva entrega. Su contenido para un solo jugador, sumado a su modo online, nos dará horas y horas de diversión. Más allá de su estética “sexualizada” se esconde un gran título de lucha.

Análisis redactado por el colaborador Marboz

Dear or Alive 6

69,99€
8.5

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.1/10

Jugabilidad

8.9/10

Duración/Diversión

8.8/10

Pros

  • Gran cantidad de contenido con modos de juego variados
  • Accesible, pero desafiante para los veteranos del género

Cons

  • El apartado gráfico se siente algo desfasado
  • Poca variedad de modos de juego en el modo online ahora mismo