Análisis de Curse of the Dead Gods para Xbox One.

He de admitir que siempre me han encantado las películas de Indiana Jones (aunque mejor no hablo de la 4ª). Un profesor de universidad que, en sus ratos libres, hace de buscador de tesoros colándose en templos antiguos, plagados de trampas mortales, para conseguir tesoros de valor histórico incalculable. Es normal que al ver el trailer de Curse of the Dead Gods me emocionara con su propuesta, pues más o menos la ambientación es similar a la de la saga de Harrison Ford.

Este título desarrollado por el estudio francés independiente Passtech Games, bajo el sello de Focus Home Interactive, es un roguelike con una curva desafiante, un frenético combate, docenas de armas, reliquias, maldiciones, habitaciones y contenido por descubrir. Tras abandonar el early acces, finalmente ya se puede disfrutar en consolas. A continuación te traemos su análisis en profundidad.

Curse of the Dead Gods: la curiosidad maldijo al explorador

Si hablamos de la historia de Curse of the Dead Gods, como es habitual en juegos de este género, no encontraremos un argumento desarrollado. Más bien nos proporciona un contexto en el que se desenvuelve la acción.

Como decía antes, su ambientación es similar a la de las películas de Indiana Jones. En el título encarnaremos el papel de Sir Caradog McCallister, un valiente y avaricioso caza tesoros que se ve atrapado dentro de unos terribles templos aztecas malditos. En su búsqueda de la inmortalidad, nuestro protagonista caerá preso de la maldición de Xbeltz’aloc, el Dios de la Muerte que gobierna el santuario. Este nos obligará a vivir en un bucle infinito de muerte y resurrección.

Curse Of The Dead Gods historia

Solamente derrotando a los campeones de los tres templos malditos podremos llegar hasta el mismísimo Xbeltz’aloc. Si lo derrotamos podremos poner fin a nuestro cruel destino, pero alcanzar esta meta no va a ser ni mucho menos un paseo por el parque.

Ofrenda a los dioses

Curse of the Dead Gods nos brinda una experiencia de juego que se basa principalmente en acabar con todos los enemigos que se crucen en nuestro camino para conseguir una recompensa final. Sus mecánicas se sustentan principalmente en tres pilares: atacar, esquivar y bloquear.

Curse Of The Dead Gods sala inicial

Para empezar, contaremos con un arma básica y un arma secundaria. En la sala principal del templo podremos escoger que par de armas utilizaremos en las primeras fases de la mazmorra. Además, aquí accederemos al “Inframundo”, donde podremos equipar o desbloquear pasivas para nuestro personaje. También tendremos oportunidad de desbloquear nuevas armas.

Curse of the Dead Gods habilidades y armas

Por último, podremos conseguir “Favores Divinos”. Estos nos servirán para renovar las armas que encontremos durante la exploración en los altares de armas. Cuantos más favores desbloqueemos, más veces podremos hacer reroll.

Curse of the Dead Gods favores divinos

Para desbloquear todo esto gastaremos calaveras de cristal o anillos de jade que aparecerán derrotando enemigos o jefes finales.

Cuidado por dónde pisas

Si hablamos del gameplay, desde una perspectiva isométrica el título de Passtech Games nos permite explorar todos y cada uno de los rincones de los templos aztecas malditos. Pero los peligros acechan en cada esquina y pronto nos encontraremos con diferentes tipos de trampas y aberrantes criaturas como momias, arpías o gólems.

Nuestro sistema principal de movimientos se basa en un ataque principal, un ataque secundario (a veces a distancia) y un potente ataque pesado. Este se podrá ejecutar cuando tengamos en nuestro poder un arma especial a dos manos. Además, también estará la posibilidad de esquivar y bloquear. La clave estará en encadenar eliminaciones de enemigos para conseguir más oro, que servirá para comprar mejoras y armas en los altares.

Curse Of The Dead Gods gameplay

Un aspecto muy importante del juego será el medidor de aguante de nuestro personaje. Tendremos cinco casillas de aguante y cada vez que esquivemos consumiremos una. Si nos quedamos sin aguante no podremos esquivar hasta que se rellene. Tampoco podremos realizar ataques encadenados, combinados o cargados. Para evitar esto, tendremos que controlar bien el timing para realizar esquivas perfectas y hacer parry a los ataques del enemigo. Si lo logramos, nos ahorraremos una casilla de aguante.

Luz y oscuridad

Aparte de las tres armas principales, llevaremos siempre encima una antorcha. Este objeto es fundamental y constituye una de las mecánicas básicas de Curse of the Dead Gods: el uso de la luz.

La luz no solo servirá para iluminar los pasillos del templo y evitar “comernos” trampas indeseadas, sino que también evitará que los enemigos nos quiten mucha vida (en la oscuridad recibiremos el doble de daño que en las zonas iluminadas). Al encender fuego en pebeteros, prender hojas y telarañas o incluso enemigos, propagaremos luz por la sala. De esta manera tendremos más lugares donde luchar en igualdad de condiciones.

Curse Of The Dead Gods luz

Si una de las criaturas o trampas nos alcanza nuestra salud disminuirá y aumentará nuestra barra de corrupción, otra mecánica importantísima del juego.

¡Maldito seas!

El Dios de la Muerte está furioso. No le culpo, pues nosotros, unos indeseables mortales, hemos profanado su templo. El castigo que nos inculcará será una barra de corrupción que aparecerá en la parte inferior izquierda de la pantalla. Como mencionaba en el anterior punto, esta barra se irá llenando con cada ataque recibido o cada vez que crucemos una puerta a la siguiente sala.

Cuando la barra se llene por completo quedaremos malditos. En total podremos acumular cinco maldiciones. Cada una de ellas aportan modificaciones en las reglas básicas del juego. Dichos modificadores pueden resultar un hándicap en la partida o, por el contrario, concedernos cierta ventaja en las siguientes salas.

Curse of the Dead Gods maldición

Por ejemplo, hay una maldición que hace que veamos enemigos que realmente no existen y otra que hace que todo se vea en blanco y negro, omitiendo las barras de salud y corrupción. Pero, por otro lado, tenemos una que inhabilita nuestra antorcha obligándonos a luchar siempre a oscuras. No obstante, esa misma maldición evita que recibamos un incremento de daño a oscuras.

Además, existen unos objetos denominados reliquias (de los que hablaremos más adelante), que pueden llegar a contrarrestar los efectos de ciertas maldiciones.

Un jaguar, un águila y una serpiente

En Curse of the Dead Gods iremos explorando las diferentes habitaciones de los tres templos aztecas: el templo del jaguar, el templo del águila y el templo de la serpiente. Cada uno de ellos se divide en varias plantas con diferentes salas y temáticas. Además, también tendremos desafíos diarios de mazmorras especiales que nos otorgarán más calaveras de cristal si logramos completarlos. Esto añade un factor de rejugabilidad muy interesante a la obra, sobre todo si queremos comprar todas las mejoras del Inframundo.

Curse of the Dead Gods niveles

Cada vez que completemos una podremos decidir qué camino tomar dependiendo de lo que más nos convenga (mejoras, objetos, armas, oro o vida). Una mecánica muy interesante para fomentar la toma de decisiones, similar a la ya utilizada en otros títulos como “Slay the Spire”. Al final de cada planta nos esperará un jefe final bastante duro, con lo cual habrá que estar bien preparados si no queremos sufrir demasiado.

Curse of the Dead Gods mapa

Altares, dones y reliquias

En nuestro periplo por el templo maldito de Xbeltz’aloc, a menudo nos toparemos con altares divinos al completar una sala. Estos nos premiarán con un arma especial o más poderosa que la que llevemos, dones o reliquias. Pero para conseguir el botín tendremos que pagar a cambio. Este pago podrá ser en forma de oro o de deuda de sangre.

En caso de decantarnos por la segunda opción (bien por decisión estratégica o porque andamos cortos de efectivo), recibiremos corrupción, lo que facilitará la aparición de una nueva maldición que nos ponga las cosas aún más difíciles.

Las armas que encontraremos varían entre machetes, escudos, dagas, garras, cuchillos arrojadizos, mazos y martillos, pistolas, arcos e incluso látigos. Todos contarán con atributos especiales o la posibilidad de meter estados alterados a los enemigos, como veneno o electrocución.

Respecto a los dones, nos aportarán mejoras en nuestras estadísticas como el daño que infligimos o la residencia a los ataques. Pero también aumentarán las probabilidades de encontrar más oro o tesoros en las estancias.

Curse of the Dead Gods dones

Por último, encontraremos reliquias. Estos tesoros nos aportarán modificadores para reducir el consumo de aguante, bloquear mejor o incrementar nuestras estadísticas de constitución (salud máxima), daño y probabilidad de encontrar más botín.

Curse of the Dead Gods reliquias

En definitiva

Curse of the Dead Gods es un título que sabe destacar dentro de un genero tan trillado ultimamente como el roguelike. A simple vista puede ser erróneamente comparado con el más que popular Hades. Pero, a diferencia de este, el juego de Passtech Games añade nuevas mecánicas como las maldiciones, que aportan un toque de frescura a la experiencia de juego y hace que cada partida se sienta diferente. Esto, unido a su estilo visual entre el Cell Shading y el Cartoon Noir/Comic o su trabajado apartado sonoro, hacen de Curse of the Dead Gods una obra indispensable para todos aquellos fans de los roguelikes.

Curse of the Dead Gods

19,99 €
9

9.0/10

Pros

  • Muy buen sistema de combate y progresión
  • Mecánicas originales que le dan un toque de frescura al género
  • Gran surtido de armas
  • Apartado audiovisual excelente
  • Rejugable

Cons

  • Poca variedad de enemigos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.