Si sois amantes de los juegos de mesa y os gustan los videojuegos de estilo rogue-like, quizá deberíais darle una oportunidad a Curious Expedition.

Curious Expedition es un rogue-like 2D basado en turnos que ofrece la oportunidad de volver a los tiempos de las expediciones coloniales, ya que el juego se ubica en el S.XIX, una época en la que el ser humano ansiaba con descubrir nuevos rincones del mundo (sin importarles absolutamente nada). Desarrollado por Maschinen-Mensch y publicado por Thunderful, lo primero que nos llamará de este título es que parece que estamos jugando a un juego de mesa, antes que a un videojuego. Mapas basados en hexágonos, sistema de trueque y un combate dependiente de los dados es algo que los amantes de los juegos de mesa reconocerán fácilmente. 

Sin embargo, esto no es un punto negativo. Que aparezcan nuevos géneros y formas de entender el videojuego es algo que alegra a los que buscamos también de vez en cuando alguna experiencia diferente. Por no decir que Xbox One siempre ha sido una plataforma que ha recibido con los brazos abiertos cualquier propuesta del tipo indie. 

La premisa de Curious Expedition es simple. Un grupo de personas famosas del siglo XIX como H.P. Lovecraft, Charles Darwin, Marie Curie, Freya Stark (entre otros) forman parte de un club de exploradores que celebra un concurso. En este concurso, el que haga más descubrimientos y saquee más riquezas de tierras extranjeras obtendrá una estatua dedicada en su honor.

La premisa puede suscitar a polémica ya que se tratan temas de imperialismo, colonialismo y derechos indígenas. Los jugadores que se oponen a este tipo de ideas implementadas en un videojuego es posible que quieran mantenerse al margen. Dejando de lado esas cuestiones por un momento, la mecánica y el diseño de Curious Expedition están bastante bien pensadas y son entretenidas desde un punto de vista estratégico.

Cada personaje tiene su propio conjunto de estadísticas, ventajas, peculiaridades y equipo inicial para apoyarlos en su expedición, por lo que la elección del personaje puede tener un gran efecto en el juego. ¿Es mejor empezar con un burro de carga para llevar más suministros, o sería más prudente elegir un héroe que sea querido por los locales? Estas son cuestiones que le aportan un toque de estrategia muy interesante al conjunto. 

Una vez que se selecciona un explorador, el jugador navega a una parte distante del globo terráqueo y llega a un mapa oscurecido por un efecto de niebla que va desapareciendo a medida que avanzamos en nuestra empresa. Una pequeña brújula en la esquina de la pantalla da una dirección general de donde podría estar el objetivo de cada misión, así que será cuestión de utilizar nuestro machete para avanzar a través de la maleza y luchar a través de los escenarios para localizarla.

Dependiendo del terreno, los personajes perderán la cordura a varios ritmos. Por ejemplo, en las amplias llanuras nuestros personajes no sufrirán, pero cuando nos metamos de lleno en una selva frondosa llena de mosquitos y otros bichos, nuestro personaje las pasará canutas. El tiempo de descanso se puede encontrar en varios campamentos y aldeas, donde los jugadores también pueden hacer trueque por bienes o reclutar a los locales para que ayuden si su posición en el área es lo suficientemente favorable. Si no lo es, dar botín gratis a los aldeanos mejorará sus opinión sobre nosotros. Después de reabastecernos y recuperar la cordura con una buena noche de sueño, podremos volver a nuestra aventura. 

Animales salvajes, dinosaurios y otros oponentes aparecerán cuando los ríos sean vadeados y las cuevas exploradas. Cuando toque combatir, el jugador tira los dados que son inherentes a cada personaje del grupo. Por ejemplo, un personaje puede tener dados con pistolas y cuchillos, mientras que otro tiene dados marcados con ojos y manos. Los resultados deseados pueden ser utilizados o guardados mientras que las malas tiradas pueden hacerse de nuevo, hasta tres veces. Varias combinaciones tendrán un rango de efectos de ataque o defensa, y si el jugador sale victorioso, reclamará su botín y seguirá adelante. Está más basado en la suerte de lo que me gustaría, pero esto tiene sentido al ser un juego de mesa.

Una vez que se encuentra su objetivo en un área, el jugador regresa a su base, selecciona una nueva ventaja para su explorador, y luego regresa al mundo para encontrar el siguiente. La campaña termina después de seis excursiones, y quien termine con más fama etiquetando objetivos a descubrir y obteniendo artefactos es el ganador.

El título no dispone de un modo multijugador, únicamente de un modo para un jugador. La aventura nos puede durar alrededor de unas 8-10 horas. En cuanto al apartado artístico, nos encontramos ante un título basado en el famoso pixel-art, que cumple con su cometido sin demasiados alardes. El título está totalmente localizado con textos en castellano. 

Aunque estoy seguro de que algunos jugadores podrían encontrar desagradable la premisa básica de Curious Expedition, el diseño es reflexivo y desafiante, y el enfoque exploratorio por turnos aporta un nuevo y bienvenido ángulo al género de los rogue-like. Es probable que incite a algunas conversaciones polémicas, pero los aficionados a este género y a los juegos de mesa deberían darle una oportunidad.

Curious Expedition

7

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Interesante adición al género de los roguelike
  • Los amantes de los juegos de mesa disfrutarán en grande
  • 17 personajes, cada uno con sus propias características

Cons

  • La premisa es demasiado polémica
  • El sistema de combate se vuelve monótono a la larga
  • Sistema sonoro algo pobre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.