El exponente de la potencia bruta en su época no pasa la prueba de la actual generación

Allá por 2007, un shooter futurista llamado Crysis captó la atención de todo el mundo de los videojuegos, no por su argumento, jugabilidad o personajes, sino por ser un auténtico testeador implacable de los PC más potentes. Los alemanes de Crytek habían creado un punto de referencia técnico para comparar hardware de PC, y su versión para las consolas Xbox 360 o PS3 se quedó algo corto.

Al ver el anuncio de Crysis Remastered, algo hizo click en muchos jugadores, pues era la ocasión perfecta para compraobar hasta dónde se podía llegar con las actuales consolas y hacer justicia a este “rompe-tarjetas gráficas”. Al parecer, la jugada no ha salido tan bien como se esperaba.

Pero antes de entrar en materia, si no sabes de qué va Crysis Remaster, se trata de la historia de unos super-soldados de las Fuerzas Especiales del ejército de Estados Unidos, equipados con nano trajes dotados de poderes, que serán los encargados de investigar una alteración energética que podría implicar un peligro para el resto del planta. Una civilización alienígena (sí, aliens) ha despertado de un largo letargo, y el ejército Norcoreano está detrás de unas peligrosas investigaciones que podrían ser nuestro fin.

Con esta premisa, la historia arranca en una isla frente a Filipinas invadida por el ejército coreano y unas criaturas muy extrañas que los tienen en jaque. Nuestra misión es infiltrarnos y llegar hasta el foco del problema, pudiendo abordar las situaciones de varias formas. Los nano trajes que equipamos, tienen las capacidades de hacernos saltar más alto, correr más deprisa, super fuerza, hacernos invisibles y protegernos de los disparos enemigos. Todo esto de una manera muy limitada, puesto que la energía del traje se agotará rápidamente teniendo que esperar que se recargue.

Por lo demás, se trata de, ahora, tras 13 años, un shooter genérico con más taras que virtudes, y unas mecánicas que no han soportado bien el paso del tiempo. El gunplay es muy poco satisfactorio, la I.A. enemiga sigue siendo muy poco acertada, ya que nos ven incluso a muchos metros de distancia y su puntería extrañamente letal si la comparamos con la nuestra (“¿para qué sirve entonces el traje”?). Estos problemas de antes, se podrían haber afinado con la remasterizaión, pero ni la jugabilidad ni las mecánicas para aprovechar muy bien los poderes se han tocado en absoluto.

Además, los enemigos o bien te ven desde “kilómetros”, o bien se quedan atontados mirando al horizonte con la vista perdida. Incluso les puedes disparar y no reciben los impactos si estás muy lejos; algo que debería solucionarse. No solo eso, sino que me he encontrado varios bugs con las misiones, que se quedan bloqueadas y hay que reiniciar la misión, soldados medio enterrados, otros volando que nos hacen trizas sin que podamos abatirlos y otros errores.

La estructura del juego sigue siendo la misma, y no consta de ningún contenido adicional que complemente una historia decente con una jugabilidad buena, pero si retrocediéramos unos años en el pesado y no existieran DOOM Eternal, los nuevos Call of Duty o Wolfenstein, entre otros. Esa es la sensación a los mandos, a la que se suma la parte visual, que es un completo desastre, si es que no lo corrigen con algún parche.

Porque realmente lo necesita urgentemente, pero solo si hablamos de los fallos de su modo Raytracing por software, ya que estamos analizando el juego en Xbox One X y desconocemos cómo funciona en PC. Al activar este modo, la distorsión de las imágenes es tal que hay que reiniciar el juego y cambiar el modo gráfico. Los otros dos son el modo rendimiento, que tiene los FPS más estables, aunque sigue dando tirones, y el modo resolución, que pretendía ser ese modo que hiciera resaltar la belleza que vivimos en 2007 en los PCs más potentes.

Sinceramente me he sentido decepcionado, pues el juego se sigue viendo anticuado, pese a alguna estampa en la playa bastante bonita, o los reflejos del agua que nos hace parecer que estamos en una isla paradisiaca. Pero lejos de mejorar lo que hace 13 años nos hizo preguntarnos “¿eso funcionará en mi ordenador?“, parece una simple subida de resolución con más problemas que ventajas.

En cuanto a la banda sonora, sigue siendo la misma, muy emocionante y adaptándose bien a las situaciones, aunque ahora mismo se siente también como de otra época. Los efectos especiales siguen siendo los mismos, con algún filtro que los hace más limpios y el doblaje al castellano se mantiene. Pero este apartado también tiene algún problema de sincronización y algún que otro fallo de sonido que me hizo reiniciar el punto de control.

En definitiva, sobre si Crysis Remastered merece la pena, mi sincera opinión es que no, porque vale que ahora se ve algo mejor, pero no lo suficiente como para justificar su compra, al menos en Xbox One que podemos encontrar el original de manera jugable gracias a la retrocompatibildad. Y ojo a cómo se verá el juego de 2007 en las próximas Xbox Series X|S, que prometen mejoras automáticas de resolución, velocidad de frames y HDR automático.

Mucho ha llovido ya en los shooters en primera persona y este juego se siente obsoleto en todos sus aspectos técnicos y jugables, pero pese a todo, me he divertido en mi camino con Nomad y Prophet hacia lo desconocido. Y también añadir, que si sabes a dónde as, el juego puede ser extremadamente corto.

Crysis Remastered

29,99€
5

Gráficos

5.5/10

Sonido

5.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Innovación

4.0/10

Duración/Diversión

5.5/10

Pros

  • Los poderes del traje
  • Buena historia
  • Algunas bellas postales, pero..

Cons

  • parece un juego obsoleto
  • Algunos bugs jugables
  • Fallos técnicos graves
  • Gunplay desfasado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.