Cruz Brothers, la perfección del mal gusto y la mala ejecución se unen en una propuesta de lucha poco atractiva

El género del “fighting” cada vez va cogiendo más fuerza, ya que las comunidades de jugadores se agolpan ante las distintas propuestas y los distintos torneos que se van celebrando. Por ello, no es de extrañar que pequeños y grandes estudios apuesten por él, aportando obras de menor o mayor envergadura. Al fin y al cabo, a día de hoy, hay más facilidades para poder publicar videojuegos en distintas plataformas.

Esto es algo realmente bueno para el jugador, pues este a veces recibe alguna que otra sorpresa. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, puesto que en ocasiones nos encontramos con proyectos un tanto pochos, a medio hacer o que sencillamente no cumplen con ninguna de las cotas de calidad mínimas exigidas. Este sería el caso de Cruz Brothers, un título de lucha que ha pasado todos los procesos de evaluación y aseguramiento de calidad con algún maletín que otro, porque si no, no entendemos cómo ha podido llegar finalmente a nuestras consolas.

Cruz Brothers es un despropósito en todos los sentidos, y realmente sentimos decir esto por si en algún caso sus creadores pensaron que estaban haciendo un buen trabajo. Por eso, es de buen recibo respetar, desde aquí, su intención y atrevimiento de lanzarse de cabeza a este sector, pero siendo sinceros, aquí no hay nada que merezca realmente la pena.

Lo primero que nos llama la atención es la dejadez gráfica que presenta el videojuego, con unos diseños y modelados genéricos muy poco inspirados. Gráficamente ni siquiera cumple correctamente con los cánones de calidad actuales, pues parece que hayan retrocedido a dos generaciones atrás. De esta forma, nos encontramos con polígonos poco definidos, texturas malísimas y una iluminación que brilla por su ausencia. Asimismo, las animaciones son un horror absoluto, llegando a repercutir claramente en la experiencia al no poder medir bien los rangos de alcance de cada luchador o el tempo de cada ataque, llegando incluso a  no concordar en ningún momento con las acciones que hacemos con el mando. En resumir las cuentas, no recordamos habernos encontrado con un apartado peor en muchísimo tiempo…

Quizá lo único que cabría destacar en este sentido, así como del propio juego, son las secuencias animadas que preceden a cada combate del modo historia. Estas utilizan un estilo tipo cómic para ponernos en situación y narrarnos un poco los acontecimientos que unen cada disputa, así también podemos seguir un hilo argumental que aunque insustancial ahí está.

A pesar de su desastroso resultado como producto, lo cierto es que el juego ofrece contenido suficiente como para entretenernos durante horas en el caso que consigamos digerirlo. De esta forma, nos encontramos las siguientes modalidades: modo versus, modo de desafíos y eventos, modo práctica, modo torneo, que nos permite mejorar y personalizar nuestro luchador, y modo historia. La oferta no es arriesgada, pues más bien es tradicional, pero bueno al menos en material no se han quedado cortos, aunque sorprendentemente carece de modos online.

Por otro lado, la jugabilidad sigue los mismos derroteros que los apartados que ya hemos ido comentando hasta ahora. El control es de lo más tosco e impreciso, lo cual dificulta mucho que se pueda jugar o disfrutar lo más mínimo de este título. Asimismo, como hemos dejado caer anteriormente, las animaciones no ayudan en nada al bochorno que este apartado sufre, ya que la forma en la que se ejecuta cada comando no corresponde a lo que realmente realiza nuestro luchador. Tampoco juega mucho a su favor la poca o escasa fluidez de los movimientos.

En lo referente a los luchadores, hemos de decir que todos ellos se sienten como si se hubieran cortado con el mismo patrón. Es decir, no hay diferencias sustanciales entre escoger uno u otro más allá del aspecto, lo cual es otro factor que merma encarecidamente las opciones de jugabilidad o profundidad que pueda ofrecer la propuesta. Los golpes que podemos realizar se reducen a la asignación de 4 botones de ataque, los cuales sencillamente son distintas potencias de golpeo con puñetazos o patadas. También hay una serie de técnicas o habilidades especiales, y aunque la ejecución de estas se basa en una combinación de botones sencilla, la mala programación de estas mismas hace que no funcionen en la mayoría de los casos. Por otro lado, la lista de combos o secuencias de golpes que hay disponibles es realmente escasa, pues podemos contar 6 o 7 en total.

Por último, el apartado sonoro es un auténtico despliegue de efectos cutres y desagradables que en ningún momento aportan nada, como tampoco lo hace la música. Esta es muy repetitiva y machacona, aunque bueno visto lo visto, tampoco es que una mejor nos hubiera ayudado a tragar con mayor facilidad este caos.

Conclusiones

Cruz Brothers es un título de lucha en 2D desarrollado por DCF Studios, que siendo sinceros, no recomendaríamos ni a nuestros peores enemigos. Todo lo que hace, lo hace mal y con ganas. Los gráficos están totalmente desfasados, los diseños de los personajes son horribles, el sonido no acompaña y la jugabilidad es infumable… El resultado del producto puede sencillamente suponer dos casos; el primero de ellos, que los creadores no tienen talento alguno para crear videojuegos, y el segundo, que no se ha sabido enfocar correctamente el rumbo de desarrollo de este videojuego. Desde nuestro punto de vista, queremos pensar más bien que haya ocurrido lo segundo, puesto que nunca es agrado de nadie el tener que despellejar de esta forma el trabajo de nadie.

Cruz Brothers

29,99€
1.5

Gráficos

1.0/10

Jugabilidad

2.0/10

Sonido

1.0/10

Duración/Diversión

2.0/10

Pros

  • Secuencias animadas para narrar la historia

Cons

  • Diseño de personajes horrendo
  • Música y efectos de sonido cutres
  • Jugabilidad muy nefasta
  • Gráficos totalmente desfasados

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.