Flint Trucker sólo quería reunirse con Angelina, pero las cosas se ponen feas en Creepy Road y tendrá que sacar la recortada.

Si el mundo del circo ya de por si tiene un aura oscura que nos hace sospechar de todo lo que pasa entre bastidores, imaginad qué pasaría si todos sus integrantes fuera zombies. Una propuesta distinta que se plasma en videojuego gracias a Creepy Road, el ultimo trabajo de GroovyMilk y que para bien y para mal, es mas “creepy” de lo que nos pensamos.

Pasen y vean, porque el circo ya está aquí

Como suele pasar en los títulos de este corte y de propuesta tan directa, la historia es una mera excusa para avanzar de escenario en escenario. Nosotros controlaremos a Flint Trucker, un camionero que después de su larga jornada en carretera vuelve a ver a su amada Angelina, la cual trabaja en un circo. Por el camino le sucede algo inesperado, y es que un oso zombie se cruza en su camino, obligando a nuestro protagonista a desviarse de la carretera y estampar su camión en una valla publicitaria. Sin otro medio de transporte salvo sus dos patitas, Flint tendrá que llegar al mundo de farandula y diversión donde trabaja su novia y conocer qué ha sucedido exactamente.

¡Toma plomo, payaso!

Avanzar y disparar. Aquí no se pregunta ni se da los buenos días. Por suerte, no solo contaremos con nuestro querido revolver de munición infinita, sino que por el camino iremos obteniendo otras armas con mas potencia de fuego y de características dispares. Habrá un buen surtido, pasando desde las típicas escopetas, fusiles de asalto, bazookas y lanzallamas, a otras mas “exóticas” como un puño de hierro gigante o una pistola que convierte a nuestro rival, literalmente, en una mierda. Creepy Road quiere con sus mecánicas jugables y plantel de enemigos ofrecer una cara siniestra de los zombies, pero a la vez divertida. Visualmente puede conseguir el objetivo de sacarnos una sonrisilla gracias al diseño que han creado, pero pronto esa mueca graciosa se disipará de nuestro rostro por otros motivos…

Circus Slug…o al menos eso esperábamos

Según encaré el juego y vi la dinámica de las armas pensé “vale, estamos frente a algo parecido a Metal Slug pero con menos presupuesto”. Ojalá fuera así, ya que Creepy Road está muy por debajo de lo vivido con la gran franquicia de SNK. La habilidad a los mandos es un requisito indispensable en juegos de este calado, pero hay momentos demasiado demenciales en el título que estamos analizando que rompen por completo todo el equilibrio establecido entre desafío y diversión. Este factor se acentúa en los momentos donde somos atacados por hordas de enemigos. De repente, y como os podréis imaginar, el enemigo nos avasallará por ambos flancos de la pantalla, y si ya de por si el daño que hacen en solitario es considerable, cuando lo hacen varios adversarios a la vez nuestra barra de vida bajará en cuestión de segundos. Una lastima que al menos no tengamos vidas extra con las que proseguir con esas matanzas, ya que la muerte de Flint Trucker implica comenzar desde el principio del nivel o desde el checkpoint de turno.

Puede que achaque el problema a la ingente cantidad de enemigos que invaden la pantalla, pero esa no es la razón principal por la que Creepy Road falla. La agilidad de nuestro camionero y la accesibilidad de las armas acentúan aun mas esa sensación de inseguridad, un sentimiento de desconfianza hacia el control de nuestro protagonista que no deberíamos ni tener en cuenta, y sin embargo, aquí estamos hablando sobre ello. El salto no responde bien, hay veces que ni podemos sobrepasar al enemigo de un brinco, y el cambio entre armas nos dejará vendido en mas de una ocasión. Ains, el circo y sus triquiñuelas…

Maquillaje dentro y fuera del juego

Graficamente, Creepy Road llama mucho la atención. Ya sea por la estética de los “zombies cirquenses” o por el amplio abanico de fondos pintados a mano, cada nivel difiere completamente del anterior. Mas que la historia, el factor clave que nos atrapa y nos empuja a seguir jugando precisamente es querer conocer que pantalla viene a continuación (y en ocasiones, incluso hay sorpresa a modo de final-boss o de shooter a modo de navecitas). He encontrado fallos en su rendimiento, y en ocasiones puntuales si hay muchos enemigos en pantalla y dos caminos por los cuales continuar, el juego sufre ralentizaciones que dificultan (aun mas) su paso hasta el siguiente nivel.

Respecto al sonido,encontramos 15 temas musicales distintos que ofrecen un repertorio variado. Suelen ser canciones cañeras que pegan con el estereotipo de camionero macarra de nuestro protagonista, pero sin llegar a ser pegadizas o con una calidad notable que lleguen a llamar la atención. Nada mas que añadir en este apartado, salvo por el detalle de que el titulo viene si traducción a nuestro idioma, estando solo disponible en inglés o ruso.

Conclusión
Los tiros, disparos y frenetismo de los shooter en 2D vuelven a la carga gracias a Creepy Road, una propuesta que hubiese sido de mucho agrado si no fuera por los problemas que arrastra. La dificultad a la hora de resolver los combates no esta muy equilibrada,y en varias ocasiones veremos cómo nuestro protagonista no responde como debiera a nuestras acciones. Este factor, en un género que implica una precisión milimétrica en los controles pasa factura, y en algunos tramos de Creepy Road todo se torna frustración por la mala respuesta a los mandos. Un título entretenido, pero que no destaca frente a la competencia.

 

Creepy Road

12.99€
5.4

Gráficos

7.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

3.0/10

Duración/Diversión

4.0/10

Pros

  • Buen diseño visual con escenarios pintados a mano
  • Cada fase es muy variada
  • Directo y al grano, no hay rodeos

Cons

  • Extremadamente dificil sin necesidad
  • Controles toscos que empeoran la experiencia
  • Viene sólo en inglés o en rusa