¿Es una zarigüella? ¿Una rata? Da igual, lo importante es que Crash Bandicoot está de vuelta

Ser un icono de los videojuegos no es tarea fácil. Permanecer en el estrellato implica que tus títulos sean innovadores, con mucha calidad a sus espaldas y que el ritmo de salida en cada entrega sea constante sin que pierdan un ápice de interés. Por eso mismo, son pocas “las mascotas” que aguantan ese ritmo. Sin ir mas lejos, hemos visto cómo grandes mitos de los videojuegos como Sonic han tenido sus altibajos, y por supuesto, Crash no iba a ser menos.

La rata mítica de Naughty Dog (si, hay una familia de ratas denominadas bandicuts) tuvo un periplo sinuoso la generación pasada. Tocó varios palos y varias propuestas enfocadas a un público concreto, algo más infantil, pero con resultados no satisfactorios. Por suerte, Toys for Bob llegó para empujarlo otra vez a los cielos gracias a este Crash 4: It’s about Time.

Era cuestión de tiempo

Las remasterizaciones no siempre son bien vistas, aunque a veces sienta como un balón de oxígeno o incluso como un globo sonda para saber las apetencias del usuario. Un claro ejemplo de ello lo tenemos con Crash Bandicoot. Después de la buena acogida de Crash Team Racing y de la trilogía remasterizada de con los tres primeros Crash, era de esperar que alguien se animara a realizar una nueva entrega basada en el concepto original de la franquicia. Y para eso nada mejor que Toys for Bob, compañía que ganó buenos credenciales con Spyro: Reignited Trilogy y que vuelven a la carga con más imaginación que nunca.

Si algo funciona, ¿Para qué tocarlo?

Crash Bandicoot 4: It´s about Time retoma las mecánicas clásicas que hicieron famoso a este marsupial ya sus amigos. Nos enfrentaremos a una gran variedad de fases lineales llenas de saltos, trampas y cajas por recoger. Todo ello con la inestimable ayuda de Aku-Aku, la máscara con vida propia que hará de guía espiritual y que nos sacará de apuros en más de una ocasión. Aunque esta vez no será la única mascara que ofrezca su ayuda…

No es que la historia sea un alarde de imaginación, pero sirve como excusa para avanzar mundo tras mundo. En esta ocasión, Nitros Oxide junto con Neo Cortex y el resto de secuaces han abierto portales temporales con los que viajar a diferentes eras. Nuestra misión, como no puede ser de otra manera, será detener este maquiavélico plan. Este pretexto sirve para presentar a las cuatro nuevas mascaras, cada una con un poder especial, y una serie de mecánicas que pueden resultar de lo más curiosas y alargar considerablemente la duración del juego. Porque Crash vamos a tener para dar y tomar, eso ya os lo aseguro.

Ponte la máscara antes de salir a la calle

Hay un elemento que me ha gustado, y es que Crash (o Coco, que también es un personaje seleccionable) no van adquiriendo poderes según avanzamos en la aventura. Todo lo que necesitamos para completar al 100% los niveles esta a nuestra mano desde el primer instante. Las únicos elementos o acciones especiales con los que nos toparemos vendrán de la mano de las mascaras quánticas, las cuales estarán disponibles en fases concretas y de manera puntual.

Habrá de todo. La máscara Lani-Loli hará que  se desvanezcan o reaparezcan plataformas y cajas. La máscara Akano hace que giremos como una peonza, saltando mucho por el escenario y arrasando con todo lo que sale a nuestro paso. Kupuna-Wa será la mascara encargada de ralentizar el tiempo, mientras que Ika-Ika cambiará la gravedad del escenario a su antojo. Todas y cada una de ellas tienen sus virtudes, pero también sus defectos que deberemos contrarrestar para no acabar hecho pedacitos por una caja nitro o cualquier otro peligro que haya en nuestro camino.

Factor nostálgico de principio a fin

Sin duda el factor nostálgico acompaña a Crash Bandicoot 4: It´s about Time en todo momento. Ya no solo por una primera fase que rinde homenaje a la jungla que todos hemos jugado alguna vez en nuestra vida. Hay muchos detalles esparcidos por todo el juego. Zonas muy particulares extraídas de otras entregas, muñecos de Spyro, la vuelta de los enemigos tan carismáticos… es un no parar de sorpresas. Incluso harán acto de aparición otros personajes secundarios que podremos controlar, y os aseguramos que sienta de maravilla estos cambios en la rutina habitual (lo siento, prefiero que los descubráis por vosotros mismos).

¡Crash ya no se escurre!

Toys for Bob saben cuidar las franquicias, pero también saben cuidar al jugador. Todos (y cuando digo todos, somos todos) nos quejamos del control que experimentamos en la trilogía remasterizada, especialmente en el primer Crash Bandicoot. Todo eso se ha corregido completamente para que los saltos sean fluidos, sin miedo a precipitarnos al vacío por un error de precisión. Es más, ahora al saltar veremos una zona amarilla en el suelo que nos indica donde va a “aterrizar” nuestro marsupial.

No solo vemos una mejora en la experiencia jugable en el tema de los saltos. La propia dificultad se ha ajustado para que todo el mundo pueda jugar a Crash Bandicoot 4: It´s about Time sin tener que tirarse de los pelos. Aparte del modo clásico, existe otra variante “moderna” donde no hay limitador de vidas y siempre apareceremos en el ultimo checkpoint visitado. Una buena manera de arropar a los nuevos jugadores que no son muy duchos con las plataformas.

Crash Bandicoot o Bandicoot Crash

Que los jugadores veteranos no se relajen, porque para ellos les espera una odisea difícil de completar. Llegar a conseguir el 100% será todo un reto, ya que habrá muchas gemas, reliquias y artefactos que recoger. Habrá 38 fases “convencionales”, cada una con 6 gemas que se conseguirán por diferentes vías: recogiendo un porcentaje concreto de manzanas, destrozando todas las cajas del nivel, muriendo un máximo de 3 veces, o directamente encontrando la gema oculta. No faltarán las pruebas contrarreloj donde alzarse con las reliquias, y otra serie de desafíos con otros personajes.

Hasta aquí puede parecer un juego muy completo. Y no dudo que lo sea. Pero el nivel de coleccionismo o propio desafío puede llegar a ser insultante. No solo hay las 38 fases con sus desafíos, sino que luego se abre un modo espejo, más rápido que el modo normal, donde habrá que volver a completar estos mismos retos. Vamos, que tenemos otras 228 gemas para recolectar haciendo lo mismo. Y no es tarea fácil. Hay niveles donde la cantidad de cajas para romper es enorme, y estar 20 minutos escudriñando el nivel para que al final nos falte una de estas cajas, frustra demasiado. En otras entregas se premia la habilidad con el mando. Aquí, aparte de la habilidad, se premia la paciencia.

¿Para cuando una serie de Crash Bandicoot?

Visualmente es una gozada contemplar todo lo que hay en pantalla. Los escenarios son muy coloridos, llenos de detalles y muy variados entre sí. Como pasa en otras entregas, hay giros de cámara, cambios de plano, transiciones, y todo ello lo hacen de una manera fluida y bien llevada. Hasta las cinemáticas están bien realizadas, otorgando a los personajes (tanto héroes como enemigos) un “plus” en empatía con el usuario. En estas secuencias exponen su personalidad, y eso implica que se sientan mas cercanos de cara al jugador (dentro de la temática del juego, claro).

También ayuda a la inmersión su apartado sonoro. Las tonadillas mantienen el mismo tono de anteriores entregas, con ese aire clásico “caribeño” a toque de xilófono que es marca de la saga. Las voces también tienen un buen nivel, y aunque hay algún doblador que lo han cambiado para esta nueva iteración (el Dr. Neo no me suena igual, por ejemplo), en líneas generales no desentonan en ningún momento.

Conclusión

Toys for Bob ha hecho con Crash Bandicoot 4: It’s About Time lo que Activision tenía que haber realizado hace varios años. El estudio ha conseguido recuperar la esencia de las entregas originales de Crash y adaptarlas a cualquier tipo de usuario. No os confiéis, ya que  esta cuarta entrega sigue siendo tan difícil como el resto si queremos sacar el 100%. De hecho, es incluso más desafiante debido a la enorme cantidad de pruebas que presenta, algunas fuera de toda lógica. Humor, guiños a los juegos clásicos, buen control, las nuevas máscaras que otorgan habilidades especiales… no hay nada al azar y todo se ha cuidado al detalle para que disfrutemos de una entrega más que satisfactoria. Y vaya si lo ha sido. Si eres fan del marsupial seguro que ya tienes en tus manos el juego. Y si nunca has disfrutado de las aventuras de este icono de los videojuegos, ahora es el mejor momento para descubrir sus mecánicas jugables.

Crash Bandicoot 4: It´s about Time

69.99€
8.6

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

8.5/10

Pros

  • ¡Crash Bandicoot vuelve a sus orígenes!
  • Gran variedad de misiones y mecánicas jugables
  • Apartado audiovisual espléndido

Cons

  • Demasiados coleccionables. Sobran desafíos
  • La curva de dificultad no está muy equilibrada en según que fases
  • Ojalá un juego entero con cierto personaje "reptiliano"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.