La potencia sin Control, no vale de nada

No me tiembla el pulso a la hora de decir que Control fue uno de los mejores juegos del 2019. Un honor que se lo debemos al estudio que le dio vida, Remedy Entertainment. La compañía finlandesa ha sabido dotar a cada obra de una narrativa muy bien pensada, de unos personajes fascinantes y de unas mecánicas jugables distintas que han hecho que cada proyecto sea único en su especie.

Pasando por sus primeros trabajos con Max Payne, seguidos por Alan Wake, Quantum Break o el citado Control, prensa y usuarios opinan igual: la calidad rebosa por los cuatro costados. Eso hace que miremos con lupa cada movimiento de la compañía, que prestemos detalle a cada mejora en sus juegos. Y que analicemos minuciosamente, como no podía ser de otra manera, Control Ultimate Edition, la revisión de su último título adaptado a las consolas de nueva generación.

La misma historia, pero con más vida

Al ser una revisión del titulo original lanzado en el año 2019, tampoco vamos a volver a ahondar en sus mecánicas, o la propia historia que vive Jesse Faden. Para ello, os invito a que echéis un vistazo a la reseña que realizamos en su momento, donde explicamos con pelos y señales la historia que vive nuestra protagonista en la Casa Inmemorial, lugar donde  se centra toda la acción y trama.

Eso si, cabe decir que para esta versión actualizada de Control, los escenarios se encuentran mas definidos que nunca. Mas allá, si me permitís la expresión, también se notan más vivos que nunca. Y es que los matices, reflejos y fluidez conseguida en las nuevas consolas que están en el mercado obran proezas que hacen que la propuesta de Remedy mejora de manera significativa. ¿Será “culpa” de las consolas o el Hiss nos está pasando factura?

Modo gráfico
Modo rendimiento

¿Reflejos sí, o reflejos no?

Vayamos directos a donde mas interesa, su apartado grafico. En Control: Ultimate Edition podremos intercambiar entre dos estilos gráficos adaptados a dos tipos de jugadores… siempre y cuando poseamos una Xbox Series X. El modo rendimiento prescinde del popular Ray Tracing para dar paso a unos estables 60 frames por segundo. En el modo gráfico, se reduce la tasa de frames a 30fps, pero a cambio contaremos con los reflejos e iluminación generada por el Ray Tracing, así como un ligero enriquecimiento de escenarios y texturas. Si poseéis una Series S, solo contareis con el modo rendimiento. Sinceramente y bajo mi punto de vista, es el único modo que debería haber salido en el juego, por los motivos que explicaré a continuación.

Permite que Control fluya…

Es obvio que todo el mundo quiere sacar el máximo partido a su consola, explotando la carga grafica todo lo posible. Pero cuando comprometemos la jugabilidad, vienen los problemas. Puede que hace unos años, cuando no había tantos elementos en pantalla, (o que la resolución no era tan buena como la que hay en la actualidad), nos bastaba y nos valía perfectamente disfrutar de un juego a 30 fps .

A día de hoy, al menos en Control: Ultimate Edition, eso no vale. En una propuesta de acción donde las físicas son tan buenas, donde hay combates frenéticos con miles de partículas a nuestro alrededor y los cambios de cámara son tan bruscos, prima más el confort visual que la carga gráfica. Y para eso, la única manera de conseguirlo es con los 60 fps.

Un suelo que brilla como nunca antes habíamos visto

El Ray Tracing se nota, por supuesto. Ahí tenéis las imágenes comparativas en todo este análisis que dan fe de ello. Algún paseo me ha dado entre los diferentes puntos de guardado cuando la acción disminuía, no os voy a engañar. Es una maravilla ver cómo lucen los suelos y paredes con los reflejos ocasionados por la luz del sol o cómo las bombillas dan visibilidad a los pasillos. Incluso los cristales y sus transparencias tienen otro cáliz con este nuevo modo gráfico.

Por desgracia no todo es “fachada”, y en los giros de cámara es donde se nota cómo la imagen va a pequeños tirones que empañan el resultado final. Si esos pequeños tirones los juntamos con enemigos a diferentes, el Hiss haciendo de las suyas y con papeles o rocas volando por el escenario, ya os digo que sale mas a cuenta jugar en el modo rendimiento.

Modo gráfico
Modo rendimiento

¡Alto! Vas a abrir un documento clasificado

Control: Ultimate Edition sigue siendo un juego especial. Un juego para degustarlo poco a poco, parar por sus estancias y empaparse de cualquier historia o documento confidencial que encontramos. De perderse y encontrarse por sus pasillos. La duración por tanto, es algo personal, dependiendo de cómo de serio te quieres tomar la exploración y escudriñamiento de la Casa Inmemorial.

Aun así, quienes se hagan con esta nueva edición tendrán en sus manos, aparte del hilo principal, los dos DLC’s aparecidos en el mercado con el nombre de The Foundation y SMA. El primero de ellos arranca según acabemos el juego, mientras que el segundo contenido descargable se puede empezar a partir de la séptima misión. Unas expansiones que enriquecen aún más el contenido y la historia que rodea a Jesse Faden.

“Te aviso, esto va a ser raro de narices…”

Pese a que lo pintamos todo con buenos ojos porque se trata de un juego excelente, hay matices algo más oscuros que empañan el resultado final. Para empezar, el Control: Ultimate Edition no es compatible con las versiones anteriores de Xbox One o PS4. O al menos no lo son sus puntos de guardado. Con esto lo que quiero decir es que deberemos comenzar de nuevo la aventura en las consolas actuales sin conservar las partidas que en su día completamos en la anterior generación.

Tampoco hemos visto mejoras en sus diálogos. Pese a que la banda sonora, y las voces que atormentan a nuestra protagonistas están ejecutadas de una manera magistral, hay fallos que siguen estando presentes. En ocasiones los diálogos se solapan, suenan algo vacíos y no brillan con la excelencia que deberían tener, más aún cuando estamos acostumbrados a una calidad altísima con otros trabajos de Remedy Entertainment. Ya ni hablo de las voces dobladas a nuestro idioma, muy por debajo de lo habitual. Yo aguanté 10 minutos como mucho antes de pasarme a las voces en inglés…

Conclusión de Control

Quienes no jugaron en su momento a Control, tienen ahora una buena oportunidad gracias a esta edición definitiva. Debido a las mejoras gráficas y técnicas que otorgan las nuevas consolas, la última gran obra de Remedy Entertainment se ve (y se siente) a las mil maravillas. Además, contiene los dos DLC´c para que la experiencia sea lo más completa posible. Lástima que en el modo gráfico, el uso de Ray Tracing haga que el juego esté limitado a 30 fps, se nota mucho el bajón respecto a los 60 fps del modo rendimiento. Aquellos jugones que ya controlaron a Jesse Faden en el 2019 puede que no vean alicientes de peso para volver a comenzar su aventura en la Casa Inmemorial, pero (re)descubrir los misterios que albergan sus paredes debería ser asignatura obligatoria para los amantes de las aventuras de acción. ¿A qué estás esperando?

Si estáis interesados en el juego, os recordamos que ya lo podéis adquirir en la Store de Microsoft pinchando aquí. Agradecemos a 505 Games el código cedido para poder analizar el juego.

Control: Ultimate Edition

39.99€
8.5

Nota final

8.5/10

Pros

  • La aventura original, junto con dos expansiones
  • El sonido envuelve al jugador. Casi obligatorio jugar con cascos
  • La opción rendimiento a 60 fps va genial...

Cons

  • ...pero en modo gráfico, pese al RT, tira a 30 fps
  • El doblaje sigue siendo regular
  • No se guardan las partidas de Control de Xbox One y PS4

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.