¿Jugamos con plastilina? ¡Tranquilo que no te vas a manchar!

De los estudios de Second Order sale el primer trabajo creado por Sami Saarinen y Sebastian Aaltonen llamado Claybook, un juego donde moldear con plastilina será más difícil que hacerlo en la vida real con los pequeños de la casa. Este juego entra dentro del género puzle con una dificultad que no te dejará indiferente ya que la precisión en los movimientos será clave para llegar a conseguir la máxima puntuación. Adéntrate en un mundo fantástico lleno de retos (y sobre todo mucha plastilina) que seguro que te devolverán a esa época donde la imaginación y las ganas de crear se apoderaban de tu cuarto de juegos.

Claybook 1

Comenzamos con las opciones del juego ya que podemos poner este título en varios idiomas, entre ellos el español. En Claybook tenemos un pequeño tutorial que es de gran ayuda a la hora de cogerle el “tranquillo” a las formas con las cuales podemos jugar. El tutorial nos explica cómo cambiar de forma nuestra pieza inicial, rebobinar el tiempo,  poner la pantalla en pausa presionando la A o que con el  RT cavaremos más rápido.

Cada pantalla nos depara una misión que básicamente consiste en llevar nuestra bola del punto A al punto B o simplemente ir rebotando en tanques llenos de “agua” para hacer un agujero y que el agua salga para llegar a los objetivos. La cosa se va complicando cuando tenemos que pasar por plataformas estrechas o esquivar chorros de plastilina para poder llegar a la meta, por lo que ir cambiando la forma de nuestro pegote de plastilina o utilizando las nuevas piezas que encontramos a nuestro paso será de gran ayuda. Algunos puzles como por ejemplos los de “comer todo el chocolate que encuentres en la pantalla” te harán pensar en el grosor que tiene la plastilina de los puentes para no caerte, o en qué pieza utilizar para un mejor resultado. Un mundo lleno de diversión donde te podrás encontrar desde tartas y galletas de jengibre, hasta torres de donde despega la nave que tendrás que pilotar.

¿Y ahora qué misión tocaba?

Hablando de las misiones, no te preocupes si no te acuerdas de ellas ya que en la parte superior izquierda de la pantalla te aparecerá constantemente el porcentaje de la misión que llevas realizado y el tiempo transcurrido. Para desbloquear otras pantallas necesitas estrellas: las máximas que recibirás serán tres y éstas las conseguirás terminando el 100% de cada pantalla.

Claybook no solo nos ofrece pantallas predeterminadas también podemos crear nuestro propio mapa y disfrutar cual niño de el poder de nuestra imaginación, (aquí también deberíamos tener un pequeño tutorial). Colocar rampas, elegir nuestras piezas y llegar a alcanzar nuestros objetivos será muy divertido y entretenido de hacer. ¿Conseguirás alcanzar tus propias metas?

Dentro del apartado de jugabilidad lo más destacado es la posibilidad de rebobinar nuestros pasos, ya que es muy fácil que la bola de plastilina se nos descontrole en algunos momentos y nos salgamos de la plataforma. El saber elegir la forma de nuestra pieza nos ayudará mucho a subir rampas o escalones y esquivar obstáculos. Disponemos de multijugador ya sea en online o local de hasta 4 personas esto hará que Claybook tenga una parte competitiva divertida con nuestros amigos o familiares, pero sobre todo con los más pequeños de la casa.

Claybook 4

Jugabilidad y música

Dentro del apartado de jugabilidad lo más destacado es la posibilidad de rebobinar nuestros pasos, ya que es muy fácil que la bola de plastilina se nos descontrole en algunos momentos y nos salgamos de la plataforma. El saber elegir la forma de nuestra pieza nos ayudará mucho a subir rampas o escalones y esquivar obstáculos. Disponemos de multijugador ya sea en online o local de hasta 4 personas, lo que hará que Claybook tenga una parte competitiva divertida con nuestros amigos o familiares, pero sobre todo con los más pequeños de la casa.

La música de Claybook nos acompaña en todo momento se hace bastante repetitiva y lenta, acabarás bajando el volumen o directamente yendo a las opciones del juego para quitarla.

Gráficos

En lo que ha gráficos se refiere no te va a defraudar: la verdad parece realmente plastilina con todas esas imperfecciones y marcas que dejamos cuando jugamos con ella. Dentro del juego parece como si nosotros mismos les hubiéramos dado forma. La sensación que nos da al verla es de que tiene una textura blanda y pudieras sacarla de la pantalla para jugar con ella en el salón de tu casa como cuando eras pequeño. En algunas pantallas tenemos desbordamientos o “ríos de chocolate” (es una de mis partes favoritas), la densidad con la que se resbala por las partes del mapa, como salpica y te sumerge dentro de ese torrente de plastilina está muy logrado.

Conclusión

Si me permitís unos consejos os recomendaría que si la sensibilidad del mando la tenéis muy alta la pongáis en “modo fábrica”, ya que así será más fácil y tendrás más precisión a la hora de realizar movimientos. Y sobre todo que os armes de paciencia a la hora de crear vuestros propios mapas, por lo menos a mi, me resulto un poco complicado de hacer.

Como Claybook es un juego que está más bien encauzado a una edad temprana para iniciarse en los videojuegos me resultó muy escaso en algunas explicaciones. El método de ir consiguiendo estrellas para poder acceder a otros mapas me gusta bastante, hace que no te importe demasiado el tiempo sino lograr realizar correctamente la misión para conseguir la mejor y mayor puntuación.

Sin más recordar que este juego está a la venta desde el 31 de agosto 2018 y  disponible para Xbox One, PS4 y PC en formato digital con un coste de 14´99 euros.

Claybook

14.99€
4.6

Gráficos

4.5/10

Sonido

4.0/10

Jugabilidad

6.0/10

Diversión/Combates

4.0/10

Pros

  • Disponemos de varios idiomas entre ellos el Español
  • Es divertido sobretodo si lo juegas compitiendo con más gente

Cons

  • La música es aburrida y monótona
  • El tutorial es escaso, no explica muchas de las opciones de juego