La fórmula de Súper Smash Bros llega a Xbox One, aunque no todo lo bien que podríamos esperar.

Crear una nueva IP, que rápidamente es asociada con otra por el hecho de compartir una misma fórmula o ambientación, no suele ser un indicativo positivo a la hora de lanzar un producto al mercado. Podemos encontrar muchas sagas de juegos o series fuertemente establecidas, que han ganado una legión de fans incondicionales tras años de trabajo. Por esta razón, jugarse todo a una carta que sabes que funciona, pero que ya se está haciendo a un nivel excelso, puede suponer un rotundo fracaso o una agradable sorpresa. Esto fue lo que pensaron seguramente desde Angry Mob Games a la hora de crear Brawlout, un nuevo juego de lucha que se apropia de la fórmula de Super Smash Bros., utilizando a personajes creados por la propia desarrolladora e invitados de juegos indie que ya hemos jugado anteriormente, como Guacamelee, Yooka-Layle o Dead Cells.

Después de haber sido lanzado originalmente para PC en 2017 y Nintendo Switch hace solo unos meses, Brawlout llega a Xbox One con seis nuevos personajes como principal novedad. Para ponernos un poco en contexto, cada luchador tiene su propia motivación para participar en estas peleas a 4, aunque no tenemos un “modo historia” que lo explique bien. En pocas palabras, y según nos comentan en textos de pantalla que aparecen al realizar luchas, los mundos de cada personaje envían a un campeón para que participe en las “Pruebas Ejemplares”, donde el ganador obtendrá “oro y poder incalculable”, además de un antiguo “artefacto”. La presentación de los enfrentamientos es un punto muy positivo, ya que se narran como si fueran propios de un cuento. Eso sí, no hay una continuidad en la narración, por lo que no tenemos una trama clara seguir, salvo las dos pinceladas que hemos dado anteriormente. Un modo historia habría sido un añadido fenomenal, dada la gran ambientación que tienen detrás.

Además de añadir los seis personajes propios de las que ya hemos hablado, también se han añadido tres personajes invitados al listado. Los personajes invitados incluyen a “The Drifter” de Hyper Light Drifter, “Juan” de Guacamelee y “Yooka-Laylee”, la simpática pareja del juego de plataformas. La implementación de los nuevos personajes le sienta de maravilla a la estética animada del juego, dando a los indie un pequeño foco de atención. También, Angry Mob Games ha anunciado una nueva actualización a finales de este año que añadirá al protagonista de Dead Cells.

Como es habitual en los juegos de lucha, todos los luchadores vienen con su propio estilo de combate y movimientos especiales. Al iniciar nuestro primer combate, se nos preguntará si queremos realizar un tutorial básico y uno avanzado para hacernos con los movimientos de nuestro combatiente. Ambos explican bastante bien los mecanismos de las pelea, por lo que en apenas 6 minutos estarás lanzando a tus oponentes fuera del escenario a golpes. Como bien reza la máxima de estos juegos: “easy to learn, hard to master”. Aprender los controles es fácil, pero dominarlos lleva tiempo, puesto que hay multitud de diferentes combinaciones y variaciones que realizaremos tocando los botones adecuados. Los esquemas son totalmente familiares para cualquiera que haya probado Smash Bros, podrán empezar a jugar a este Brawlout sin apenas preparación. La mayor diferencia que encontraremos es que una vez que un luchador ha acumulado su medidor de golpes al máximo, puede utilizar una ráfaga de energía para realizar combos mortales o desatar toda la fuerza de sus luchadores.

Existen varios modos para un jugador y multijugador. Las opciones para un jugador incluyen modo Arcade, Pelea rápida contra la CPU, Entrenamiento y Tutorial. La oferta principal, el modo Arcade, es el típico modo clásico en el que te enfrentas a diferentes enemigos hasta que llegas a un enfrentamiento final contra el personaje más poderoso. Si se completa con éxito, se proporciona una breve historia final para el luchador que se elija. Los modos de dificultad son Fácil, Medio y Difícil, pero no varían en el nivel del contrario, si no que la única diferencia de que hay más luchadores en cada ronda. El problema de este modo es que es demasiado repetitivo, puesto que no se nos dan más incentivos que subir de nivel a los luchadores.

Por si este modo no cumpliese las expectativas, el juego (por lo menos mientras se analizaba) dio numerosos problemas técnicos, sobre todo en los modos para un jugador. En más de una ocasión, mientras estaba luchando en el modo Arcade, el juego se congelaba y me saca al Inicio de Xbox Live. Después de intentar volver entrar en el juego, el mismo error ocurría repetidamente hasta que cerrar el juego, abrir otro, y volver a abrir Brawlout era la única solución que encontré. Un problema similar ocurriría con el juego multijugador, lo que me obligó de nuevo a reiniciar el juego.

El combate codo a codo con los amigos es donde brilla Brawlout. El juego se siente genial a la hora de jugar unas partiditas con algún amigo en la misma consola. En cuanto a los escenarios, tendremos 13, más los invitados de los juegos indie que ya mencionamos. Estos presentan una estética animada que sienta genial al tipo de juego, aunque donde los escenarios más destacan es por la música. Estos escenarios cuentan con su propia melodía, que ha sido compuesta David Wise (compositor que anteriormente estaba Rare).

Artísticamente el juego es bonito, por el uso de la paleta colores y la animación de los personajes, pero gráficamente no destaca especialmente, pese a que esté mejorado para Xbox One X (con la posibilidad de elegir jugarlo en 1080p o 4K). Además, presenta una gran cantidad de problemas técnicos, como son fallos de colisiones, tirones pronunciados cuando los escenarios presentan mayor carga o hay más personajes en pantalla, así como los mencionados congelamientos de imagen. Además, los tiempos de carga tirarán para atrás a más de uno, puesto que para empezar cada lucha suele ser alrededor de 1 minuto o más. Después de realizar varias partidas seguidas, esto se vuelve un suplicio. El juego viene en completo español, tanto textos como subtítulos.

Brawlout se convierte a los pocos minutos en un juego más, que se acerca a Xbox sin apenas llamar la atención. Mientras que los personajes, el modo de juego y los escenarios tienen nivel aceptable, el conjunto se empaña debido a los problemas gráficos, los tiempos de carga y una sensación de quiero y no puedo que nos acompañará con cada pelea. Incluso tomando la fórmula de unos mejores juegos de lucha que podemos encontrar actualmente, como es Smash Bros, la adaptación de esto no ha tenido el éxito. El modo multijugador ofrece una experiencia interesante y los incentivos de progresión te pueden llegar a enganchar. Sin embargo, los problemas ya comentados, provocarán que los jugadores quieran pasar el tiempo justo en Brawlout.

Brawlout

19.99€
5.4

Gráficos

5.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

5.0/10

Diversión / Duracion

5.0/10

Pros

  • Los personajes brillan
  • Artísticamente entra por los ojos
  • Jugar acompañado es divertido

Cons

  • Multitud de problemas gráficos y de rendimiento
  • Repetitividad en los combates para un jugador
  • Copia la fórmula de Smash Bros sin añadir apenas novedades