Regresa el rey indiscutible de los “looter shooter” con Borderlands 3, la culminación de la fórmula en un videojuego casi sobresaliente

Este año 2019 está siendo un verdadero chorreo de videojuegos, pero es que encima además de cantidad tenemos mucha calidad. Los jugadores o las jugadoras amantes de este mundillo estamos disfrutando enteramente de todo lo que nos está brindando el sector, pero lo que es más importante es que entre toda la avalancha de propuestas se encuentran anhelos tan fuertes como el mismísimo Borderlands 3. Sí, habéis leído bien. Se ha hecho de rogar, casi 7 años, pero finalmente tenemos entre nosotros la tercera entrega numerada de la saga a manos de Gearbox.

Borderlands 3 supone el título más ambicioso y portentoso del estudio hasta la fecha, y es que anteriormente habían lanzado alguna entrega intermedia para la saga, pero ninguna a una escala tan grande como esta que recibimos ahora. ¿Habrá cubierto las expectativas que la comunidad y los amantes de la saga tenían en él? Pues bien, veámoslo en su análisis al detalle. Aunque ya os podemos adelantar, que a pesar de ser un más y mejor, cumple encarecidamente con nuestras esperanzas vertidas en este.

Para empezar con buen pie nos gustaría presentaros la premisa principal del videojuego, la cual no es que sea muy profunda ni esté muy trabajada, algo que a lo que ya estamos acostumbrados en la saga, pero que cumple muy correctamente con su función. En esta ocasión, la historia nos llevará a buscar la Gran Cámara, mientras hacemos frente a los Hijos de Pandora (una secta un tanto radicalista que nos pondrá obstáculos constantemente en nuestra búsqueda). Esta agrupación engloba todos los clanes de bandidos existentes de anteriores entregas bajo el mando de los gemelos Calypso (los antagonistas de esta entrega que son dos sirenas muy poderosas). Lo cierto es que el hilo argumental es de lo más interesante y entretenido, más teniendo en cuenta que en todo momento se hace uso de unos hilarantes e ingeniosos diálogos marca de la casa. Por ello, las carcajadas están más que aseguradas, pues los personajes tienen multitud de chascarrillos y frases muy buenas que hacen alusión en muchas ocasiones a otros videojuegos del sector, el cine o incluso la televisión. En este aspecto, nos gustaría resaltar, por poner un ejemplo, una misión que hace un homenaje a la serie de Rick and Morty de Justin Roiland y Dan Harmon, ya que nos parece sencillamente soberbia y magistral. Asimismo, los personajes están tan bien construidos, plasmados o desarrollados que todos desbordan carisma y personalidad por los cuatro costados.

De esta forma, es todo un deleite avanzar en la historia con el afán de ver que nos han preparado los chicos de Gearbox y cuál es la próxima locura que se les ha ocurrido. Sin lugar a dudas es una de las entregas más divertidas que hemos jugado de la saga, aunque el papel de Jack el Guapo nos marcó tanto que los villanos de esta entrega, siendo bastante buenos todo sea dicho, quizás se nos hayan antojado un tanto más distantes o peculiares que el villano de la segunda entrega.

Haciendo uso de la coletilla habitual de “más y mejor”, como habíamos dicho, nos adentramos en el aspecto jugable que indiscutiblemente sigue esa directriz. Esta secuela, por lo tanto, no reinventa la rueda, pero introduce suficientes mejoras como para hacer que la sensación de disparo se sienta mejor, valga la redundancia. De esta forma, subiremos de nivel, equiparemos miles de armas y exploraremos un enorme e interesante mundo que se encuentra a nuestro alcance en una propuesta de acción en primera persona con grandes dosis de rol.

En este sentido nos encontramos con la característica esencia de la saga Borderlands, por lo que si hemos jugado a los anteriores nos haremos con las mecánicas y la jugabilidad desde el primer momento. Y eso se debe a que en esencia se sigue manteniendo fielmente a sus bases y pilares principales, solo que en esta entrega se han potenciado y pulido a un nivel que es exquisito. Por ello, el gunplay se siente absolutamente satisfactorio, así como absurdamente divertido, dotando incluso a cada arma, o tipo de estas, de un comportamiento distinto según si es un rifle, una escopeta, una pistola, un subfusil, un lanzacohetes o una ametralladora.

Realmente el trabajo que se ha realizado en este aspecto es ciertamente encomiable, puesto que encima el arsenal es el más amplio de toda la saga. Y no solamente eso, sino que de largo podría ser el videojuego con más armas distintas disponibles. Según sus creadores podemos acceder a más de un millón de estas y no solo eso, sino que entre ellas se sienten muy variadas e incluso es posible encontrar de diferentes efectos. Por ejemplo, tenemos armas que queman, electrifican, causan radiación o erosión en los enemigos, u otras con un gran poder de explosión. En resumir las cuentas, toda una amalgama de posibilidades y opciones que si se saben utilizar, organizar y manejar, hacen de este el elemento más atractivo del juego. No obstante, el hecho de que haya tanta variedad puede llegar incluso a agobiar o estresar, pues en todo momento estaremos comparando las armas para ver cual nos viene mejor en cada momento o sencillamente cual es más poderosa. También hay que decir que a lo largo de nuestra partida pocas veces hemos visto dos armas iguales, lo cual es totalmente increíble. La duración de esta entrega ronda las 30 o 35 horas si vamos bastante centrados a por la historia, aunque como sabéis las actividades o tareas que brindan siempre esta clase de juegos es abrumadora, por lo que puede alargarse a más de 50 horas tranquilamente.

Por otra parte, haciendo un pequeño inciso, comentar que se puede jugar a Borderlands 3 sin haber jugado los anteriores. Es decir, es posible jugar a esta tercera entrega sin haber experimentado las aventuras anteriores, aunque también es cierto que de esta forma se pierden gran parte de las referencias a estas y que muchos de los personajes o localizaciones no os serán tan entrañables. En esta entrega vemos cómo se aúna todo el universo Borderlands, viajando a emplazamientos como Pandora, de la primera entrega, o incluso cruzarnos con personajes de Tales from the Borderlands como Rhys (CEO de Atlas).

Volviendo al tema principal, habíamos comentado que el videojuego ofrece un arsenal muy amplio y variado, así que nos faltan obviamente los enemigos contra los cuales usar estas armas. Los rivales presentan una variedad muy notable, la cual está gestionada por regiones o zonas. Es decir, a medida que avancemos en la aventura iremos conociendo nuevos adversarios que nos harán aprender todos sus ataques y puntos débiles para eliminarlos de la forma más rápida posible. Los diseños de estos están realmente bien hechos con unos modelados muy buenos, así como unas animaciones muy logradas. Además, en esta entrega hemos recuperado los desmembramientos y el gore, cosa que perdimos en la segunda entrega al adolecer una censura un tanto desafortunada. Y también habría que tener muy en cuenta a los jefes finales, quizás, los más inspirados y divertidos de la saga, con unas mecánicas absolutamente alucinantes que proponen combates muy intensos.

Hemos hablado del arsenal y los enemigos, así que como es lógico nos faltan los protagonistas de esta odisea. En esta ocasión, volvemos a tener cuatro personajes jugables, entre los cuales solamente podemos elegir a uno por partida. Cada uno de ellos tiene sus propias habilidades y poderes, por lo que esto implica que cada cual tiene su propio árbol de progresión, así como su propia especialización. Como siempre, este aspecto de rol está bien cuidado y se nota que realmente estamos invirtiendo experiencia y horas en nuestro personaje, pues cada vez va siendo más poderoso y devastador.

Los cuatro personajes están diferenciados entre sí por clases, las cuales ahora implican diferentes ramas de personalización a medida que invertimos puntos de habilidad. Es decir, que un jugador puede estar jugando la misma clase y tener diferentes modificadores activados que otro. Esto implica, obviamente, una mayor variedad en la forma y el estilo de jugar además de dejar experimentar al propio jugador entre las distintas opciones para ver cuál le conviene más según sus gustos. Esos cuatro protagonistas son: Moze (una artillera que puede pilotar una máquina a modo mecha), Amara (una sirena capaz de desatar un poder abrumador con sus puños y magia), FL4K (un domabestias que puede invocar a distintas criaturas como apoyo) y Zane (un agente del caos con un gran poder de asalto).

Anteriormente hemos comentado que es un auténtico gozo el poder volver a localizaciones tan especiales como Pandora, pero es que en esta entrega no se desarrolla toda la acción en un único emplazamiento. Para nada. En esta ocasión, viajaremos a través del espacio, bordeando el infinito y el más allá para adentrarnos en distintos planetas. Y todo sea dicho, estos viajes nos han maravillado, pues cada mundo tiene su propio ecosistema, fauna, enemigos y detalles que hacen de cada lugar una zona a explorar con minuciosa delicadeza si queremos encontrar todos sus secretos. De esta forma, tenemos unos escenarios con una extensión mayor, quizás la más grande de toda la saga. Pero es que eso solo es la punta del iceberg, pues el diseño y el aspecto artístico de cada zona es un verdadero deleite además de un alarde por el buen gusto, sencillamente exquisito.

Por otro lado, tenemos el desarrollo de las misiones o, más bien, su diseño. Las misiones en rasgos generales están bien trabajadas, sobre todo las principales, aunque en las secundarias nos encontramos una de cal y una de arena. Bien nos podemos encontrar alguna muy interesante que nos reporte una recompensa jugosa y suculenta, u otras que no son más que burdos recados que nos marean de aquí para allá sin ningún sentido. Por desgracia estas últimas son más frecuentes de lo que nos gustaría. No obstante, el ritmo de la historia principal es bastante bueno y nos depara muchas cosas atractivas, sorpresas y situaciones tan hilarantes con las que nos hemos reído casi sin quererlo. La locura es un ingrediente muy recurrente en la esencia Borderlands y en esta tercera entrega se ensalza bastante más, lo cual nos deja poco lugar para la calma en el transcurso de la aventura.

Todas estas misiones las podemos afrontar individualmente, es decir como lobos solitarios, o bien en cooperativo. Lo cierto es que en esta tercera entrega hacerlo de una forma u otra no se verá reflejado tan directamente en la dificultad del juego, pues se ha sabido equilibrar más o menos la experiencia para ambas facetas. No obstante, la magia y gracia de este tipo de juegos es jugarlos en cooperativo, ya que de esta forma es como más se disfruta y divertido resulta. Ahora eso sí, cuantos más jugadores seamos más difícil se pone la cosa, pues la dificultad escala según la cantidad de estos en partida. También decir que si decidimos jugar en solitario, la aventura resulta todo un desafío que puede llegar a ser un tanto escarpado en alguna ocasión. En definitiva, la propuesta sabe adaptarse muy satisfactoriamente al jugador y las distintas formas en las cuales se puede afrontar la experiencia. Asimismo, esta permite escoger si queremos que nuestros aliados se sumen a nuestra partida con todas sus estadísticas o, por lo contrario, que se equiparen al proceso de nuestra partida.

En cuanto al aspecto gráfico se refiere, Borderlands 3 sigue los derroteros de las anteriores sagas y mantiene su esencia apostando por un cel-shading más detallado y definido. De este modo, su aspecto sigue emulando el de las viñetas de un cómic, siendo este una seña de identidad clara de la saga. No obstante, este estilo artístico bien le ha costado alguna crítica que otra por parte de algunos jugadores, ya que estos creen que el salto gráfico o técnico no ha sido muy considerable desde su segunda entrega. Pues bien, ni mucho menos es así, debido a que realmente es todo lo contrario. El cambio se nota y para bien, puesto que las texturas, los modelados, las animaciones y la iluminación están a un nivel mayor que la segunda parte. Sin embargo, el rendimiento del juego no está del todo bien optimizado, y casi todas las versiones del videojuego presentan algún que otro retraso en la carga de las texturas.

Por último, el apartado sonoro es una auténtica delicia, sobre todo por el alto nivel que presenta el doblaje de las voces al castellano. La calidad es sobresaliente, pues al fin y al cabo se cuentan con voces profesionales muy reconocidas, así como otras que no lo son tanto pero que deberían serlo. De esta forma, las actuaciones de cada actor o actriz son esenciales a la hora de mantener intacto el significado original de las frases, pues siempre utilizan la entonación, tonalidad o interpretación adecuada de cada situación. Algo que nos parece absolutamente imprescindible para mantener el sentido del humor del propio juego. Por otro lado, la música es un buen acompañante de la acción, aunque en ningún momento es la protagonista salvo al inicio y el cierre del título.

Conclusiones

Borderlands 3 no sorprende por innovar o cambiar nada radicalmente, más bien por mejorar exponencialmente todo lo que la saga había hecho con anterioridad. Los valores de producción son altísimos y se nota, puesto que no se ha reparado en ningún aspecto de la propuesta. Por ello, tenemos un resultado, que siendo un claro más y mejor, consigue ensalzar al fórmula de la saga, ofreciendo claramente lo que el jugador espera de él. Por otra parte, se solucionan problemas que la licencia acusaba en otras entregas, como el equilibrio de la experiencia tanto para un jugador como en cooperativo, e incluso se han construido, quizás, a los que son los mejores protagonistas de la saga. Resumiendo, Borderlands 3 es el culmen de todo el trabajo de Gearbox realizado hasta ahora a lo largo de los años, el cual será del agrado de todos aquellos aficionados o aquellas aficionadas que disfrutaron anteriormente de estas propuestas.

Borderlands 3

69,99€
8.9

Gráficos

8.5/10

Sonido

9.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Duración/Diversión

9.0/10

Pros

  • Mejora sustancial en el gunplay
  • Los personajes rezuman carisma y personalidad
  • Un montón de contenido y armas

Cons

  • La carga de texturas
  • No arriesga en nada, aunque mejora la fórmula de las entregas anteriores
  • Cierta sensación de recadero en las misiones secundarias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.