Bloodstained por fin ha llegado a nuestras manos y estamos muy contentos con el resultado del que podría ser el metroidvania más completo.

 

A muchos os sonará el nombre de Castlevania, maravillosa saga que pertenece a Konami y de la cuál los últimos juegos fueron los estupendos Lords of Shadows creados por el estudio español de Mercury Steam. Pero a pesar de tener muchos juegos sobre sus espaldas siempre hay uno que destaca por encima de todos por su originalidad y jugabilidad la cuál revolucionó el mercado (aunque no tanto en occidente) allá por el año 97: Castlevania Symphony of the Night. Detrás de esa asombrosa historia con un castillo gigantesco por recorrer tuvo una mano maestra detrás de su desarrollo la cuál supuso un antes y un después para el género “metroidvania”, la figura de Koji Igarashi más conocido (sobretodo en los créditos de los juegos en los que trabajaba) como IGA.

Miriam es la protragonista de esta gran aventura.

Bloodstained Ritual of the Nigth es la nueva IP que el bueno de Koji ha creado para el mundo porque, ¿para que se iba a meter en otros “fregaos” cuando este género se le da de fábula?. Aunque no vayamos a meternos de lleno en su campaña de micro mecenazgo hay que nombrarla al menos por encima porque es digna de alabar y es que, para conseguir crear y publicar Bloodstained Ritual of the Nigth Igarashi pedía un total de 500000 dolares aunque, finalmente, consiguió superar los 5 millones lo que dio pie a que incluyese en el juego prácticamente todos los contenidos que tenía pensados para el proyecto. Todo un acierto y una gran noticia ya que, a pesar de los retrasos, finalmente llegó hasta la mano de los usuarios y pudimos comprobar que, a pesar de los años, Koji Igarashi mantiene el gusto por los mapeados enrevesados, la jugabilidad sencilla pero muy funcional y un apartado artístico que ha mejorado enormemente gracias al uso del Unreal Engine.

Este navío es el punto de partida de la trama. Los demonios no nos lo pondrán nada fácil.

Durante todo el juego nos iremos topando con personajes importantes tanto amigos como enemigos

En Bloodstained Ritual of the Nigth encarnaremos a Miriam, una “ligafragmentos” que tendrá la dura tarea de parar una invasión demoníaca y a su buen amigo quien quiere darle una vuelta de tuerca a la situación y poner a los humanos entre la espada y la pared. Para poneros un poco en situación, el juego comienza en un navío que es atacado por las fuerzas demoníacas. Miriam es una ligafragmentos lo que significa que ha sido modificada mediante la alquimia para poder atrapar fragmentos demoníacos y así poder usar sus poderes en beneficio de la humanidad. Durante todo el juego nos iremos topando con personajes importantes tanto amigos como enemigos fortaleciendo así una trama un poco dejada que queda por debajo de la notable parte jugable.

Sin duda hay cabida para la mejora en el género y Koji tenía varios ases en la manga

Bloodstained Ritual of the Nigth es sin duda un “frankenstein” de los juegos en los que Koji Igarashi ha participado durante toda su vida creando videojuegos. Un mapa enorme lleno de secretos el cuál nos hace ir de un lado para otro usando cada una de las mejoras que encontramos por el camino para poder llegar a zonas a las que antes no podíamos. Pero no solo del mapa vive un metroidvania porque también tenemos un sistema de combate sencillo pero eficiente que incluye tanto habilidades activas como pasivas e incluso combinaciones de botones para ataques especiales. Míriam puede usar un gran número de armas muy distintas las unas de las otras pero donde reside la parte más estratégica del combate es en los fragmentos que podemos conseguir acabando con nuestros enemigos. Esta mecánica ya la tenía un antiguo juego en el que Koji Igarashi estuvo involucrado y es algo que encaja perfectamente porque, todas esas partes de varios juegos unidas consiguen una nueva experiencia.

El apartado artístico de Bloodstained Ritual of the Nigth tiene un nivel altísimo lleno de detalles donde la iluminación juega un papel muy importante creando entornos sobrecogedores y muy interesantes. En el castillo encontraremos estancias de todos los tipos pero las torres destacan por implementar un escenario 3D escondido en un plano 2D y el resultado es impresionante. Sin duda hay cabida para la mejora en el género y Koji tenía varios ases en la manga. Eso si, no todo el campo es orégano y donde más falla el juego es en las animaciones de las cuales algunas pueden producir una risa pronunciada, justo el tipo de risa que viene antes de darse una palmada en la frente. Porque lo que más choca es ver como algunos detalles están mimados al más mínimo detalle pero cuando te metes en el agua tus piernas se mueven como si perteneciesen a otro protagonista. Es muy normal también encontrarse con paredes en las que el cuerpo de Miriam puede entrar prácticamente entero aunque no sirva de nada. Suponemos que este tipo de detalles técnicos se irán limando con nuevos parches más adelante.

El apartado sonoro de Bloodstained Ritual of the Nigth está más que a la altura. Se ve el gusto del propio Iga a la hora de escoger temas que engloben cada una de las estancias del juego y es algo que acompaña a la perfección. Corre a cargo de Ippo Yamada quien ya ha hecho sus pinitos en el mundo de los videojuegos pero, y no quiere desmerecer su trabajo, quien se lleva la palma es la maravillosa Michiru Yamane quien nos encandiló con la banda sonora del impresionante Castlevania Symphony of the Nigth (a parte de muchos otros juegos). Era justicia divina que volviese junto a Koji Igarashi.

Conclusiones

Una espera más larga de lo normal ha hecho que Bloodstained Ritual of the Nigth sea uno de esos juegos que se miren con lupa pero que, a pesar de tener fallos que hacen arquear una ceja más de lo normal, salga bien en líneas generales. Porque un metroivania con una historia original, donde las mejores mecánicas del género (y de Koji Igarashi) se ven mezcladas con un tacto inigualable hacen que se convierta de forma directa en un imprescindible de la generación y de la historia de los videojuegos. Desde luego que podría haber dado más de si pero sin duda alguna es todo un logro salir de una gran compañía como Konami para crear tu propia aventura y que todo el mundo te alabe por ello. Si el genero te gusta (y sino también) no dudes en hacerte con BloodStained Ritual of the Nigth porque en este nuevo juego se juntan todo lo bueno de un género que últimamente está muy de moda.

BloodStained: Ritual of the Nigth

39,99 €
8.6

Gráficos

8.5/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

9.5/10

Pros

  • El castillo inmenso al cuál darle unas cuantas vueltas.
  • Los fragmentos dan pie a muchas estrategias jugables.
  • Los secretos que esconde.
  • Puro Igarashi.

Cons

  • Algunas animaciones están muy por debajo del juego en general.
  • Algunos bugs de salida importantes.