Todo imperio tiene un comienzo, y con Blizzard Arcade Collection conoceremos los inicios de esta aclamada compañía

Aunque la gran mayoría de seguidores conoce a Blizzard por sus grandes sagas como Warcraft, Diablo, Overwatch o Heroes of the Storm, nunca está de más conocer sus comienzos. Aquellas obras que hicieron que la compañía se catapultase a lo mas alto. Unos juegos que moldearon la personalidad y profesionalidad de Silicon & Synapse, (primer nombre del estudio antes de convertirse en Blizzard) y que dieron buena cuenta de lo que esta panda de chavales “gamberretes” eran capaces de hacer. Ya seas veterano dentro de la industria o desconocedor de los primeros proyectos, te invitamos a conocer esta Blizzard Arcade Collection y saber qué juegos encumbraron a lo más alto al estudio que conocemos a día de hoy.

Rock´n Roll Racing es el juego más beneficiado de la colección

Pequeña compañía, grandes éxitos

Tres juegos clásicos para el publico moderno. Con esa descripción se define el propósito de Blizzard Classic Collection. Puede que sean pocos juegos (y de hecho, lo son…) pero la compañía ha procurado ofrecer añadidos que pocas veces hemos visto en recopilatorios de este tipo y que de verdad hacen falta si quieren que sus juegos lleguen a los jugadores contemporáneos. Eso, y cómo no, otra serie de extras y añadidos adicionales que relatan cómo fueron aquellos primeros años de desarrollos. Los títulos seleccionados para conformar esta recopilación han sido Blackthorne, Rock’n Roll Racing y The Lost Vikings. Tres propuestas muy recordadas por los usuarios de la época y muy diferentes entre si, que un servidor tuvo el gusto de poder disfrutar en su día.

Los vikingos tienen ganas de marcha (otra vez)

¿Definitiva u original?

Aunque el tiempo pasa, y las mecánicas se van quedando obsoletas, gracias al mimo que vemos en esta colección no notaremos un excesivo paso en el tiempo que lastre la experiencia jugable. Eso es debido a las Definitive Edition que acompañan a cada título. Una nueva versión rediseñada para la ocasión que incluye mejoras palpables en cada uno de los juegos que veremos en detalle en las siguientes líneas de este análisis.

No solo vemos añadidos en esta edición definitiva, ya que las versiones originales de los juegos también incluyen las típicas opciones como el rebobinado, puntos de guardado, filtros y marcos. Incluso hay un curioso añadido donde podremos ver cómo se completa un nivel y retomar la partida cuando queramos. Ideal para saber cómo se completa una fase y sobrepasar un tramo que nos cueste demasiado.

En cualquier juego, merece la pena jugar a la Definitive Edition

The Lost Vikings (1992)

El primero de los títulos en salir a la palestra tiene unos personajes que os resultarán conocidos si sois jugadores habituales de Heroes of the Storm. Erik, Baelog y Olaf protagonizan esta curiosa historia de cooperación donde los tres amigos deberán escapar de la nave nodriza que les ha abducido. Su aventura les llevará por diferentes épocas de la historia, aunque gracias a las habilidades especiales y únicas que posee cada vikingo podrán salir airosos de cualquier peligros que se ponga por delante.

Contaremos con la versión original lanzada en Super Nintendo, así como la versión lanzada un año después en Mega Drive. Sinceramente, ambas ediciones son parecidas entre sí, y en cualquier caso (salvo por diferencias muy sutiles o algún cambio gráfico) ambos títulos tienen controles parecidos. Eso sí, la edición definitiva es la más completa de todas. Para empezar, viene en español, que ya es un gesto a agradecer. También se ha cuidado la fluidez y la resolución del juego, siendo más definido en todos los ámbitos. Y para acabar, acepta un cooperativo hasta tres personas ideal para echar unas buenas tardes con amigos.

Versión definitiva

Rock´n Roll Racing (1993)

Las carreras nunca han sido tan cañeras y con tanto ritmo hasta la la llegada de este juego de conducción. A través de una vista isométrica tendremos que recorrer una serie de trazados repletos de peligros, adversidades y rivales dispuestos a lanzarnos a la cuneta. Cuida bien tu chasis, ya que después de cada carrera tocará arreglar el coche y ponerlo a punto para el siguiente campeonato. Una propuesta muy “macarra” que no sería nada si no fuera por la increíble banda sonora que lo acompaña, lleno de temazos atemporales del rock´n roll.

Al contrario que en The Lost Vikings, en este juego de carreras sí que encontramos diferencias entre las versiones de Mega Drive y Super Nintendo. Pese a que las carreras en la consola de SEGA son más fluidas, lo cierto es que la música y el colorido que destila la versión para la consola de Nintendo “le pasa por la izquierda”. Aparte de ambas propuestas y de la edición definitiva (de la cual hablaremos más adelante), hay que destacar un modo multijugador donde hasta cuatro personas pueden competir por ver quién es el rey de la pista. Sin duda, no hay mejor manera de rememorar este clásico si contamos con amigos por casa.

Me ha sorprendido muy gratamente la edición definitiva que encontramos con este segundo juego de la Arcade Blizzard Collection, y es que el remodelado del juego es brutal. No sólo a nivel gráfico, donde el cambio es más que evidente, sino en las canciones que suenan durante todas las carreras. Contaremos con las versiones originales de los temas y no con las adaptaciones “sencillas” que en su momento hicieron acto de aparición. Highway Star, Paranoid, Breaking de Law o Born to be Wild son motivos suficientes como para arrancar el juego y darse unos garbeos por los circuitos. Lo reconozco, he disputado más carreras de las que tenía en mente por el simple hecho de escuchar esos temazos…

Versión SNES
Definitive Edition

Blackthorne (1994)

Seguramente el juego más “serio” de la Arcade Blizzard Collection. En esta aventura controlaremos a Kyle Blackthorne, un héroe que se encuentra en un planeta alienígena. Allí deberá liberar a sus compañeros de fatigas mientras encuentra la manera de escapar del intricado laberinto que forman sus fases. Para enfrentarse a los peligros, le acompañará en todo momento su escopeta, con la que reventará a los enemigos que se pongan a tiro. Quienes hayan jugado en su día al primer Prince of Persia encontrarán muchos símiles con este juego, especialmente en la manera que tiene de saltar y desplazarse de nuestro protagonista gracias a la técnica de rotoscopia que usa.

La versión original lanzada en Super Nintendo en su día sigue manteniendo el tipo. Su estilo jugable, y la acción que vemos en pantalla no es tan frenética como estamos acostumbrados hoy en día. Eso se acusa en los saltos y en la exploración del entorno, así como en sus tiroteos, donde habrá que estar buscando coberturas en todo momento para no acabar hechos picadillo. Bajo mi punto de vista, la versión rediseñada para máquinas de 32 bits es un despropósito, con personajes “hinchados” y con un aspecto gráfico que no le hace justicia a la entrega original. Menos mal que tenemos la versión definitiva, recuperando el estilo visual inicial y añadiendo mejoras en la resolución así como textos en nuestro idioma.

Los textos al español sólo en su versión definitiva

La cosa no acaba aquí

Como he dicho, no sólo contaremos con estos tres juegos con sus respectivas versiones. Habrá un compendio de ilustraciones, arte conceptual y vídeos para complementar el homenaje a los primeros años de Blizzard. Si bien bajo mi punto de vista Rare Replay no tiene competidor en cuanto a detalles y anécdotas de los juegos se refiere, lo cierto es que esta Arcade Blizzard Collection es muy completa y llena de curiosidades. Cada boceto y foto viene acompañada de un pequeño texto para ponernos en situación, y se hace muy placentero pasar los minutos con todas las curiosidades que encontramos en estos añadidos extra.

Hay poco que echar en falta en estos complementos adicionales a los juegos, aunque no es perfecto. Para empezar, existe un reproductor de música para escuchar la banda sonora de los juegos…salvo la de Rock´n Roll Racing. Entiendo que las licencias de las canciones y sus derechos es un tema complicado de tratar, y no debe ser fácil poner el tracklist en este juego, pero precisamente las canciones del juego de carreras son las más llamativas para escuchar sin parar.

Tirón de orejas también a los vídeos con las entrevistas a los desarrolladores, ya que no están ni traducidos al español… ni tan siquiera al inglés. No hubiera costado nada poner los textos para poder seguir de manera más cómoda las conversaciones que componen estos metrajes. Más aún cuando se han tomado la molestia de traducir los juegos en su versión definitiva. Quien sabe si en un futuro podemos encontrar un parche que solucione esta pequeña incidencia… ojalá que si.

Hay mogollón de curiosidades en sus extras

Conclusión de Blizzard Arcade Collection

Nunca viene mal recordar los inicios de las compañías, y más aún cuando sus primeras obras son tan buenas y originales como las que encontramos en este recopilatorio. Los orígenes de Blizzard son increíbles, y es apasionante comprobar la trayectoria ascendente que ha tenido el estudio desde el primer minuto, incluso antes de llamarse por el nombre que conocemos a día de hoy.

No sólo encontramos las versiones originales de los juegos que en su momento aparecieron en las diferentes consolas de la época, sino que tenemos a nuestra disposición una versión definitiva que mejora significativamente la experiencia de estas propuestas. Como bien dice el estudio, juegos clásicos para un público actual, y gracias a estas revisiones sí que lo pueden conseguir. Lástima que no haya otras joyitas de la época como The Death and Return of Superman o mismamente The Lost Vikings 2 para poner la guinda al pastel.

Agradecemos a Blizzar el código del juego que nos han ofrecido para la realización de este análisis. Para más información del juego, os recomendamos visitar su web oficial pinchando aquí.

Arcade Blizzard Collection

19.99€
7.5

Nota final

7.5/10

Pros

  • Las versiones definitivas es un antes y un después en este tipo de recopilaciones
  • Nuevos añadidos como el mutijugador

Cons

  • Me faltan jeugos de esta primera época de Blizzard
  • Meter la BSO de Rock´n Roll Racing hubiese sido brutal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.